1858-1941-2023. Si se recuerda lo del hundimiento del acorazado Maine el 25 de enero de 1858 en la bahía de La Habana y lo de ahora, de la destrucción de los gasoductos Nord Stream y antes Pearl Harbor….

0
231

Para el 1858 en Cuba se vivía una guerra entre el imperio español y los insurgentes que reclamaban la independencia política y que eran comandados por el generalísimo Máximo Gómez Báez. Washington prácticamente se encontraba desesperado por hacerse de la principal isla de Las Antillas mayores y tal como ahora se dispuso a destruir los gasoductos Nord Stream y como el único modo de impedir que Alemania se beneficiara de los derivados de los hidrocarburos rusos.

En uno y en otro caso , lo que primó, fue el interés estadounidense porque su economía fuera la que se beneficiara directamente, al tiempo que geopolíticamente hablando, EEUU se posesionaba para el 1858 como incipiente potencia regional de ambición global y llevándose a la tumba al otrora poderoso Imperio Español y ahora en el 2023, tratando de impedir que grandes potencias económicas regionales como las naciones miembros de los países BRICS, pretendieran rivalizar con la economía estadounidense, la que de suyo tiene fuerte preocupación por la pujanza global de la economía China y sus métodos no tradicionales de obtener aliados sin medidas económicas o políticas coercitivas extremas al viejo estilo yanqui.

También como en aquellos años, ahora EEUU, sencillamente no acepta que absolutamente ningún otro poder regional o de pretensión global le desafíe y por lo que se está viendo, está dispuesto a correr los mayores riesgos y cometer las peores de las vilezas. En Washington, el clima hostil que la clase gobernante estadounidense tiene contra cualquier otra clase gobernante extranjera que quiera desafiarle, es de una naturaleza tan agresiva como punitiva, que evidentemente, se evidencia que EEUU pagará bien caro si perdiera su hegemonía como potencia global unipolar y frente a potencias como China y Rusia, que abiertamente lideran las naciones que quieren que en este siglo el mundo sea de una dirección colectiva multipolar.

En este sentido y  como ya sectores de la política estadounidense están admitiendo y que refrenda la secretaria general de la OTAN, el actual capítulo de la guerra de Ucrania, incentivada por la invasión por su supervivencia de Rusia en febrero del año pasado, tuvo su antecedente en los manejos de control arbitrario que EEUU obtuvo en Ucrania en el 2014 y para crear las condiciones que hicieran posible, que con el pretexto de este país eslavo, conseguir que Rusia se lanzara en un momento dado y bélicamente contra el país que desde su nacimiento, “genéticamente” es parte de la Madre Rusia.

Entiéndase, que para EEUU-Reino Unido y la Unión Europea, este término de la Madre Rusia, no significa lo que para los rusos y todos los territorios en sus dominios tiene el fuerte sentido y sentimiento de pertenencia y que es la razón de que, por desconocimiento, Occidente subestima la pasión y accionar del pueblo ruso y todos los otros eslavos que son parte de su alma nacional.

Lamentablemente, Rusia no empezó con buen pie su invasión militar y si se recuerda, con aquel convoy de más de 60 vehículos y diez mil y pico de efectivos, que el ejército ucraniano y bajo asesoría inglesa y estadounidense, realmente destruyó y al dejarle entrar a su territorio y cuando los rusos menos lo esperaban, estos tuvieron que enfrentar el fuerte movimiento de pinzas que llevó a la destrucción de aquel contingente.

¿Qué ocurrió?, que la soberbia en el Kremlin no previó la posibilidad de que Occidente fuera más listo que sus estrategas y de ahí esa derrota inicial por la que el primer sorprendido fue el presidente Putin. Luego se descubrió y como así escribimos en uno de nuestros análisis de Estado para aquellos días, que muy lejos de lo que se creía, el grueso del ejército ruso invasor estaba compuesto por reclutas básicamente y nada del tremendo ejército de primer mundo que se le entendía, de esta manera, el comienzo de la invasión estuvo enmarcado dentro de la creencia, de que Rusia tenía un simple ejercito tercermundista nada de fiar.

Pasados los meses y ya a punto de llegar al primer año de la invasión y la que se vio agravada con la brutal guerra económica que Occidente le tiene a Rusia, las Fuerzas Armadas rusas, más o menos bien o mal que bien, todavía no han recuperado la autoridad moral que se le suponía y lo que quedó peor reflejado con esa sangría de más de diez generales de alto rango asesinados en los primeros meses de la contienda.

Así las cosas, ahora se descubre, que con todo que Occidente ha logrado demorar y para no hablar de hacer fracasar el avance ruso, casi a la desesperada, el espíritu ruso ha surgido y crecido y el que se caracteriza por el apoyo moral de su pueblo y ha sido tanto este empuje, que en el teatro de la guerra, Rusia está a la ofensiva, sus tropas han mejorado, su ejército del aire y de las fuerzas aeroespaciales está intacto, más el “almacén” de las 8 mil bombas nucleares que posee y que son la garantía única de que para Occidente destruir a Rusia, el costo serían los rastros de un mundo en cenizas.

Por eso y a este día, la guerra ha dado un cambio a favor de Rusia  y en consecuencia, el afán desesperado de EEUU por hacer que Europa quede en este invierno sin gas y petróleo ruso, llevó a Washington a cometer el vil acto terrorista de la destrucción de los dos gasoductos, con lo que obtuvo el beneficio de acorralar a Alemania, aterrorizar al resto de Europa e imponerse como potencia económica de ultramar frente a una Europa que ahora lleva la peor parte y si esto fuera posible, frente a la destrucción absoluta que propiciada por su corrupta clase gobernante, Ucrania ha caído y si le agregamos los más de 200 mil soldados y civiles muertos en lo que va de la contienda y solo de parte ucraniana.

En el 1858, EEUU se apoderó finalmente de Cuba, al momento que el 15 de febrero y a las 21:40 horas el destructor Maine voló por los aires y con las explosiones, matando a 266 soldados suyos y una veintena de heridos y tirándole la culpa a España, situación que EEUU aprovechó para hacer de Cuba su protectorado y especializado como amplio lupanar y casino manejado por las mafias estadounidenses y que fuera -años luego- el pago a sus apoyos cuando la Segunda Guerra Mundial. También debe recordarse a Pearl Harbor el 07 de diciembre de 1941 y que fue el pretexto para EEUU entrar en la Segunda Guerra Mundial y terminando como la primera potencia unipolar mundial meses después. Recordemos que el aparente ataque “sorpresivo” de la Armada Imperial Japonesa produjo “2.386 estadounidenses (55 de ellos civiles) y 1.139 resultaron heridos. Un total de 18 barcos resultaron hundidos o encallados, entre ellos 5 acorazados”.

Ahora se repite la historia, EEUU vuelve a sus métodos terroristas y se lleva de encuentro los Nord Stream en tanto políticamente, no solo que Ucrania es un territorio anexado que está peleando, sino que todas las naciones europeas han perdido sus soberanías y competencias económicas y frente a un Tío San, que, teniendo su ejército mercenario de la OTAN, realmente ha impuesto una paz y dominio de guerra en toda la península europea.

Consecuentemente, creemos, que, si EEUU no se aviene a una negociación directa con Rusia, todo lo que, en materia económica y estratégica en territorios anexados arbitrariamente, ha ganado, podría volverse agua de borrajas, en tanto su contraparte rusa, se encuentra en una posición de aguante y resistencia muy envidiable y como demostración propia de su gran pujanza económica y financiera y la resiliencia de su pueblo.

A todo esto, Washington está demostrando a su vez, que dentro de la clase gobernante estadounidense hay dos bandos. Uno a favor y otro en contra de la continuidad de la guerra, mientras el conjunto de empresas y militares que se alimentan de las guerras preparadas e iniciadas por el establishment empresarial-militar, todavía entiende que puede apretar las tuercas a más.

Sin embargo, el resto del mundo ya ha visto como el antifaz que cubría el rostro del Tío San se ha caído y por eso de la destrucción de los gasoductos en Europa y ahora el invento de los globos “de espionaje chino”, que realmente y al descubrirse que no eran tales, ha puesto en ridículo a los políticos en Washington y en particular al presidente Biden y a su gobierno.

Mientras tanto y como para no perder las formas, la entente EEUU-Reino Unido y la UE se empeñan en acosar y destruir la libertad de prensa y de libre información, queriendo evitar que la prensa occidental y no necesariamente pro rusa, cumpla con su papel de informar lo más objetivamente posible y que de suyo es una muestra destacada, de que para Occidente, su guerra de exterminio contra Rusia se le está devolviendo, mientras Ucrania aporta miles de muertos y toda su infraestructura reducida a escombros.

Con razón que digamos y que de paso recordemos los años 1858-1941-2023, pues si se recuerda lo del hundimiento del acorazado Maine el 25 de enero de 1858 en la bahía de La Habana y lo de ahora de la destrucción de los gasoductos Nord Stream y antes Pearl Harbor, fácilmente se podría entender el por qué EEUU nunca abandona sus políticas terroristas y por lo que ante tanta inconducta pirata reiterada, habría que estar ojo avizor. (DAG)