Los dominicanos deberíamos prepararnos para la escalada mayor en la guerra EEUU-OTAN-Occidente vs Rusia y lo que tiene mucho sentido viendo los acontecimientos actuales y como se desenvuelven

0
172

A un año y pico del inicio de la invasión de Rusia a Ucrania y como el único modo de revertir el golpe de Estado de EEUU contra el gobierno pro ruso de Ucrania en el 2014 y a cuatro años de Volodímir Oleksándrovych Zelenski haber sido elegido presidente de ese otro país eslavo y de una manera sibilina, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg anuncia en una reunión del organismo, que supuestamente “todos los aliados” están listos en aceptar a Kiev como parte de la alianza, se inicia de este modo, la cuenta regresiva hacia una situación lo más parecida a un ambiente de Tercera Guerra Mundial.

Por meses, hemos estado hablando de la probabilidad, pero desde ayer estamos completamente seguros y si Dios no mete su mano, lo que es improbable, que se está a las puertas de una escalada en la guerra y que a lo inmediato podría arrastrar al planeta al lanzamiento y explosión de bombas atómicas de impacto regional.

Desde luego y si se recuerdan las dos bombas atómicas lanzadas por EEUU en el 1945 contra Japón en la administración Truman, que ahora haya nuevos estallidos regionales, en modo alguno significa que sus efectos fueran a propagarse en todos los continentes y sí que más bien quedarían focalizados en el escenario en el que esas bombas estallen.

Pero aún así, los efectos económicos y humanos y también sociales, serán realmente devastadores para las demás naciones y por la terrible incertidumbre de vida que los mismos acarrearían y la ola de pesimismo y orfandad que atraparía a la humanidad.

En este aspecto y cuando los dominicanos vamos a la cieguita hacia una precampaña electoral a destiempo y al incremento de una política de odio contra todo lo haitiano y por ambos casos, hacia una situación de fractura más o menos amplio del proceso de gobernabilidad y cuyo mayor efecto podría ser el desabastecimiento de materias primas provenientes del exterior, junto a la falta de cultivos vitales propios para el mantenimiento de nuestra población, que por nueva vez haya que advertir, de lo necesario en cuanto a que todos nos aboquemos a un proceso de economía de guerra, por el que la austeridad, la templanza y el sentido común se hagan valer.

Sin embargo, ni el gobierno y menos la clase gobernante y pocos dentro de las fuerzas vivas nacionales, parecería que estuviese lo suficientemente alertados, de lo peor que podría ocurrirnos si el escenario bélico se sobredimensiona a los niveles que la desesperación estadounidense está llevando a los países en conflicto directo.

Queremos decir, que, por simple cautela, el presidente Luis Abinader debería de no ir más allá de lo prudente en su condición adoptada por él de presidente vasallo de Biden, haciéndose el gracioso en todo cuanto le pida Washington para robustecer su alianza “geoestratégica” contra Rusia a nivel regional caribeño.

Véase este ejemplo, que ahora resulta, que el presidente ucraniano ha solicitado que los países latinoamericanos condenen la invasión rusa contra el suyo, pero puntualizando, que todos deberían comportarse como aliados directos y que en el caso dominicano sería una temeridad, toda vez que este país no tiene por qué ser visto como actor preponderante y activo de una situación geopolítica, que por más que se diga lo contrario, no le atañe.

Para evidenciarlo, solo hay que recordar, que el estallido bélico “occidental” que Washington a puesto en uso, ya ha provocado sensibles pérdidas a nuestra economía y desde el momento, que, para complacer a nuestro primer socio comercial, este país vetó la entrada de turistas rusos y en menor medida ucranianos y al extremo, de que ya llevamos 400 mil turistas perdidos de los dos países y lo que significa, por encima de los 200 millones de dólares menos para nuestro turismo y balanza de comercial.

Es decir, este país y como estado vasallo, ha dado más de lo prudente en facilidades de uso de nuestro territorio, espacio aéreo y mares a EEUU y lo que de hecho ha provocado que la generala Richardson, que se encuentra al frente del Comando Sur, entienda a este país como una inusitada base militar de tierra y de depósitos de armamentos de última generación, que por el solo hecho y de ampliarse la guerra a esta parte del mundo, haría del territorio nacional, objetivo de represalias de las fuerzas rusas desde sus territorios aliados de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

En cambio, lo que el gobierno debería hacer, es preparar un plane general de fortalecimiento de la agricultura y con miras de que no haya desabastecimiento de la población, cuido y reforzamiento de nuestras presas y represas y fuentes de energía, eléctrica como no convencional y ni que decir del fortalecimiento militar en la frontera como también del control de tránsito de los haitianos indocumentados en el territorio nacional y debido a que todos ellos tienen familias en su país, accionar, que para nada tendría que ver con ese insensato discurso de odio que el Instituto Duartiano y seudo nacionalistas propagan.

Estamos hablando, de que por más que se quiera ignorar la guerra en el exterior y desde Europa y comercial desde EEUU y si esta se amplía como aparenta que será, los dominicanos nos vamos a encontrar en una situación delicada y por la que EEUU lo primero que hará, será advertirles a sus ciudadanos de origen dominicano que no se trasladen aquí y que disminuyan las remesas que envían a sus familiares y como mecanismo de presión para arrodillar al gobierno nacional.

De paso, también está lo otro y que abarca a todo el espectro político y a la partidocracia en sí misma, que el problema geopolítico exterior pudiera afectar nuestro proceso electoral y al extremo, de que el actual gobierno civil pudiera ser cambiado por uno militar y que es una probabilidad dentro de un estallido de guerra nuclear ampliada que no podría descartarse y menos en este país, donde tanta de su gente y con tal de estar bien con Washington y no perder sus visados, actúan como súcubos del imperio estadounidense.

Lo anterior quiere decir, que los problemas que se nos vienen encima son tan amplios y variados, que el presidente, el gobierno y la partidocracia, deberían crear un organismo de consulta institucional y de emergencia, mediante el cual, la autoridad nacional salga fortalecida y como la mejor salvaguarda para que en estos tiempos de guerra, saber defender los intereses permanentes de nuestra nación.

De ahí que digamos, que los dominicanos deberíamos prepararnos para la escalada mayor en la guerra EEUU-OTAN-Occidente vs Rusia y lo que tiene mucho sentido, viendo los acontecimientos actuales y como se desenvuelven. (DAG) 22.04.2024.