Arroz prende alarmas, pero los productos desgravados son ocho. Responsabilidad es gobierno de Leonel-PLD

0
181

Desde la carne de pollo, hasta la leche, el ajo, la cebolla, frijoles y el azúcar… todos entran en “libertad arancelaria”

La desgravación arancelaria o eliminación progresiva de aranceles a productos alimenticios de la que tanto se habla no es exclusiva del arroz. Si bien este es el que más se menciona, por la importancia que reviste, otros rubros como el ajo, la cebolla, la leche y las habichuelas también han seguido el mismo curso.

Incluso, algunos de ellos hace años pueden importarse sin tener que pagar aranceles en las aduanas, como es la leche líquida y el pollo.

Aquí presentamos cómo ha sido el calendario para los ocho productos -que antes estuvieron en la llamada rectificación técnica- en el Tratado de Libre Comercio entre EE.UU. Centroamérica y República Dominicana (DR-CAFTA).

En concreto, estos ocho productos son: carne de pollo, leche líquida, leche en polvo, cebolla, ajo, habichuelas o frijoles, arroz y azúcar. La rectificación técnica fue una concesión transitoria a República Dominicana (1995-2004) aprobada por resolución del Congreso para permitir una protección especial a los rubros citados. Algo así como que “para proteger que los cultivadores de un producto equis del país no quiebren, si tú vas a importar ese mismo producto, entonces debes pagar impuestos, generalmente altos para desincentivar su importación.

Esa rectificación técnica en el DR-CAFTA se va perdiendo. Por ejemplo, el pollo sin trocear, congelado, perteneciente a la “canasta Y”, que al 2020 ya pagaba cero aranceles, tuvo una tasa del 84.15 % en el primer año (en 2006); 69.30 % al segundo año, 54.45 al tercero, 39.60 % al cuarto, 9.90 % al quinto año, hasta llegar a cero al décimo año (en 2015). Para importación de otras partes de pollo, como muslos y pechugas, funciona distinto. La importación de muslos en 2023 aún paga 23.76 % de arancel y en 2024 será 11.88 %. En 2025 no pagará.

La leche líquida, aquella con contenido de materias grasas, y perteneciente a la “canasta C”, en el primer año del acuerdo tuvo un arancel de 18 %, en el segundo año bajó a 16 %, en el tercero a 14 %, al cuarto año un 12 %, al quinto 10 %, luego 8 %; al séptimo año 6 %, al octavo año del acuerdo 4 %, al noveno año 2 % y al décimo año (2015), pagaba no pagaba.

En la leche en polvo, perteneciente a la canasta F, negociada en el DR-CAFTA (firmado en el Gobierno de Hipólito Mejía), en los primeros diez años el arancel fue 56 %, en el año once bajó a 50.40 %, en el décimo segundo año bajó a 44.80 %, en el décimo tercer año fue 39.20 %, en el año catorce del acuerdo fue de 33.60 %, en el año quince bajó a 28 %, en el año dieciséis fue 22.40 %, luego 16.80 %, posteriormente de 11.20 % (es el arancel vigente en 2023); el año entrante pagará 5.60 % y en 2025 no tendrá que pagar.

La cebolla, que desde 2020 no tiene que pagar arancel, si la importación procede de los países miembros del DR-CAFTA, tuvo una tasa negociada de 97 %. Pertenece a la canasta D y en el primer año del acuerdo pagó 90.53 % de arancel, hasta ir bajando paulatinamente. El último año que tuvo arancel asignado fue en 2019; era de 6.47 %.

El ajo, también perteneciente a la canasta D, fue negociado con una tasa de 99 %, y desde 2020 puede entrar a República Dominicana libre de arancel.

El primer año del DR-CAFTA la importación de ajo estaba sujeta a un pago arancelario de 92.40 %, al año siguiente bajó a 85.80 %, luego 79.20 %; en el año cuarto del tratado, es decir, en 2009, el pago era 72.60 % y así siguió bajando hasta tener una última tasa arancelaria de 6.60 % en 2019. Luego de ahí entra sin pagar.

Las habichuelas o frijoles, pertenecientes a la canasta D, fueron negociados con una tasa de 89 %, y en el primer año tuvieron 83.07 % de arancel, al año siguiente 77.13%, luego 71.20, hasta seguir bajando y quedar libre de arancel en 2020. El último arancel que tuvieron -en 2019- fue de 5.93 %.

El que calienta el debate… el cereal

El arroz (pertenece a la canasta V) fue negociado con una tasa del 99 % en sus distintas denominaciones, para ir bajando a partir del onceavo año de aplicación del acuerdo.

Esas denominaciones del arroz son: en cáscara (arroz “paddy”), arroz descascarillado (arroz cargo o arroz), arroz semiblanqueado o blanqueado y arroz partido. En 2016 (onceavo año del DR-CAFTA), el arancel bajó a 91.08 %, y en el año 2017 pasó a ser de 83.16 %. Al año siguiente 75.24 %; en 2019 fue 67.32 % y luego 59.40 %. En el año 2021, el arancel asignado al arroz fue 47.52 %, en 2022 fue 36.64 % y este año 2023 está en 23.76 %.

Para el año 2024 el arancel que deberá pagar el arroz será 11.88 %, y finalmente cero por ciento en el año 2025.

Esa es la fecha que el sector arrocero dominicano quisiera que no llegue por las implicaciones que tiene. El azúcar no paga aranceles desde el 2020, cuando fue desgravado del todo. En el DR-CAFTA fue negociada con una tasa del 85 %.

En el catorceavo año del acuerdo fue cuando pagó el último arancel para pasar la aduana dominicana. Ese arancel era para entonces de 5.67%. En el primer año del tratado pagaba 79.33 %, luego 73.67 %, seguido de 68 % en el tercer año de ejecución. Luego bajó a 68 %, después a 62.33 %, luego 56.67 %, y así siguió en descenso, hasta completar cero %.

Hubo fases al negociar, se denominaron “canastas”

Las negociaciones para el DR-CAFTA se realizaron en diferentes fases, las cuales se clasificaron con letras, que se conocen como canastas (tal como hemos ido citando), y cada una de ellas representa un tiempo determinado o modalidad de liberación de pago de impuestos. Por ejemplo, las categorías D y O, que comprenden aproximadamente 140 líneas arancelarias, las cuales están compuestas por productos como cebolla, ajo, maíz, embutidos, carne y guarnición de res, cortes de cerdo, yuca, batata, bananos, habichuelas y harina de trigo, estaban sujetas a alcanzar el libre comercio en 2020.

Cuando eso ocurre significa que de los países miembros del DR-CAFTA esos bienes pueden entrar sin pagar. Siempre se ha criticado que los negociadores no protegieran o dejaran fuera del acuerdo rubros vitales como el arroz y lo que ocurrió en el gobierno de Leonel Fernández que desestimó el listado de protección de nuestros productos. [DAG-El Caribe-mp]