Un poder presidencial tan autoritario, que sofoca y enajena la voluntad de quienes se le rinden, en sí mismo, es un grave peligro nacional por su terrible autosuficiencia y al que - si no cambia- hay que oponerse y con firmeza

0
17

Por la manera tan atrevidamente insultante y por lo glacial y fría de como se comporta el ministro presidencial Gustavo Montalvo o por la otra, entre dichacharera y burlona, de su contraparte administrativa, José Ramón Peralta, se entiende de inmediato, que el comportamiento personal de Danilo, aquel viejo de estudiante universitario pequeño burgués y resentido miembro del Pacoredo, que todo lo calculaba y que nada olvidaba y siempre para rumiar venganza, realmente y por razones ignoradas, ha vuelto a primar y haciendo del gobierno, un bunker en el que se estrellan todas y cada una de las peticiones, planteamientos o propuestas de terceros.

            Es como si el presidente Medina Sánchez y con todo el extraordinario poder político e institucional que en su persona descansa constitucionalmente, de golpe, estuviese repasando la época aquella tan triste en recursos, de cuando fue chofer de carro publico en San Cristóbal y lo que, por lo visto, por un lado, aparenta que le duele la pobreza de los desamparados de la fortuna, pero por el otro lado, se incomoda ante la riqueza de los ricos o el bienestar de la clase media no peledeísta.

            De esta forma, el gobierno central se ha convertido en una terrible aplanadora, por la que el resentimiento más vil engrasa los ánimos de sus incumbentes y no da espacio ni para la conmiseración, la piedad o la satisfacción personal del deber cumplido y por esa actitud y sin importar que Danilo se le imponga a todo el mundo, la realidad cotidiana indica, que el presidente y sus dos ministros, cada día ganan más y más enemigos y adversarios y todo el mundo, viendo que el conjunto de la santísima trinidad palaciega y cuando menos se piensa, golpea a quien sea y tampoco le importa llevar a la miseria a miles de familias y ciudadanos a los que todos los días ese triunvirato golpea y lastima a más no poder.

            De ahí, que cuanta política que le favorezca a alguien, esta nunca dura para siempre y simplemente, porque al ser Danilo un presidente que en su día a día se esconde de todo el mundo, sus válidos asumen, que también ellos deben actuar peor que él y en consecuencia, la altanería más grosera, la prepotencia más vil y el comportamiento más canallesco, es el que en sentido general es transmitido y por lo que, al final, todo el mundo, calla y se hace el loco, pero sabiendo, que por nada se puede descuidar y sí siempre esperar lo peor, de un gobierno, que solo sabe golpear y hacer daño y para nada ganar amigos, saber mantenerlos y para lograr lealtades.

            Véase lo que ocurrió ayer en la sede del Congreso Nacional. Que precisamente, los senadores y diputados que tenían opiniones y criterios opuestos sobre las primarias en los partidos y la mayoría, solo favoreciendo las abiertas, hete aquí, que ayer anunciaron los voceros de tres de los partidos principales: PLD-PRD y PRM y en un giro sorprendente, que habían llegado al acuerdo de que “lograron ponerse de acuerdo en aprobar una Ley de Partidos que garantice unas elecciones transparentes, que sean por primarias cerradas y que se evite el dedo al momento de escoger los candidatos; pero fundamentalmente, que los partidos escojan sus candidatos por primarias, que no se utilice el método de encuesta y porque eso es cuestionado por muchos”, en tanto y mucho más de perversos, que de otra cosa, los del PRSC no opinaron, aunque con su silencio y abstención, consintieron y como siempre ese partido práctica, a la hora de la compra y venta de lealtades.

            Es decir, la partidocracia se le ha vuelto a entregar sumisamente al Poder Ejecutivo y quien ahora, este y más que nunca, se muestra como el único poder aplastantemente autoritario que dirige y controla la mascarada de democracia y gobernabilidad en la que, y como inmensa tela de araña, esta se encuentra maniatada y silenciada, lo que, como disidencia, debería de ser la razón de ser, de un proceso democrático vivo y viable.

            Y así, debe llegarse a la lamentable conclusión de que los dominicanos no podemos continuar creyendo, en un sistema político tan lastrado moralmente y el que, manejado de la manera más fría posible, impone una puesta en escena, de un poder presidencial lleno de rencor y odio mal disimulado y al extremo, de no permitir que nada pueda ocurrir dentro del país político, que no sea aquello que, como iniciativa tutelar propia, así quiera Medina Sánchez.

            Lo que debe decirse, porque ayer, lo que vimos, fue que el PLD que controla Danilo, es una maquinaria de una sutilidad tan demoniaca, que prácticamente y todavía sin utilizar la violencia asesina del Pacoredo contra los disidentes a sus políticas, en la práctica, ha adoptado los mismos métodos totalitarios y represivos que su aliado chavista utiliza en Venezuela, donde el partido único y un gobierno civil reconvertido en una manopla militar de fuerza y terror, ha logrado esclavizar a los venezolanos, en tanto en Nicaragua, su otra versión autoritaria tira a matar contra todo aquel nicaragüense que salga a las calles y todo porque chavistas y sandinistas y para nada, no aceptan salir del poder.

            Entonces, conociendo estas interioridades, por obligación hay que entender, que República Dominicana, todavía está a tiempo y para evitar que el PLD que controla Danilo, se convierta en una bandería política totalmente enemiga de la misma nación y separe a los dominicanos, entre los que le son útiles y los  otros, la mayoría, a la que debe golpear y acorralar y no darles respiro y hasta llevarles a una absoluta degradación en su calidad y nivel de vida y para que de esa manera, no tengan tiempo para pensar en oponerse y hacerle oposición de a verdad.

            Así y al descubrir pues, que por ese comportamiento tan falso y traicionero, la impresión tan desagradable que se ofrece, es que el Palacio Nacional esté dominado por una terrible serpiente que solo quiere esclavos y siervos y no ciudadanos y nunca de voluntades libres, que con tiempo llamemos la atención, sobre el monstruo que de pronto hemos descubierto que se encuentra en el Palacio Nacional y quien por lo que se observa, si se le deja y en base a engañifas y como  ahora se muestran las visitas sorpresas y las entregas de obras construidas, Danilo y con su ñeñeñé, podría terminar y antes de enero de 2019 reconvertido en uno de los gobernantes autócratas, más crueles que los dominicanos hubiésemos conocido.

            Y lo que debe decirse, porque un gobierno, cuyos altos funcionarios se solazan en arrinconar y golpear a ciudadanos cuyo único delito ha sido el querer que la autoridad nacional cumpla con sus compromisos constitucionales de proteger y cuidar de las familias y no afectar el libre albedrío de nadie y menos, envilecer las libertades públicas, de palabra, información, disidencia y la de prensa, mientras abusivamente solo sabe degradar la moral social y corromper a la mayoría de los dominicanos que se dejen y todo el tiempo haciéndoles ver, que cuando quiera les puede hacer sus vidas imposibles, no es ya un gobierno en el que se pueda confiar y sí uno que hay que vigilar y oponerse.

            En lo personal y desde finales de 2014, quien escribe se mostró a favor de que el presidente Danilo Medina Sánchez retuviera el poder democráticamente y porque a ese entonces, le entendía un primer mandatario sano de mente y comportamiento y nada lleno de resentimientos y de odios, pero desde el pasado lunes y por el meta mensaje enviado por el ministro Montalvo vía su secretaria, vemos que hemos tenido una imagen equivocada, de alguien, quien en realidad es un monstruo al que hay que enfrentar y oponérsele sin darle respiro y para evitar que su desmedida ambición continuista, toda esa que todo el PLD exhibe y que se comprobó en la reunión legislativa de ayer, pudiera terminar dañando la vida nacional y ahogarla en un charco de sangre, igual o parecido al que los peledeístas de Venezuela y Nicaragua y disfrazados de chavistas y sandinistas, martirizan inmisericordemente a sus pueblos.

            Consecuentemente, si Danilo no cambia de conducta y hace que sus funcionarios hagan igual, entonces, quienes nos estamos dando cuenta de que el gobierno se mueve dentro de una imagen falsa y opresiva, por la que se solaza en humillar y destruir a familias enteras, el único camino que nos queda y ante todo ya perdido, es el de la rebelión social y protesta política continua, pues el PLD se ha reconvertido en la serpiente terrible y maligna que tiene secuestrado al Palacio Nacional y a sus incumbentes.

            Con razón que digamos, que un poder presidencial tan autoritario, que sofoca y enajena la voluntad de quienes se le rinden, en sí mismo, es un grave peligro nacional por su terrible autosuficiencia y al que -si no cambia- hay que oponerse  y con firmeza. Con Dios. [DAG. Jueves, 31 de mayo de 2018. Año XVI. Número 6,327]