Asumir, que el presidente Vladímir Vladímirovich Putin, es un delincuente de guerra, sin duda, que es un insulto a toda Rusia, cuyas repercusiones y consecuencias tendrá

0
286

Hasta ahora, parecería que EEUU y en unión con Reino Unido y la Unión Europea había probado todas las medidas y mientras más irracionales, mayor y en su lucha de  guerra de desgaste contra la Federación de Rusia y la que si hoy no fuera la potencia militar nuclear multipolar que es, haría rato que sus enemigos habrían logrado desaparecerla y como hicieron para los años de la desaparición de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y luego más reciente en el 2013 cuando financiaron la llamada “revolución Meidan”, de suyo, un proyecto de golpe de Estado que cuajó un año después en Ucrania.

Durante todo este tiempo y comenzando para poner una fecha reciente con los bombardeos criminales e indiscriminados sobre Belgrado en el 1999 y que fuera y de acuerdo a los registros que se tienen, “una guerra no declarada entre la mayoría de países miembros de la OTAN y la República Federal de Yugoslavia, durante la Guerra de Kosovo”, se ha podido entender, que “Occidente” y para dar una etiqueta generalizada, desde entonces sus países han estado prestos a tratar de desmembrar a los países de la antigua URSS y sin importarles dejar detrás una estela de gobiernos derrocados, mandatarios asesinados o presos y una larga y grande huella de ciudadanos víctimas y como muestra detestable de genocidio a gran escala y por el solo propósito de que EEUU no pierda su condición de primera potencia mundial, que adquirió a finales de la Segunda Guerra Mundial y con la instauración del Plan Marshall .

Cómo se conoce, por medio de ese plan de “recuperación económica”, es realidad, un subterfugio para prestarle a Europa más de 200 mil millones de dólares con intereses, lo que los registros periodísticos dicen, es que “fue una iniciativa de Estados Unidos para ayudar a Europa Occidental y que tomó como nombre, el del Secretario de Estado estadounidense cuyo equipo lo diseñó”.

Exactamente, pero en otra dimensión, la de los préstamos por más de 153 mil millones de dólares que Occidente le ha estado dando a Ucrania y a “intereses blandos” con fines de rearmarla y abastecerla de todo tipo de municiones para su defensa a raíz de la invasión rusa de febrero de 2022  y en la que hasta la fecha, ha quedado evidente, que si Moscú no lanzaba su llamada “operación especial” contra Ucrania, Occidente y la OTAN habrían tenido el principio del dominio absoluto sobre la mayoría de las naciones de la antigua URSS que ahora generaron su propia independencia y que para sobrevivir, han tenido que plegarse al requerimiento estadounidense de ser miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en tanto en lo particular, se creían que Rusia y a este tiempo, debió de haber desaparecido en más de otros 50 estados “independientes”, pero de la OTAN.

Las cosas no han salido del modo que se programaron o idearon y ahora la humanidad entera ve, que lo que realmente ha sucedido, es el marcado interés de Occidente por destruir y hacer desaparecer a Rusia y por vía de consecuencia, iniciar los ensayos de su otra guerra más y programada contra China Popular y simplemente, porque EEUU no quiere que absolutamente ninguna otra nación o pueblo sobre la tierra pueda disputarle sus pretensiones de ser la única potencia nuclear unipolar.

Con semejante forcejeo y habiéndose aplicado todo lo posible y hasta lo imposible por doblegar a Rusia y lo que va desde ruptura de relaciones, persecución de ciudadanos rusos en el extranjero, cierre de fronteras, sanciones económicas unilaterales, voladuras de sus gasoductos y un acoso armado bestial, en tanto Rusia y a su otro frente, hace valer su poder de fuego y diplomático a resultas de su guerra contra Ucrania y que ya ha sido convertida en una especie de santa cruzada de Occidente contra la Federación de Rusia, mientras la potencia nuclear eslava pelea a todo pecho por su supervivencia.

Sin embargo, contra lo que en Occidente se suponía, Rusia y hasta ahora, ha salido fortalecida en todos los órdenes y como también se ha visto, que las sanciones en su contra se han convertido en auto sanciones para las naciones de Occidente en guerra directa contra Moscú.

Visto entonces que nada de las políticas de agresión emprendidas han dado los frutos deseados, Occidente viene ahora a probar con una sentencia mostrenca del Tribunal Penal Internacional, declarando, que contra el presidente Vladimir Putin se emite una orden de detención internacional, por su presunta responsabilidad personal por presuntos crímenes cometidos por sus tropas en Ucrania y a los que se les achaca a la responsabilidad del mandatario ruso, al plantear la supuesta “deportación de menores de edad ucranianos al territorio ruso y que califica de un crimen de guerra y señalando que hay suficientes fundamentos para creer en la responsabilidad directa del mandatario ruso”.

Si precedente funesto es, que EEUU y a como dé lugar, quiera quitarse de encima un competidor que ve como enemigo y para lo cual, quiere hacerle desaparecer como nación y lo que es absolutamente inaceptable, mucho peor sesgo, es el querer apresar al presidente de un país soberano y en base a pretextos inconsistentes de supuesto corte legal, impulsando al TPI a emitir la sentencia aludida y la que marca un precedente realmente desastroso y de cara a las relaciones internacionales entre estados y gobiernos a partir de este hecho.

Sobre todo, cuando en otros casos de guerras geopolíticas de expansión, el TPI no las calificó de genocidio y menos, llamó responsables de estas a los presidentes involucrados y que en el caso de EEUU debe recordarse, que solo entre tres presidentes, Obama, Bush hijo y Clinton, ha invadido 9 países en 23 años, matado a 11 millones de civiles y la Corte Penal Internacional nunca ordenó arresto en su contra y sin calificarlos de criminales de guerra como ahora hace con Putin y como muy bien se recuerda en la cuenta en twitter, Dante.

Hay que recordar, en primer lugar, que Rusia y como Ucrania, China, Israel y EEUU, no es miembro del citado tribunal y por lo tanto, sus decisiones no le aplican y dado que Rusia tampoco es signataria del Estatuto de Roma que es la base jurídica del TPI.

¿Qué creemos que sucederá?, que ahora que se inicia para los días 20-22 de este mes la cumbre Rusia-China y con la presencia de los presidentes de ambas potencias nucleares multipolares, más la presencia como observadores de los países BRICS, de una u otra manera, las intenciones de Occidente por romper el mundo en que se vive y por su disparatada idea de que se quiere imponer como única potencia unipolar, parecería que como nunca antes y junto al resto de Occidente, está acercando al mundo a una devastadora y terminal Tercera Guerra Mundial Nuclear.

Desconocemos que tipo de “arma secreta” tendrá Washington y sus asociados de Occidente para imponérsele al resto de las potencias nucleares que abogan por un mundo multipolar y ante lo cual, solo hay expectativas en base a rumores, pero lo que sí sabemos, es que cuando a las naciones se les hiere su orgullo y sin importar su tamaño, estas reaccionan del modo más desesperado y suicida. Recordemos el inicio de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) con el asesinato en las calles de Sarajevo del heredero del Imperio Austro Húngaro, que cambió al mundo y arrastró en menos de cuatro años a 50 millones de muertos.

Ahora viene esto de Putin, supuesto “criminal de guerra” designado por un tribunal internacional que carece de competencia para ello, mientras otro “criminal de guerra” como el presidente Volodímir Oleksándrovich Zelenski​, de Ucrania, se regodea jubiloso de la imputación arriesgada que se le ha creado a su archienemigo y que si venimos a ver también a él debería aplicársele.

De todas maneras, la última escena en esta verdadera tragedia mundial aun no ha sido dicha y menos, cuando la cumbre chino-rusa está a las puertas y de la que de seguro saldrán respuestas determinantes que definirán el rumbo de los acontecimientos de guerra que se viven.

Mientras tanto, solo nos interesamos en señalar, que asumir que el presidente Vladímir Vladímirovich Putin, es un delincuente de guerra, sin duda, es un insulto a toda Rusia, cuyas repercusiones y consecuencias tendrá. (DAG) 18.03.2023