Defensa afirma solo “se han tocado” cerca seis mil metros cuadrados de mangles en construcción del muro. No hay tal vulneración ni enajenación del territorio nacional

0
341

El Ministerio de Defensa (MIDE) aseguró que la construcción de la verja inteligente próxima a la frontera con Haití desde sus inicios ha tomado en cuenta la mitigación del impacto ambiental en las áreas sensibles y ha contado con el acompañamiento del Ministerio de Medioambiente y Recursos Naturales (MIMARENA).

Destaca que la comunicación del MIMARENA que autoriza el proyecto, que califica de “interés nacional”, establece (8) parámetros de cumplimiento, comenzando por la designación de un “gerente ambiental”, y la presentación de un Informe de Cumplimiento Ambiental (ICA) semestral.

El MIDE afirma que les ha dado seguimiento a las pautas trazadas, y en el caso de los humedales y manglares de Laguna Saladilla, que ocupan 1,500,000 metros cuadrados, solo se han tocado aproximadamente seis mil metros cuadrados (0.04% del espacio), abriendo una trocha para la verja de unos 250 metros lineales.

Indica que, para cumplir con la pauta exigida, la intervención se realiza garantizando la circulación de las aguas en el humedal, ya que, en el área de 250 metros lineales intervenida para colocar la verja, se están colocando un total de (16) tubos de hormigón de 36 pulgadas de diámetro, en cuatro ubicaciones del área intervenida, que fue la recomendación del gerente ambiental del proyecto.

El MIDE explica que, para esta intervención, que es mínima en relación con las dimensiones del humedal, se hizo un estudio hidrológico para estimar el máximo caudal y estudio de cota de inundación máxima para definir la altura, el alineamiento del muro y la estructura tubular para mantener la circulación del agua. Se utilizó una base de datos con 30 años de información hidrológica de la zona.

“El informe semestral ICA para MIMARENA, destaca el MIDE, se elabora conforme a los requerimientos que de manera independiente establece el gerente ambiental del proyecto y se remite a los organismos correspondientes”, dice la nota.

EL MIDE informa que en varias oportunidades ha explicado que la verja no se construye sobre la línea fronteriza establecida por un acuerdo de ambos países en 1929; “tampoco cambia la delimitación y, por conveniencia para nuestro país, se ha construido dejando un espacio entre la verja y la línea fronteriza, pero esto no significa un cambio del trazado de la frontera ni la entrega de ese territorio al vecino país”.

Comenta que es infundado el temor de que esa parte del territorio nacional, de un ancho limitado, puede ser apropiada o dañada por los haitianos, porque con la “nueva infraestructura física y tecnológica todo el territorio fronterizo estará mejor vigilado y controlado, y se podrá impedir con mejores resultados cualquier acción negativa”.

Explica que este cambio será posible porque la verja incluye un camino de ambos lados para facilitar el patrullaje militar constante; además, torres de 10.00 metros de alto para la vigilancia, y cuando esté terminada la parte física, se le añadirán instrumentos tecnológicos que podrán registrar y comunicar los movimientos junto a la verja las 24 horas del día, sin importar las condiciones del tiempo. [OJO-Listín Diario]