Ayer el reloj del fin del mundo se detuvo en Moscú y estremeciendo a Europa y aquí, el reloj de la paciencia social se fragmenta y haciendo peligrar la gobernabilidad

0
221

Muchos quisiéramos saber qué es lo que tienen por cerebro determinados funcionarios del Estado, quienes, y por lo que se ha visto, parecería que son tan torpes, engreídos y altaneros, que no se dan cuenta de que su tiempo y desde febrero 18 para acá, ha empezado a correrles y como parte de un gobierno en funciones que el 16 de agosto deberá entrega a su sucesor.

En este sentido, es simplemente inexplicable que las autoridades permitan que la atrapada opinión pública se encuentre en un estado tan crispante, que poco faltaría para que la gente se tirara a la calle y ahora con el pretexto y que una mayoría cree, respecto a que el presidente Luis Abinader fuera el supuesto autor de todo cuanto la ciudadanía rechaza en materia de lo que increíblemente, la atrapada opinión pública entiende que el gobierno del PRM “quiere entregar nuestra nación a Haití”.

Incluso, toda una serie de declaraciones y cada una más contradictoria, está generando que los ciudadanos empiecen a dudar de la palabra del primer mandatario y debido a ello, en las últimas cuarenta y ocho horas, el nivel de descrédito gubernamental y también de la popularidad del presidente-candidato a descendido sensiblemente.

Y lo que está sucediendo, porque desde el Palacio Nacional no se quiere dar alguna declaración que despeje dudas sobre aquello que realmente preocupa a los dominicanos en materia de la vulneración de su nacionalidad y por parte de organismos adscritos las Naciones Unidas (ONU) en materia de refugiados, migrantes y migraciones.

Todo ocurre, el desencuentro, porque las autoridades y tontamente, no han salido al frente a los rumores y datos tendenciosos que alimentan a extremistas sociales en los lupanares mediáticos de las infames redes sociales y quienes prácticamente tienen patas arriba todo intento gubernamental por querer desmentir informaciones atrevidas y que algunos entienden tendenciosas y que alimentadas por agentes del aparato de propaganda gubernamental en las redes sociales, ha terminado por confundirlo todo.

Ahora resulta, que a Abinader y poco que mucho, su sistema de medios y comunicadores y propagandistas y la mayoría panfletarios de la peor especie y nos atrevemos a decir, inadvertidamente y más por pasión de no perder sus privilegios y canonjías que por otro interés, han dibujado una desafortunada imagen presidencial de último tiempo, que cuando el presidente se dé cuenta, ni el mismo se reconocerá.

De esa manera, al gobierno del PRM, poco a poco se le va colocando contra la pared y lo peor, que crípticamente ya se le entiende como el enemigo interno a vencer.

Mientras tanto y en lo que en el territorio nacional y políticamente todo es confusión, paralelamente, la oposición sigue aquel consejo de Napoleón, de que cuando veas a tu enemigo cometer errores, no debe hacerse nada y para que este no vea su error y de esa forma, vencerle desde adentro.

Para colmos y si ya la crispación interna no fuera creciendo en intensidad, ahora se le agrega la grave interrogante y la que desde hace quince días llamamos la atención y  respecto a que si desde el exterior, el factor geopolítico nos metiera indirectamente en una guerra de característica global, mientras en la isla, el factor geopolítico también impulsa un ámbito casi asfixiante de guerra civil y sobre todo en Haití, desde la tarde de ayer nos encontramos a las puertas del incremento de la guerra entre Rusia y Occidente a propósito de Ucrania, pero en realidad, porque Rusia la está ganando y sobre todo a Europa y lo que nos hace decir, que el reloj del fin de mundo ya se ha detenido, desde que ayer en las afuera de Moscú, en el Crocus City Hall, que tiene un cupo de 7 mil asientos, se dio un estallido terrorista que se llevó de paro a un promedio de 133 a 150 personas y más de 100 heridas.

Todavía es muy temprano para adjudicar responsabilidades, pero todo apunta a enemigos de Rusia alineados con Ucrania y para nada, que fuera un ataque provocado de falsa bandera y al estilo que EEUU hiciera el 21 de septiembre de 2001 en Nueva York y lo que se descarta de plano y porque Rusia está siendo agredida por EEUU, Reino Unido y la Unión Europea desde el 2014 cuando los gobiernos de esos países y junto al de Israel financiaron el golpe de Estado en Ucrania.

Entonces y de buenas a primeras, parecería que todo encaja. Desde hace dos semanas, las embajadas en Moscú de EEUU y Reino Unido advirtiendo a sus ciudadanos allí que se abstengan de andar en sitios públicos ante la amenaza de ataques terroristas, el incremento de la guerra en Ucrania y la declaración rusa del jueves y en cuanto a que Rusia ya estaba en guerra y ahora esto.

Se está pues, ante un peligroso desarrollo de circunstancias extremadamente volátiles, que, de seguir, hacen presumir que se está a las puertas de la Tercera Guerra Mundial, a la vez que sorprendentemente, absolutamente nadie en este país le llama la atención y sí a la cadena de chismes y ataques personales que caracteriza la infantil como irresponsable e inmadura política dominicana.

¿A dónde se llegará?, no se sabe, pero seguro de que podrían suspenderse las elecciones de mayo y más, si desde Haití nos llegara un ataque artero que avive la terrible ola de nacionalismo insensato que aquí ha sido puesta en funcionamiento y que supondría un accionar radical de posible guerra civil y si la gente siente, que es un escenario que ha sido fabricado para que el gobierno en funciones continue y como muy temprano, hasta el 2026.

¿Se entiende por qué hablamos, de que ayer, el reloj del fin del mundo se detuvo en Moscú y estremeciendo a Europa y aquí, el reloj de la paciencia social se fragmenta y haciendo peligrar la gobernabilidad? Con Dios. (DAG) 23.03.2024