¡Cuando en República Dominicana! Condenada a muerte la empresaria vietnamita Truong My Lan por cometer el mayor fraude financiero de la historia del país de 12 mil 500 millones de dólares

0
111

La magnate inmobiliaria vietnamita Truong My Lan fue condenada a muerte el jueves, después de que un tribunal declarara que es culpable de malversación, soborno y violación de la normativa bancaria, en un juicio por fraude en el que fue acusada de saquear más de 12.500 millones de dólares –casi el 3% del PIB de Vietnam en 2022– de un banco, utilizando cientos de empresas ficticias.

En un procedimiento de cinco semanas celebrado en la ciudad de Ho Chi Minh y que ha conmocionado al país, Lan, de 67 años, fue acusada junto con decenas de personas más de orquestar un fraude masivo perpetrado en el Saigon Commercial Joint Stock Bank (SCB), que drenó los ahorros e inversiones de decenas de miles de personas. En este mediático litigio han participado cientos de juristas, se han presentado toneladas de pruebas y se ha citado a declarar a miles de personas.

Los fiscales solicitaron la pena de muerte para la multimillonaria –casada con el inversor hongkonés Eric Chu, también procesado– debido a la gravedad del delito, que afectó al corazón de la industria financiera e inmobiliaria de Vietnam.

La familia Lan fundó la empresa Van Thing Phat (VTP) en 1992, después de que el pais abandonara su economía estatal en favor de un enfoque más orientado al mercado y abierto a los extranjeros. Con el tiempo, VTP se convirtió en una de las promotoras inmobiliarias más prósperas nacionales, con proyectos que incluían edificios residenciales de lujo, oficinas, hoteles y centros comerciales. Todo ello la convirtió en una pieza clave de la industria financiera vietnamita.

Asimismo, en 2011 impulsó la fusión de SCB, en dificultades, con otros dos bancos, «una estrategia que le sirvió para retirar dinero en efectivo, malversar fondos y financiar sus negocios personales a través de empresas fantasma», alegó un juez, según los medios de comunicación estatales. De acuerdo con los documentos gubernamentales, fue propietaria indirecta de más del 90% de la entidad, acusación que ella negó, y aprobó miles de préstamos a empresas fantasma, que finalmente fueron a parar a sus manos, según informó el medio de comunicación estatal VNExpress.

Al parecer, en su declaración final la empresaria expresó un profundo remordimiento: «Fui una insensata al aventurarme en el duro mundo de los negocios, en un sector bancario que no domino», lamentó.

Este dictamen, que también incluye 40 años de cárcel y la obligación de indemnizar al banco con 27 millones de dólares, es inusualmente estricta para una mujer condenada por un delito financiero en Vietnam, y se especula con que es un intento de recuperar todo el dinero posible de la acusada.

Precisamente, el arresto de Lan en octubre de 2022 fue uno de los más sonados de una campaña anticorrupción que se recrudece. En los últimos años, la política vietnamita se ha visto afectada por la campaña «Blazing Furnace» (Horno ardiente) y, de hecho, el expresidente Vo Van Thuong presentó su dimisión en marzo tras verse implicado en la misma operación.

Este proceso ha sacudido a la nación, ya que la magnitud de la estafa suscitó dudas sobre si otros bancos o empresas cometieron errores similares, lo que empañó las perspectivas económicas de Vietnam y puso nerviosos a los inversores extranjeros, en un momento en el que el país trata de posicionarse como el lugar ideal para las empresas que intentan alejar sus cadenas de suministro de China.

La crisis ha afectado especialmente al sector inmobiliario vietnamita, ya que se estima que unas 1.300 empresas inmobiliarias se retiraron del mercado en 2023. De hecho, los promotores desesperados han estado ofreciendo descuentos y oro como regalo para atraer a compradores y, a pesar de que los alquileres de los locales comerciales han caído un tercio en Ciudad Ho Chi Minh, en el centro de la ciudad son muchos los que siguen vacíos. Por: Mar Sánchez-Cascado [La Razón]