¿Y cuál es la hoja de ruta del gobierno para el nuevo año 2017?, ¿seguir ganando tiempo y prepararse para que el PLD pueda perpetuarse en el poder? Si es así, fracasará estrepitosamente

0
83

Hasta ahora y por la notoria ausencia de planes concretos para mejorar la calidad y nivel de vida de los dominicanos y garantizar un régimen de libertades y derechos, cónsonos con el respeto a los derechos humanos y al valor de cada dominicano como ciudadano, es poco lo que en verdad se intuye respecto a los planes gubernamentales para el año que viene y sí mucho de interrogantes y especulaciones en cuanto hacia donde el gobierno pretende llevar la nave del Estado.

            En cierta forma, todo lo que hay es un mar de dudas sobre los planes específicos que la administración de Danilo Medina Sánchez debería de tener y haber hecho que la nación conociera y sobretodo, cuando por sus actuaciones y realizaciones de este año, es evidente que las llamadas propuestas reales sobre un hipotético programa de gobierno, no han pasado de ciertos indicios nada saludables de trillar más de lo mismo y con poco de certeza, de cara un futuro a corto plazo del que se pudieran tener promisorias expectativas.

            Solo hay que ver que los planes gubernamentales solo están dirigidos a apuntalar al PLD como gobierno y a sus líderes como aparentes opciones de dirección, que en la mayoría de los casos naufragan en el ámbito de desorientación, rivalidad e hipocresía de cómo se manejan los altos cargos peledeístas de los comités político y central y manteniéndole al Poder Ejecutivo, la camisa de fuerza de que el gobierno es del partido y que al partido es al que hay que satisfacer y mantener bien.

            Así se explica, el por qué y sistemáticamente, el gobierno no combate como debería las muestras constantes de corrupción administrativa, en tanto desde su aparato de propaganda se mantiene un pugilato hiriente pretendiendo sembrar cizaña entre periodistas y mass media y en particular, con esa incisiva tendencia a tratar de ahogar dentro de una represión sutil a los periodistas y medios y de estos, la mayoría de los digitales independientes ante todos los poderes, público como privado, contra quienes la DICOM se ha cebado en una lucha férrea por ahogarlos económicamente.

            Y a lo que hay que darle importancia, por el hecho trascedente, de que si el gobierno mantiene esa todavía oculta política represiva contra la libertad de información, opinión y de prensa, al tiempo de que solo privilegia y mima a los periodistas de toda la prensa mercancía, la práctica, lo único que quiere decir, es que para las autoridades, al tratar de reprimir al periodismo disidente, lo que a razonamiento a contrario está diciendo, es que el gobierno del PLD y como tal, no va a permitir que las riendas del Estado pudieran quedar debilitadas y fuera de sus manos.

            Pues esa mala práctica, de que el presidente Medina Sánchez no convoque a ruedas de prensa, menos, le hable a la población sobre los asuntos de vida que a los dominicanos les interesa conocer y que solo mantenga esa destacada preferencia por estar bien con el gran capital y los directores y periodistas pertenecientes a la concentración de medios en pocas manos, a los que en cualquier momento convoca a reuniones privadas o para que le acompañen en sus viajes al interior del país y para que en plan de la cara de idiota que esos directores le ponen, sentirse que maneja, manipula y los controla y todo lo suficiente, para que “la gran prensa” solo publique lo que el gobierno del PLD quiera, no es precisamente la mejor de las políticas y de cara a los intereses permanentes de la nación.

            Por eso, por esa amplia falta de información objetiva y veraz, los demás funcionarios del gobierno actúan despreciativamente contra todo el resto de la República. Se saben intocables y porque la prensa amanuense les cubre todas sus acciones, actitudes y errores y dándose entonces el muy grave resultado, de que en la práctica, este es un gobierno sin el tipo de comunicación cierta, amplia y de criterio abierto que la ciudadanía requiere y solo porque la misma autoridad pública se ha preocupado por crear la notoria camisa de fuerza con la que el gobierno del PLD está aislado y lo que se nota, con la torpe actitud presidencial de ordenarle a sus escoltas que no permitan que absolutamente nadie y periodistas menos, se le acerquen al momento que Medina Sánchez deba efectuar algún tipo de actividad pública.

            Y un gobernante que se aísla, que solo habla con dos o tres funcionarios o que no permita que los demás se atrevan a tocarle algún tema de su interés que no sea conocido previamente por el gobernante, es imposible que pueda escapar a la tentación de ser un presidente autócrata y con ínfulas dictatoriales. Balaguer, que se supone era la quintaesencia del absolutismo de Estado, era sin embargo un estadista, que cuando recibía a algún funcionario y lo hacía diariamente, cuando había terminado de tratar con este lo que le interesaba, era invariable que preguntara: “¿No tiene usted algo más que quiera tratarme?” y ante lo cual el funcionario se abría y en un plano respetuoso y distendido podía hablarle de temas que incluso no eran de su competencia, pero que sí convenían que el Poder Ejecutivo estuviera al tanto y resolviera.

            Pero Danilo no y con todo que gusta de imitar en gestos al mismo Balaguer, se advierte, que cuando está en público, pone una cara de machete y para que todo el que se le pudiera acercar, supiera que él no está de humor para perder el tiempo y con semejante actitud tan inapropiada y hasta insolente, es el mismo gobernante el que se aísla y peligrosamente, queda en manos de no más cuatro altos cargos públicos que hasta inconscientemente se constituyen en esa camarilla nefasta que a todo gobernante que se aísla de la realidad nacional, logra convertirle en su virtual prisionero.

            Ni que decir, que para la nación, su presidente no puede darse el lujo de auto aislarse y por la terrible razón, de que al vivir dentro de un lenguaje de mudez y los subalternos, todos comportándose dizque estudiando sus gestos, de si está bien o mal de humor y de acuerdo a lo que entiendan que ven, entonces actúan, viene siendo el peor mecanismo de supuesta auto defensa y la pista enjabonada por la que el presidente de la República que cae en semejante error y hasta llegar a ser actor de sus mismos fracasos, pudiera experimentar.

            Ahora mismo, este es un gobierno del PLD marcado por su propia circunstancia, desde que llego al poder en el 1996 y luego de continuidad constante desde el 2004 al presente y que, para su mala suerte, marcado por el mismo Balaguer como un partido y un gobierno de comesolos y nada menos que como el centro y base de la corrupción generalizada que abate al país político y que de tan patética, ahora resulta, que el Poder Ejecutivo se le nota cercado y acorralado por los hechos de corrupción de su propia gente y seguidores.

            En particular, con lo de la adquisición de los aviones militares Tucanos, responsabilidad del presidente anterior, Leonel Fernández y con los otros tan terribles que abarcan tres gobiernos, uno del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) que dirigía Hipólito Mejía y todos los demás gobiernos peledeístas manejados y dirigidos por Fernández y Medina Sánchez y que están en boca de todo el mundo, en el exterior como aquí, de los contratos de obras con la brasileña Odebrecht y la carretilla de sobrevaluaciones de esos contratos y de lo que tarde o más temprano el mismo Medina Sánchez y como responsable del Poder Ejecutivo, deberá dar explicaciones en el plano internacional e instrumentar cargos y llevar a la justicia a los implicados en esa fechorías y comenzando por Mejía, Fernández y la caterva de militares corruptos que sirvieron de encubiertos por paga.

            Entonces resulta, que Danilo y en vez de dar la cara, trata de escabullirse y que es la pésima imagen que está dando a demostrar y por vía de consecuencia, tal actitud presidencial, al final le cobrará cuentas y por la desconfianza generalizada que los dominicanos tendremos y en la medida, que más y mayor información salga de los gobiernos del exterior que están denunciando duramente semejantes excesos y como lo ha estado haciendo la Casa Blanca a través del Departamento de Estado y de lo cual, cuando los dominicanos hagan conciencia de tanto saqueo, es seguro que el gobierno del PLD quedará marcado como uno al que no deberá  permitírsele que trate de reelegirse en el 2020 y menos, cuando Leonel Fernández aspira a encabezarlo.

            Es por toda está desvergonzada y dura realidad, que planteamos aquello y de preguntarnos ¿y cuál es la hoja de ruta del gobierno para el nuevo año 2017?, ¿seguir ganando tiempo y prepararse para que el PLD pueda perpetuarse en el poder?, pues si es así, desde ahora hay que decirle, que no se prepare, que el muñeco no le saldrá nada bien y porque fracasará estrepitosamente.

            Apelamos pues, al sentido de lo justo y de lo proporcional, que sabemos que el ciudadano Danilo Medina Sánchez tiene e hijo de su excelente formación de hogar, a que medite sobre este particular, que no lo entienda como un ataque contumaz de un mass media que le quiera lo peor y sí como de un seguro colaborador institucional, que solo quiere que la República se quite de encima el terrible estigma de tener un gobierno presumiblemente corruptor y una desvergonzada clase política formada por desalmados y delincuentes. [DAG. Domingo, 25 de diciembre de 2016. Año XIV. Número 5765]