Un camino difícil para Nadal en Madrid

0
109

El sorteo del cuadro del Mutua Madrid Open no ha sido muy benévolo con Rafa Nadal. El número cinco del mundo se enfrentaría a Novak Djokovic en unas hipotéticas semifinales del cuarto Masters 1.000 de la temporada. No obstante, el balear afronta el desafío madrileño con el impulso de los dos títulos conquistados recientemente en tierra batida -Montecarlo y Barcelona.

Nadal se estrenará -probablemente el martes- ante el ganador del duelo que enfrenta al italiano Fabio Fognini y al portugués Joao Sousa. En octavos podría enfrentarse a Nick Kyrgios, siempre desconcertante; en cuartos, Nadal jugaría ante el número seis del mundo, Milos Raonic; cuya presencia en Madrid será la primera del año en un torneo de tierra batida, mientras que Djokovic sería su rival en unas hipotéticas semifinales. En caso de superarle, y si se cumplen los favoritismos, el escocés Andy Murray estaría delante para pelear el título.

El tenista de Manacor ha ganado cuatro veces en Madrid, la última en 2014, y este curso buscará el quinto entorchado, mientras que sus principales rivales como Andy Murray, vencedor en 2015, o Novak Djokovic, en 2016, irán en busca de su tercer título en la arcilla madrileña. Precisamente el serbio se estrenará ante un español: Nicolás Almagro o Tommy Robredo. Y Murray abrirá con el ganador del partido entre el español Guillermo García-López y el rumano Marius Copil. Además, otro de los partidos a tener en cuenta es el debut de Kei Nishikori, que tendrá que medirse al ganador del choque entre Albert Ramos y Diego Schwartzman. El japonés, subcampeón en 2014, siempre ha rendido a un gran nivel en el Mutua Madrid Open.

"Jugar en casa es algo muy especial"

En un acto publicitario, Nadal dijo que afronta el torneo de Madrid con "la ilusión de siempre" y recalcó que "jugar en casa es algo muy especial". Además, ironizó sobre algunas críticas que recibió por el estado de forma que mostró el pasado año. "Es totalmente lógico que la gente hable y opine, pero también tienen que analizar las cosas, sobre todo los que se dedican a escribir. Lo más atrás que me he ido es al número nueve o diez del mundo. Cuando he estado lesionado media temporada no he salido de los diez primeros, así que hay que ver las cosas con más perspectiva", comentó.

"Es cierto que el año pasado no estaba jugando tan bien como este, pero es lo de siempre. La clave es la ilusión de querer seguir, de hacer lo que a uno le motiva y lo más determinante es estar sano, porque si no lo estás es imposible", destacó Nadal, que valoró el momento deportivo que vive. "El año pasado tuve buenas sensaciones dos meses hasta que me lesioné. Este año lo más positivo es que todos los torneos que he jugado los he competido bien y no he cometido ninguna pifia grande. A estas alturas de mi vida claro que me hace ilusión ganar, pero lo que me hace feliz es que cada semana estoy competitivo y puedo aspirar a lo máximo", señaló.

"Vengo con la ilusión de siempre y a dar lo máximo. Jugar en casa es algo muy especial y Madrid es de los lugares del mundo donde el público me ha dado más cariño y me ha ayudado a ganar partidos complicados. Madrid es una motivación. El sorteo ha sido bastante complicado, pero ayuda que desde enero vengo haciendo bien las cosas", comentó Nadal, que estuvo en Alcorcón en la inauguración del mayor concesionario Kia de Europa.

Además, Nadal, reconocido seguidor del Real Madrid, deseó que el Real Madrid se meta en la final de la Champions tras derrotar al Atlético por 3-0 en el Bernabéu. "Espero que no remonte", dijo tajante, y con una sonrisa. (http://www.elmundo.es/deportes/)