El mundo, a nivel global y tal como lo conocemos, va hacia su extinción y el pueblo dominicano, hijo de la corrupción de los últimos sesenta años

0
246

Sólo hay que mirar cómo está el mundo y hablamos desde fronteras y espacios geopolíticos y observar las más de cinco guerras regionales que se están librando y las otras domesticas de pueblos y tribus y para caer en cuenta, de que la actual fase de civilización de los últimos ochenta años ha empezado a presentar los últimos pasos antes de su final.

EEUU ya no es la poderosa potencia unipolar que hasta hace diez años nadie discutía que era, como también, Rusia no es ni por asomo la potencia regional oculta que siempre se ha creído que sería, en tanto el brío y fueros de la Rusia de siempre, ayer con sus zares y ahora con Putin, evidencia que marca un camino de resurgimiento como una gran potencia multipolar y con un nivel de desarrollo y crecimiento tecnológico y tanto en su vida militar como en la civil, que por más que estadounidenses y europeos quisieran destruirla, se nota que prácticamente es imposible que pudiera suceder.

Obsérvese como Washington se ha centrado en ese cerrado apoyo armamentístico que le está ofreciendo a su estado vasallo Israel y con el único propósito de destruir a Palestina, mediante ese monstruoso genocidio, que de golpe está estremeciendo al mundo.

Tal apoyo, no es solo para evitar que Moscú desplace a Washington, sino para enviar el meta mensaje a naciones como Irán y todas las demás que se sienten sojuzgadas o amenazadas por el sionismo escondido detrás de EEUU, preferentemente todas las árabes y quienes, junto a más de 50 naciones sometidas al expolio judío-estadounidense, parecería que solo estuvieran a la espera del momento oportuno para dar el paso definitorio.

China Popular por su lado y junto a Corea del Norte ya muestran la determinación de respaldar a Rusia y en esa medida, todas las demás y como determinadas africanas, que todavía no han creído prudente independizarse de Francia, Reino Unido, Unión Europea y su ejército de mercenarios de la OTAN.

En Paralelo, las naciones o países BRICS (ahora unos pocos, pero en cualquier momento un bloque político y económico de 25) cada día muestran un acercamiento evidente al eje-Moscú-Pekín y el que solo aguarda el desenlace de la ya fase última de la operación especial rusa en Ucrania y para dar paso a una guerra regional abierta que desemboque en una guerra nuclear limitada o en su lugar y si los estrategas en Washington pierden la cabeza, hacia una última Tercera Guerra Mundial en donde el mundo que conocemos dejará de ser y la humanidad estará buscando ciegamente su exterminio al completo.

Ante semejante panorama, ahora resulta, que por un asunto de lucha por el uso del agua, Haití y llevada en su ignorancia y también ingenuidad, por esa terrible burguesía  de origen árabe y clase media de políticos corruptos que siempre le ha sojuzgado, cree tener razón con la construcción de un canal de trasvase de agua  en la parte baja de los 2.5 kilómetros del río territorial dominicano, Masacre, que entra en su territorio y que hecho “a la brigandina” y sin planificación alguna, sus constructores olvidaron, como igual su instigador principal, Claude Joseph (el enemigo más persistente que tenemos los dominicanos) que si el canal se construía por debajo del nivel de las aguas del río, debieron de hablar con la parte dominicana, en donde el Masacre cursa aguas arriba y desde su nacimiento en este país, para que se les permitiera subsanar su error y colocando electro bombas a modo de que el canal pudiera tener agua con regularidad.

No lo hicieron y como nacionalistas borrachos que entendían que había que humillar a los dominicanos y viendo ahora los resultados de su infantil inadvertencia, ahora tratan de mentirle a sus ciudadanos y haciendo creer, que, en respuesta, los dominicanos supuestamente le hemos bloqueado el curso de agua para su canal y lo que es absolutamente falso.

Para agregarle más sal a lo que de continuar devendrá en una gran tragedia y hasta peor que la del 1937, cuando abusiva e ilegalmente Haití instigó para que mucha de su gente inmigrara a Santiago, creara un sistema de comercialización y también hiciera, que a la fuerza, su moneda circulara libremente en todo el Cibao y que fue una situación  a la que por más vueltas que los dominicanos de entonces le dieron, no se llegó a un acuerdo razonable, provocándose luego la pérdida dramática de entre tres y cinco mil muertes violentas de haitianos transeúntes y la huida hacia su país de otros diez mil, parecería pues, que ahora y con un cambio de matices se quisiera la creación de un espíritu levantisco por la que la sangre de ambos pueblos pudiera ser derramada innecesariamente.

Desde esta perspectiva y de continuar los ultras nacionalistas de ambos países y sus aliados dentro de la clase gobernante haitiana, haciendo creer que, en este asunto del canal fallido y las aguas del Masacre, los culpables somos los dominicanos.

No se debería descartar, que como en Puerto Príncipe hay un débil gobierno provisional cercado por las guerrillas conformadas por ladrones y criminales, guerrillas financiadas en su mayor parte por la burguesía haitiana y la parte de su diáspora en EEUU y Canadá y de estadounidenses y canadienses de origen haitiano, más todas las oenegés que en la isla operan y junto con su hada madrina mayor, la  ONU, que empecemos a entender, que cualquier día podríamos encontrarnos con una especie levantamiento y hasta invasión de esa guerrilla y desde el país transfronterizo y lo que afectaría terriblemente nuestra seguridad nacional.

¿Porqué de la aprehensión?, porque el presidente Abinader, que es un dominicano de tercera generación de origen libanes, parecería que ha dado muestras más que sobradas de asociación de intereses con parte de la burguesía haitiana y teniendo a muchos de sus miembros como sus socios en este gobierno plutocrático suyo.

Entonces y si ese ramal de la burguesía haitiana es el que financia a las pandillas en la capital haitiana, ¿deberíamos los dominicanos creer que estamos salvaguardados?, muy al contrario.

Agréguesele a esto, que cuando se habla de Haití, la mayoría de la alta oficialidad militar de este país, que son personas adineradas y por los negocios y tráfico de influencias que sus subalternos tienen en la frontera y como el motor principal para el tráfico y trata de haitianos ilegales y que sepamos, el gobierno no ha podido o tal vez no ha querido, que ese ramal corruptor pudiera ser eliminado.

Instamos pues y ante los peligros que acechan desde el occidente de la isla, que los dominicanos prestemos atención sobre lo que se está gestando y también, que nuestra prensa deje de alarmar, mentir y difamar en lo relativo a ese canal fallido y sobre todo desde las infames redes sociales y sus lupanares mediáticos. Lo decimos y por una simple y contundente razón de patria.

Y la que nos obliga a puntualizar, que el mundo, a nivel global y tal como lo conocemos, va hacia su extinción y el pueblo dominicano, hijo de la corrupción de los últimos sesenta años, podría y por ciertas complicidades criollas, no tener posibilidad de sobrevivir a una guerra de guerrillas proveniente del pandillerismo haitiano. Con Dios. 31.03.2024