Un Tesla en el espacio: Las claves del sorprendente lanzamiento del SpaceX

0
102

Elon Musk ha vuelto a hacer historia. El fundador de Tesla ha abierto un nuevo capítulo de la carrera espacial con el exitoso lanzamiento del gigantesco cohete Falcon Heavy, un paso adelante en sus planes de llevar el hombre a Marte.

El objetivo de la misión era colocar por primera vez en el espacio un coche, se trata de un deportivo de color rojo, como corresponde a Marte, fabricado por Tesla. La imagen de un coche flotando en el espacio con un maniquí con traje espacial y cinturón de seguridad con la tierra a sus espaldas puede resultar surrealista. La imagen podría parecer un mal montaje de photoshop, pero a veces la realidad supera a la ficción.

El coche cuenta con una placa en la que pone “hecho en la Tierra por los humanos”. Al parecer Elon Musk ha querido dejar por escrito porqué hay un coche dando vueltas por el espacio. Es un modelo de dos plazas adaptado especialmente para el lanzamiento. En la guantera figura un cartel que dice "no tengas pánico", como si fuera un mensaje de aliento para este falso conductor.

Este coche se pondrá a la venta en la Tierra en 2020. Se trata de un cuatro plazas eléctrico y descapotable que acelera de 0 a 100 km/h en 1,9 segundos y de 0 a 160 km/h en 4,2 segundos. Será el vehículo en producción más veloz del mundo. Podrá superar los 400 km/h (250 mph) y su batería de 200 kWh ofrecerá una autonomía de 997 km. El modelo más básico se ofrecer a 200 mil dólares y ya se puede comenzar a reservar online.

Un hito histórico

Uno de los retos de esta misión de prueba era lograr el aterrizaje de los tres cohetes aceleradores de los que consta el Falcon Heavy, para ser reutilizados en futuras misiones, como ya ha hecho SpaceX con el Falcon 9. Dos de los cohetes regresaron pero hasta ahora se desconoce qué pasó con el tercero, el que propulsó la cápsula donde iba el automóvil.

Los más privilegiados presenciaron el lanzamiento a una distancia de 6,27 kilómetros (3,9 millas) de la plataforma LC-39ª, la misma desde la que despegaron las misiones Apolo con destino a la Luna (1961-1972).

Tesla

Tesla

Una de esas personas era Mary McKui, quien dijo a Efe: "estaba aquí cuando enviaron los primeros hombres a la Luna. No nos lo queríamos perder, especialmente porque el cohete vuelve a tierra y no lo hemos visto nunca".

Aunque el lanzamiento del Falcon Heavy ha sido uno de los eventos espaciales más esperadas desde las misiones Apolo en la década de los años 60 y los 70, Musk aseguró que este es solo un paso previo a un cohete todavía más potente, el BFR (Big Falcon Rocket), que la empresa aeroespacial prevé tener listo en cinco años y con el que está confiado en llevar humanos a Marte.

Lo que sí permitirá la potencia y capacidad de carga del Falcon Heavy, solo superada por el cohete Saturno V, lanzado por última vez en 1973 y que formó parte de las misiones Apolo, será llevar al espacio satélites más pesados que los actuales.

Además, su propósito es llevar robots de dimensiones mayores a Marte e incluso a planetas más lejanos, como Júpiter o Saturno, y a sus respectivas lunas. La capacidad de carga de este gigantesco cohete, de 70 metros de altura, varía de las 64 toneladas si el destino es la órbita de la Tierra a las 17 toneladas si el objetivo es Marte.

Cada misión tiene un coste de 90 millones de dólares.

Según la compañía, la nave puede llevar hasta dos veces más carga que el modelo que más se le parece, el Delta IV Heavy, del fabricante United Launch Alliance, pero su coste es una tercera parte del de la competencia.

Tras el lanzamiento, el presidente de SpaceX, Elon Musk, informó en su cuenta de Twitter de que el cohete iba a permanecer cinco horas en los cinturones de Van Allen y no detalló si la parte central de la aeronave, que tenía que aterrizar sobre un portaaviones en el Océano Atlántico, aterrizó o no con éxito.

"El Falcon Heavy es un lanzamiento histórico. No me lo podía perder. Como ser humano presenciar algo así, con estas vistas y oír el ruido, es muy emocionante", aseguró a Efe Michael Tapes, una de las 2.000 personas que compraron el paquete más exclusivo para ver el lanzamiento, llamado "Feel the Heat" ("Siente el calor").

Para otros, como Jeff Steward, residente en Florida, el Falcon Heavy fue el primer cohete que han visto despegar. "La idea de ir a Marte es muy emocionante y aquí las vistas son geniales", aseguró a Efe Steward, que vibró tras el regreso de los dos cohetes, momento en el que sonó la canción 'Space Oddity' de David Bowie.

Esta canción acompañará a 'Starman', el maniquí a bordo del automóvil Tesla, que viajará a una velocidad de 11 kilómetros por segundo y que en unos seis meses se espera que llegue a la órbita de Marte. (https://www.lainformacion.com/)

 

El Falcon Heavy se dirige al cinturón de asteroides y no podrá llegar a Marte

El Falcon Heavy se dirige al cinturón de asteroides y no podrá llegar a Marte

El éxito del lanzamiento es el mejor ejemplo hasta la fecha de la transición que están viviendo los cohetes del sector público al privado, igual como la vivieron en el pasado los aviones. En la aviación, las primeras compañías nacieron con el apoyo de los estados (Iberia, Air France, British Airways…) y después, cuando la tecnología estuvo desarrollada y el mercado fue rentable, llegaron las compañías creadas por emprendedores (Ryanair, Vueling, Virgin…). Del mismo modo, los cohetes surgidos de agencias espaciales (como los Ariane europeos) tienen ahora competidores surgidos del sector privado como los Falcon de SpaceX.

Falcon Heavy

El éxito del lanzamiento es el mejor ejemplo hasta la fecha de la transición que están viviendo los cohetes del sector público al privado, igual como la vivieron en el pasado los aviones.

Antes de su primer lanzamiento, el Falcon Heavy ya tenía cerrados contratos para poner en órbita tres satélites, dos de comunicaciones de las compañías Arabsat y Viasat y un tercero militar del ejército de Estados Unidos. Su hermano pequeño, el Falcon 9, que entró en servicio en el 2012, realizó el año pasado 18 lanzamientos, todos con éxito.

Elon Musk convirtió el lanzamiento del martes en un anuncio sin precedentes al lanzar al espacio un descapotable de la marca Tesla, compañía de la que también es fundador y consejero delegado. Con más de 2,3 millones de espectadores simultáneos, el lanzamiento fue el segundo streaming más visto en la historia de YouTube –por detrás del salto de Felix Baumgartner desde una cápsula situada a 39 kilómetros de altitud en el 2012–.

El coche ha quedado en una órbita alrededor del Sol que, según Musk, lo llevará hasta el cinturón de asteroides –entre las órbitas de Marte y Júpiter– en su punto más alejado y lo acercará de nuevo a la Tierra en el punto más próximo.

El coche lleva a bordo una placa con la inscripción “Made on Earth by humans” (“Fabricado en la Tierra por humanos”) en un guiño a las historias de ciencia ficción en que una nave es encontrada por una civilización de otro planeta. Otros guiños a la ciencia ficción son la frase “Don’t panic” inscrita junto al salpicadero del coche, que remite a la Guía del auteoestopista galáctico de Douglas Adams, y las novelas de la serie Fundación de Isaac Asimov digitalizadas. El vehículo también lleva cámaras que han permitido seguir sus primeras horas en el espacio. Pero no se verá cómo se acerca al cinturón de asteroides porque sólo estaba previsto que las baterías de las cámaras duraran doce horas. “Me gusta lo absurdo que tiene esto”, dijo Musk en declaraciones recogidas por Spaceflightnow.com . “Es tonto y divertido, pero considero que las cosas tontas y divertidas son importantes”.

El coche lleva a bordo una placa con la inscripción “Made on Earth by humans” (“Fabricado en la Tierra por humanos”) en un guiño a las historias de ciencia ficción en que una nave es encontrada por una civilización de otro planeta.

Fuente: (http://www.lavanguardia.com/)