Trujillonianas

0
125

ESOS TRUJILLISTAS disfrazados de “ANTITRUJILLISTAS”: SE entiende que un país como este donde las pasiones más primitivas pueden aflorar y dominar a individuos que pierden la serenidad de las perspectivas adecuada, ocurran situaciones a las que racionalmente no hay manera de entenderlas. Porque ¿cómo es posible que, si usted es una de las personas más allegadas a un potentado, uno de sus seguidores de primera línea, sinembargo usted tenga la suficiente doblez para aparentar amistad y en lo que en silencio trama como matar al que le protege? Viene al caso lo relativo al empecinamiento del empresario maderero y traficante de influencias en la Era de Trujillo, Antonio de la Maza, quien como ya se ha visto fue parte activa de la conjura que al final y a insistencia de la estación local de la CIA, asesinó a Trujillo. Pero resulta, que su motivo, vengar la muerte de un hermano menor, no es sostenible, desde que se conoce el siguiente detalle. “Octavio de la Maza había sido un destacado piloto militar, fundador de la Compañía Dominicana de Aviación que pagó con su vida el haber encubierto el secuestro en Nueva York y asesinato del español Jesús de Galíndez”, hecho que recuerda con claridad el abogado anti trujillista Rafael Acosta, en entrevista concedida el domingo 18 de enero de 2015 al matutino centenario capitaleño. Es decir, el militar aludido fue uno de los cómplices del secuestro primero y envío luego, del escritor Galíndez, quien a su vez y como profesor en la universidad de Columbia era un frecuente delator republicano ante el espionaje estadounidense. A raíz de ese secuestro en el que participó activamente Octavio de la Maza, luego el régimen trujillista eliminó a todos y cada uno de los que participaron en la encomienda, entre ellos al también piloto Murphy. ¿Qué quiere decir esto?, que el piloto Octavio de la Maza fue corresponsable de esas dos muertes. Entonces, ¿cómo es posible entender que su hermano mayor, Antonio, fragüe y participe en el asesinato del dictador y porque presuntamente aquel ordenó la muerte de Octavio, cuando este último también tiene sus manos manchadas de sangre inocente? No se entiende la situación y por lo que muchos entendemos que la misma familia De la Maza debería opinar al respecto y es que no se puede ser héroe y asesino a la vez. No es compatible. Ahora, que un hermano y en su dolor intimo porque otro suyo fuera eliminado, se entiende, pero no se puede comprender ni aceptar que participe en un magnicidio solo por ajustar cuentas sangrientas, pues dígase lo que se quiera argumentar, ese detalle descalifica su acción final de ciega violencia fratricida. Esos son los hechos y contra ellos, nadie en su sano juicio los puede eludir o tergiversar. Es igual con lo del fusilamiento del novel guerrillero, Manolo Tavarez Justo. “Manolo y miembros de la agrupación política 14 de Junio, que él comandaba, se levantaron en armas en guerra abierta contra el Segundo Triunvirato de 1963-1965 y el 21 de diciembre siguiente fue fusilado en la sección Las Manaclas de San José de las Matas”, recuerda también en la citada entrevista el abogado Acosta y la pregunta es una, ¿Quién o quienes ordenaron su muerte?, por demás absolutamente innecesaria y porque no cambiaría el panorama político de la época y tanto, que Acosta relata que él le pidió a Manolo que no se alzara en armas y recibiendo de respuesta: “Lo sé, pero ya es tarde. Los uniformes están hechos y todos mis hombres están listos para hacer lo que les pedí. No puedo echar para atrás”. EN la vida son los hechos los que hablan por las personas, no lo que otros hubiesen querido que las situaciones ocurrieran. Lamentablemente, mucho de la historia reciente de este país no está sustentada en la verdad absoluta y sí en situaciones acomodaticias de una “verdad” que no resiste la menor investigación o interrogante.

 

AL EFECTUARSE un balance de los 31 años de la Era de Trujillo y los 54 años de “democracia”. Resulta que Trujillo gana y por mucho. Pues antes había estabilidad, seguridad financiera y ciudadana. El sistema político funcionaba como un reloj y a los ciudadanos se les había inculcado una fuerte noción de moral y cívica y responsabilidad social. En tanto en “democracia” todos los indicadores de avance en derechos personales y humanos han retrocedido. Incluso, si en tiempos de Trujillo hubo que matar gente, esas muertes no pasaron de seis mil e incluidos los haitianos del 37, mientras que en “democracia” las muertes y crimines pasan de los 20 mil y las perdidas económicas pasan de los 30 mil millones de dólares estadounidenses y mientras en la Era de Trujillo solo había un rico y diez familias acomodadas, ahora son más de diez mil que son multimillonarias y no por su propio esfuerzo y sí por el robo de la cosa pública. TRUJILLO debe ser conocido con sus pró y sus contras, con su lado malo y su lado positivo pero no en base a mentiras e inventos y querer engañar al 95 % de la población que nació después que trujillistas de los del 30 se conjuraron con la CIA para asesinarle el 30 de mayo de 1961 y solo sí con hechos y nada mas. SE quiere hacer creer que las invasiones guerrilleras que hubieron y los intentos de asesinatos, todas fracasadas. Fue un asunto privativo de la dictadura y que por eso son héroes los que intentaron derrocar el régimen. Y hay que preguntarse. ¿Quiere decir que si al Gobierno del PLD se le intentara derrocar, este tendría que dejarse tumbar y hasta permitir que a su presidente se lo maten? No por Dios. Vamos a ser objetivos y no vivir recreando fantasías y melodramas baratos. La vida hay que verla tal cual es y no como cada quien quisiera. SON 85 años que los trujillistas disfrazados de antitrujillistas tienen viviendo de la vaca nacional y lo que no es paja de coco. Es decir, hijos, nietos y biznietos de los que mataron a Trujillo están viviendo de aquel hecho político y criminal. Ya es hora de parar ese cheque en blanco que desde noviembre de 1961 y antes, desde agosto de 1930, toda esa clase privilegiada tiene y el que a los dominicanos les ha representado un déficit superior a los 5 mil millones de dólares estadounidense.

 

UN DIA como el 30 de mayo de 2015, hace 54 años la estación local de la CIA logró su objetivo de que un grupo de trujillistas “descontentos” asesinaran al dictador Rafael Leonidas Trujillo, quien vendió cara su vida en lucha desigual a tiros contra sus asesinos. Para noviembre de 1961 los familiares de esos “descontentos” empezaron a cobrar del erario público y a recibir millonarias concesiones por sus “sacrificios por la patria”. Lo que significa, que si se suman los 31 años que pasaron junto a Trujillo y beneficiándose del régimen, más los 54 años de ahora, son 85 años viviendo del erario público. Nunca se había visto nada igual.

 

CUANDO se habla de la creación de una llamada “Comisión de la Verdad” dizque para desentrañar los crímenes durante la dictadura de Trujillo. En realidad, lo que se quiere decir, es que los accionantes quieren sentar en el banquillo de los acusados al Estado y a todas sus instituciones tutelares y lo que es un contrasentido, en un país donde el 95 % de los dominicanos vivos ni conocieron ni vivieron la Era de Trujillo y quienes por las barbaridades, errores y crímenes cometidos por los gobiernos pos Trujillo, sobre todo del periodo 1961-1996, las nuevas generaciones han terminado admirando la personalidad y acción de gobierno desarrollista del dictador. Aparte de que el mayor testimonio de tantas mentiras es que en estos últimos 54 años no ha aparecido ninguna fosa clandestina llena de cadáveres.

 

LO DE PALMA SOLA es una historia que no ha sido escrita correctamente. Aquello fue una matanza perpetrada por elementos del Ejército por órdenes del Consejo de Estado y con el propósito político de bloquear la transferencia del poder al gobierno libremente elegido de Juan Bosch y lo que sirvió de pretexto para asesinar al militar que sería el ministro militar de Bosch, el general Miguel Francisco Rodríguez Reyes. Y si se busca quien era la autoridad judicial que acompañaba en el terreno de los hechos para cometer el genocidio, se encontrará a una de las figuras del grupo sedicioso 30 de mayo de apellido García Vasquez e igual al coronel policial represivo Francisco Alberto Caamaño Deñó. Hablamos del 28 de diciembre de 1962 y allí fueron asesinados y por la espalda, la mayoría, cientos de campesinos cuyo único delito era creer en lo que decía un santón del lugar y de nombre Liborio y quien todavía es venerado por todo San Juan de la Maguana. DE estos desaparecidos sí que el Museo de la Memoria no habla y menos, pide justicia a su favor.

 

ES MUY BUENO estar hablando pendejadas sobre supuestos desaparecidos, cuando de lo que se trata es de si el Estado tiene o no derecho a defenderse de aquellos desaprensivos que pretendan aniquilarle, asesinar a sus gobernantes o desarticular todo el gobierno. Pues lo que ocurre es eso, que cuando alguien se mete a conspirador y sedicioso y mata alevemente o se coloca en el plano de terrorista, la respuesta que el Estado debe darle es una y punitiva. Por lo tanto, venir ahora con supuestos “desaparecidos” quienes murieron en razón de levantamiento en armas e invasiones guerrilleras o porque fueron agarrados infraganti poniendo bombas o matando guardias y policías, no da por resultado ningún tipo de supuesta desaparición sino lo propio de quien conspira y máquina: La respuesta brutal del Estado a quien le desafía. SI a este gobierno de ex supuestos izquierdistas y aparentes marxistas de los de antes, le saliera de pronto una conspiración sediciosa y de gente armada y pone bombas, ¿cuál es el resultado que el Museo de la Memoria creen que ocurriría?. Pues lo mismo de siempre, que a quien conspira y es terrorista le espera la muerte inmediata y los que mueren, por nada del mundo se les puede denominar desaparecidos y sí lo que son: Conspiradores y terroristas. El curioso desfile de máscaras que el susodicho museo efectuó el domingo 30 de agosto de 2015 y dizque recordando “los desaparecidos” cuando Trujillo y Balaguer, no es más que una infamia grosera y mucho más, cuando en estos últimos 54 años “de vida democrática” han desaparecido en asesinatos aleves propiciados por grupos terroristas de la izquierda así como de los pelotones de ejecución sumaria de la policía, más de 15 mil personas y lo que nunca se vió en la Era de Trujillo y mucho menos con Balaguer. QUIEN conspira, se mete en juegos sucios, se mete a terrorista y a maquinar alzamientos o revoluciones, solo le queda un camino: La muerte y si desaparece, fue solo por eso, por sus acciones y no porque haya una intención del Estado de hacer de la República un pueblo de fantasmas. A ver si todos esos trasnochados que todavía se dicen izquierdistas y revolucionarios intentaran algo subversivo contra el gobierno actual, si acaso no se van a encontrar con el puño de hierro del Estado y sin que Danilo ni nadie pueda hacer nada a su favor. Así si es bueno, ¿quieren matar a un Presidente, derrumbar un gobierno y que tampoco no se les enfrente?, pero ¿y que es lo que se han creído en el Museo Memorial? ¡Partida de farsantes y vividores de las memorias de otros tan farsantes y vividores como ellos!

 

LA PARTIDA DE VEJESTORIOS que se reunieron el sábado 30.05.15 en el monumento que dizque consagra el asesinato de Trujillo y quienes ahora dicen clamar “porque haya justicia”, cuando la mayoría de ellos y solo durante el interregno junio 1961-junio 1966 descalabraron al país, saquearon sus infraestructuras, sabotearon los bienes administrados por Trujillo y en algunos casos se los robaron y quienes desde entonces y al igual como lo hicieron durante los 31 años de la Era de Trujillo vivieron del país y del erario público y ahora como dizque “antitrujillistas”. Por lo que llevan 85 años viviendo del presupuesto nacional. Por lo visto están negados a aceptar el hecho de que este país hace rato que dejó de ser aquel del 1961 en el que vivían y que tenían dormido. AHORA y a 54 años del asesinato del Jefe (así llamaban a Trujillo con humildad y fidelidad perruna) debemos recordarles lo que decíamos en nuestra edición primera de la medianoche: “UNA realidad que una minoría no quiere entender. Todos los que nacieron en el año 1961, hoy tienen 54 años de edad y junto a sus hijos y nietos, conforman el 95 % de la población que no conoció a Trujillo y a la que a jura de Dios, los trujillistas disfrazados de antitrujillistas quienes tienen 85 años viviendo de la vaca nacional, claman porque se haga una supuesta comisión de la verdad y evidentemente con un solo propósito, dañarle las mentes a todas esas nuevas generaciones, que de Trujillo solo tienen referencias. Todavía más, los que nacieron en el 1961 al 1996 cuando el PLD llegó al poder, tenían 35 años de edad y los que nacieron en el 1996 tienen ahora 19 años de edad. ¿Qué nos dicen estas cifras? Que a esta población joven compuesta por mas de ocho millones de ciudadanos no les interesa el pasado y solo sí el presente y quizás un poco de futuro y que en cierta forma explica el por qué de la minoría que grita por la susodicha “comisión de la verdad”, que se han quedado atrás en el pasado y sintiendo que están perdiendo vigencia pública apelan a los periódicos escritos para que le recuerden a la población joven que aquella minoría de vociferantes todavía existen y los que de aquí a los próximos 30 años y junto a todos los que nacimos en la Era de Trujillo habremos muerto y para felicidad y futuro nuevo de los jóvenes de ahora y las nuevas generaciones que continúan naciendo”.

 

HACE 56 AÑOS LOS TRUJILLISTAS DE PRIMERA LINEA quienes desde antes del 1930 estuvieron y apoyaron a Trujillo, rompieron con el hombre fuerte a raíz de que hijos y parientes de aquellos tomaron las armas contra el régimen en base a una expedición “revolucionaria” financiada y preparada por el régimen comunista cubano. Ahora, y ya todos muertos, los expedicionarios fueron reciclados como grandes defensores de la nación, cuando en realidad, eran los defensores del mantenimiento del sistema político autoritario, pero en manos de ellos. Desde entonces a los familiares y descendientes de esos “expedicionarios”, a la República le ha sido creada la obligación pecuniaria de pagarles una fortuna mensualmente y cada año rendirles testimonios de sumisión a quienes originalmente fueron agarrados de tontos útiles y por lo que ahora sus descendientes y familiares tratan como héroes. Entre este grupo y el otro de los que mataron a Trujillo, el tesoro público ha tenido una sangría de más de 50 mil millones de pesos y no menos de mil millones de pesos más en salarios, canonjías y todas clases de privilegios y de lo que es hora de acabar definitivamente. La historieta oficial que los mass media repiten como papagayos es aquella de que “Hoy se cumplen 56 años de los desembarcos del 14 y 19 de Junio de 1959, en el que un grupo de expedicionarios armados incursionaron en tierras dominicanas movidos por el deseo de liberar al país de la sangrienta dictadura de Rafael Leónidas Trujillo”. ¡Nada más irreal y falso! Puede que lo haya habido alguno con sentimientos tan altruistas, pero la mayoría no.

 

LOS TRUJILLISTAS QUE SE ROBARON LA RIQUEZA DEJADA POR TRUJILLO: Hoy vamos a revelar detalles que no se conocen y que han sido silenciados a lo largos de los últimos 52 años y en razón de que el gobierno del Triunvirato presidido por el doctor Donald Joseph Reid Cabral, quien había sido vicepresidente del gobierno provisional anterior del Consejo de Estado y que fuera el primero pos Trujillo y como gobierno de facto, emitió dos decretos-leyes, infames y ultrajantes para el patrimonio del Estado, por medio de los cuales, TODOS los negocios, empresas, inversiones, industrias, etc., que Trujillo dejó como administrado por la Oficina del Generalísimo y a nombre del pueblo dominicano y que siempre consideró que no eran suyos y sí que el único dueño de los mismos era la nación, fueron saqueados y robados al patrimonio público para que varias connotadas familias de la vieja oligarquía y testaferros de los bienes de Trujillo se los quedaran tal cual si ellos los hubiesen construido, invertido y desarrollados. Estamos hablando de un despojo gigantesco al 1963, de nada menos mil millones de dólares estadounidenses de la época y en base a dos decretos-leyes (que era el instrumento seudo legal de aquel régimen nacido de un golpe de Estado técnico y dado que el Congreso Nacional había sido abolido) y cuyas consecuencias han sido absolutamente nefastas para la vida institucional dominicana, toda vez que en razón del golpe de Estado que derrumbó el régimen constitucional del presidente Juan Bosch y el PRD, desde ese año y hasta el primero de junio de 1966 con la instalación del primer gobierno constitucional del presidente Joaquín Balaguer y el PRSC, todos los actos de administración de gobierno, todos y absolutamente, han sido ilegales e ilegítimos. ¿Cómo se perpetró semejante saqueó de bienes públicos tan cuantiosos? Por medio de dos decretos-leyes escritos y diseñados por el propio presidente de facto, Donald Reid Cabral: La ley 301. Ley del Notario, del 30 de junio de 1964, gaceta oficial 8870 y la ley Sobre Venta Condicional de Inmuebles, Ley No. 483-64 del 09 de noviembre de 1964, gaceta oficial 8870. Reid Cabral, que era un comerciante importador de vehículos básicamente, modificó la Ley No. 770 de fecha 08 de noviembre de 1927, por medio de la cual, en lo adelante, los notarios públicos tendrían y se regirían por dos tipos de actos. Los actos bajo firma privada y los anteriores, actos auténticos. En base a los actos bajo firma privada y que es el punto de interés de este análisis, ese gobierno “legalizó” el cambio y adjudicación de bienes muebles e inmuebles escriturados por Trujillo, para que en lo adelante fueran bienes de terceros que no tuvieron que someterse a las interioridades que rigen los actos auténticos, los que al formar parte del protocolo del notario actuante, conllevan firma y registro numerado y para fines de tantas copias que se deseen (compulsas) posteriormente y que solo el notario público puede emitir. Es a partir de ahí que todos los bienes a nombre de Trujillo pasaron a las diez familias aquellas de la vieja oligarquía, entre ellas: Vicini, Cabral, Bermúdez, Brugal, Tavarez, Bonetti, Pellerano, Barletta, etc., y un grupo no mayor de seis empresas azucareras, guineeras y mineras de la época y entre esos bienes, todos los paquetes accionarios de grandes consorcios regidos por Trujillo. Es decir, en un santiamén, el llamado “Patrimonio Trujillo” desapareció de los bienes públicos y hasta la fecha. De paso, Reid Cabral logró para sí el privilegio de poder entrar libre de impuestos los autos marca inglesa de su propia firma, los Austin. Si se llegara a los archivos del fallecido abogado Francisco Sánchez Báez, cuyo hermano, a la sazón ministro de Justicia, Hipólito Sánchez Báez, legalizó, registró y autentificó el Acta Constitucional que justificó el golpe de Estado de 1963, se podrá comprobar que desde entonces y hasta junio de 1966 todos los actos de gobierno han sido ilegales e ilegítimos y por lo tanto, susceptibles de modificación y corrección y ahora, previa sentencia del Tribunal Constitucional. Del mismo modo, habría que realizar un arqueo contable en principio, sobre todas las leyes creadas durante ese lapso de tres años que abarca los años 1963-1966 y a partir de los mismos, efectuar una revisión cuidadosa de todas las modificaciones de los decretos leyes que abarcaron desde 1963 hasta el 2015 y si en verdad se quiere hurgar lo suficiente y por lo menos, para que la nación recupere no menos del 50 % de todo lo saqueado y robado por las diez familias de la vieja oligarquía. También se podrían buscar todos los testaferros de las empresas y consorcios creados por Trujillo y quienes fueron co-autores y cómplices de aquel despojo tan extraordinario, que hasta este día ha permanecido oculto y silenciado y gracias a la complicidad abusiva de antiguos trujillistas, ahora disfrazados “de antitrujillistas victimas de la tiranía”, quienes contribuyeron y participaron en las transferencias, legalizaciones, etc., de todos esos bienes y de los que esos trujillistas eran testaferros y que ahora, “legal y legítimamente” aparecen como de otros. En el 1966, el presidente Balaguer intentó poner un freno, pero no recoger todo ese patrimonio robado y resarcirlo al patrimonio público y por la realidad política, de que ese régimen y a ese entonces, no era lo suficientemente fuerte como para enfrentar a tan voraz oligarquía y sus grupos de secuaces, pero por lo menos, sí logró detener aquel latrocinio general y extraordinario y lo que consta en los archivos oficiales que tienen los anales de la llamada Comisión Nacional de Desarrollo (CND). Luego del primer lapso de doce años (1966-1978) de los gobiernos de Balaguer, los que le sucedieron del PRD no hicieron absolutamente nada sobre el particular y al contrario, por nuevas vías aumentaron el expolio y cuando Balaguer volvió por el voto abrumador de las urnas a su segundo lapso de gobiernos de diez años (1986-1996) ya la situación de hecho era tal, que aquel presidente entendió que el esfuerzo había que dejárselo a los que le sucedieran. En este sentido, de nuevo el PRD y ahora el PLD en el poder, hasta ahora, parecería que no se han interesado en resolver aquel grosero atentado contra el patrimonio público y menos, cuando el aparato político tripartito ha creado una oligarquía propia que rivaliza con la tradicional. Hay sí, un dato extremadamente interesante y proveniente del Consejo de Estado presidido por el presidente Rafael Filiberto Bonnelly. La encomienda que ese gobierno de facto le hizo al historiador y trujillista de nacimiento, Bernardo Vega, para que “auscultara y limpiara” el llamado “Archivo del Generalísimo” de todo cuanto significara imputaciones y registros “sobre el buen nombre de la familia dominicana” (entiéndase, de los miembros de la oligarquía tradicional implicados en delaciones, intrigas para asesinar y robar a terceros) y que Vega efectuó con gran celo y teniendo como ayudante al hoy historiador y nada menos que excelente director del Archivo General de la Nación: Roberto Cassá (hijo de exiliado republicano español protegido por Trujillo como otros miles de exiliados españoles anti franquistas más.). ¿Por qué traemos a conocimiento de las nuevas generaciones todo este historial bochornoso y de toda una gran conjura de una minoría de dominicanos dizque anti trujillistas y contra el patrimonio público? Para que quienes se enteren, sientan la misma nausea que tenemos en este periódico digital POR EL OJO DE LA CERRADURA, viendo como tan impunemente, gente que no tienen calidad moral alguna y desde hace 52 años continuos, se pretenden erigir en rectores de la moral pública, cuando no son más que verdaderos sepulcros blanqueados dignos del oprobio, estigma, ostracismo y castigo que se merecen. Y es que al recordar la existencia de dos decretos- leyes con los que el Triunvirato robó para determinadas familias todos los muebles e inmuebles dejados por Trujillo, esperamos que el alma y la conciencia nacionales despierten y exijan una exhaustiva investigación y en consecuencia, la acción reparadora y reivindicadora de lugar, por cuanto por ese solo hecho, se descubre que Trujillo no era el malo y sí quienes, se beneficiaron, le traicionaron y le sucedieron hasta junio primero de 1966 y de lo que todavía con un descaro infinito, sus descendientes se benefician y tal como si en verdad fuera una casta superior a la ciudadanía y a la sociedad…Publicado como análisis político el miércoles 29 de julio de 2015 en www.porelojodelacerradura.com.do.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here