Vladdy demuestra por qué los bombos y platillos

0
95
Vladdy demuestra por qué los bombos y platillos

Vladimir Guerrero Jr.

Traducción por ROOSEVELT COMARAZAMY 

([email protected]).-

Florida – En 2017, Vladimir Guerrero Jr., de 18 años, fue ascendido a los Azulejos de Dunedin de Clase A Avanzada, otro paso en su camino para convertirse en el prospecto número uno del béisbol y el debut más esperado en la historia de la franquicia. 

Guerrero dominó. En 48 juegos, bateó .333 contra lanzadores más viejos y avanzados y ayudó a Dunedin a ganar un co-campeonato de la Liga Estatal de Florida junto a Bo Bichette y Cavan Biggio. Independientemente de a quién se enfrentara Guerrero, todos los demás parecían pasar a un segundo plano cuando el prodigioso y joven toletero tomaba el centro del escenario. 

Sin embargo, desde que hizo su debut en las Grandes Ligas, Guerrero ha entrado y salido de ese centro de atención en ocasiones. Sus temporadas 2019 y 2020 no se acercaron a las grandes expectativas puestas en él, por lo que se puso a trabajar, llegando al campamento esta primavera en la mejor forma de su carrera en las Grandes Ligas.

En el primer partido en casa del jueves en Dunedin, ahora TD Ballpark, Guerrero se enfrentó cara a cara con dos de las estrellas más grandes del juego y parecía que pertenecía a ese nivel. Los Azulejos cayeron 7-5 en 11 entradas, pero luego de un fuerte entrenamiento primaveral y un buen comienzo de temporada, Guerrero continúa tentando a los fanáticos con la posibilidad de que este sea el año. 

Comenzó con un cañonazo, cuando Guerrero se acercó al plato en el cierre del primero y envió un cohete sobre la pared en el centro. Viajando 404 pies con una velocidad de salida de 111.3 mph, siendo ya la quinta pelota que Guerrero ha puesto en juego al norte de 110 mph esta temporada. 

«Se trata de sincronización. Creo que mi sincronización es perfecta en este momento”, dijo Guerrero a principios de esta semana. «Veo muy bien la bola y me siento cómodo en el plato». 

Luego, Guerrero hizo la jugada sobresaliente que no se esperaba. En la siguiente entrada, Shohei Ohtani dio vuelta a un cambio de Ross Stripling y lo rompió, a 101.9 mph, por la línea de primera base.

Parecía que zumbaría sobre Guerrero y rebotaría en la esquina del jardín derecho, anotando una carrera, pero Guerrero se puso vertical y su guante se disparó al aire, robando a Ohtani. Guerrero todavía está aprendiendo los fundamentos y los detalles más finos de la primera base, pero sus manos siempre han sido excepcionales. 

“Llegó a la banca muy feliz y le dijo a Luis (Rivera), ‘Hombre, ahora soy un buen primera base. Te lo estoy diciendo. Solo voy a mejorar a partir de ahora. Aún mejor’», dijo el piloto Charlie Montoyo después del partido.

“Él lo mencionó. Se siente muy cómodo allí y sabíamos que iba a suceder. Cuanto más juegue allí, más cómodo se sentirá y llegará a ese punto ahora». 

Gran parte de la atención se centra en el bate de Guerrero, dados sus increíbles dones en el plato, pero su defensa es importante aquí. Guerrero no necesita ganar un Guante de Oro, pero incluso al convertirse en un defensor cómodo y con un promedio de la liga al principio, eso puede calmar el resto de su juego.

El valor principal de Guerrero siempre vendrá en el plato, pero si puede contribuir en las bases y con su guante, eso es una ventaja. 

Guerrero también remolcó a casa la quinta carrera de los Azulejos para darles una ventaja en la sexta entrada, disparando un sencillo al campo opuesto. El poder crudo de Guerrero es de élite, pero cuando realmente está en su mejor momento, es cuando está tomando sus boletos, como lo hizo el jueves, y conectando la pelota a todos los campos. 

La confianza importa aquí. La confianza de Guerrero fue desafiada en el ’19 y ’20 cuando pasó de ser la próxima gran estrella del béisbol a ver a otros jugadores jóvenes como Juan Soto y Fernando Tatis Jr. superarlo. Sin embargo, cuando Guerrero se siente bien, juega con una alegría contagiosa, y estamos comenzando a ver eso nuevamente. 

«Todavía es un muchacho», dijo Montoyo. «Todavía está aprendiendo esa posición. Nunca la había jugado antes hasta las Grandes Ligas y cuanto más juegue, más cómodo se sentirá. Está contento con eso. Su confianza es realmente alta». 

– Publicidad –