viernes, septiembre 24, 2021
InicioPor el Ojo de la CerraduraEl terrible destape de la operación Falcón estremece a la sociedad y...

El terrible destape de la operación Falcón estremece a la sociedad y hace temblar al país político, mientras en el partido de gobierno y de inconscientes, allí creen que se han salvado y que las culpas tampoco les llegan y lo que no es así. Ya se verá

Rotundamente, el efecto Falcón ha caído como un jarro de agua fría entre dirigentes, políticos, empresarios y lideres de opinión, quienes por una y otra causa sienten que están implicados, directa o indirectamente dentro de ese tejido popular criminal de corte amplio y desde el interior del país.

En este sentido y después de conocer y apreciar en toda su magnitud lo relativo a semejante destape y persecución judicial hasta ahora inédito y experimentar aquello, de que se evidencia, que la Procuraduría General de la República, vale decir, el Poder Ejecutivo indirectamente, ha sido el motor de este cambio de dirección en la investigación judicial y sin duda, motivado por el  apoyo cierto y hasta logístico de la DEA estadounidense, ya nadie tiene dudas de que el narcotráfico como el lavado de activos son piezas importantes de la criminalidad en toda la República.

A nuestro modo de ver, parecería que un nuevo paradigma se inicia en la conducción del Estado y del gobierno de la República, toda vez que hasta ahora ningún gobierno anterior había hecho nada tan significativo como lo de ahora y en tan corto tiempo, para cortar de raíz el cuerpo de la criminalidad, que, por lo visto, no es broma cuando se habla de que ahoga a la República.

Lo primero que observamos, es, que cuando ayer decíamos que este nuevo entramado criminal nació en el gobierno de Leonel Fernández y adquirió cuerpo en el gobierno siguiente del PLD, de Danilo Medina Sánchez, no solo que no especulábamos, sino que tampoco mentíamos y que por lo contrario, tratábamos de hacer conciencia en cuanto a que la criminalidad del narco como del lavado de activos había penetrado tan hondamente en el cuerpo de esta nación, que ni las iglesias y menos la mayoría de los mass media, análogos y digitales, tradicionales o no y sea por acción, omisión o complicidad y con muchos de sus periodistas a nivel de dirección y de jefatura de redacción como productores de radio y televisión y hasta tertulianos en programas de opinión manipulada o influenciadores en las redes sociales, eran parte del entramado criminal y lo que se comprobará en los días por venir y sobre todo, cuando los seis capos fugados sean atrapados.

Viendo lo anterior, necesariamente que hay que entender y comprender el paso tan enérgico y temerario que Abinader ha iniciado y con miras de acabar de una buena vez con todo este entramado criminal del narcotráfico y el lavado de activos y al mismo tiempo y esto hay que analizarlo a mayor profundidad, colocando entre la espada y la pared a la mayoría de las empresas, industrias y sector financiero, que de una u otra manera se nutrían de los más de 10 mil millones de pesos que esa empresa criminal había logrado desenvolverse en todos estos años y que recordamos, algunas de ellas tienen  que ver con las que y a través de sus dueños o gerentes, se oponen radicalmente a que el gobierno les imponga nuevos impuestos sobre sus ganancias netas o la tan esperada reforma fiscal.

Recordando esto último, por obligación hay que hilvanar y entender, que esta guerra abierta que el presidente ha emprendido contra el narco y el lavado de activos, también está motivada en la temeraria oposición de ciertos empresarios e industriales así como determinados barones mediáticos, negados a aceptar, que por ejemplo, solo ese volumen tan amplio de ingresos y beneficios obtenidos en los meses de pandemia, de mas de un 50 % sobre sus ingresos y beneficios normales, el Estado debe quedarse con no menos el 30 % para aumentar el presupuesto de los gastos sociales de emergencia y para cubrir las necesidades urgentes y sentidas de salud de los miembros de la clase media en quiebra y de los mas necesitados dentro de los ciudadanos de a pie.

Entonces y si se siente y se entiende lo anterior, por obligación hay que entender, que en el terrible ajedrez político en el que el primer mandatario se mueve, asestarle este golpe decisivo al narcotráfico y al lavado de activos originado en dominicanos, es la mejor oportunidad que el gobierno tiene para poner en cintura al empresariado en sentido general y como lo era antes con Balaguer, en cuyos años, el empresariado nunca fue más poderoso que el Estado y lo que vino a suceder con la entrada de los gobiernos del 1979 al 2020: Antonio Guzmán, Salvador Jorge Blanco, Joaquín Balaguer, Hipólito Mejía, Leonel Fernández y Danilo Medina Sánchez, que se desenvolvían, repetimos con la excepción de Balaguer y en particular los dos últimos presidentes de este listado, como socios y cuidadores de los intereses, negocios y capitales de la alta burguesía.

Y que ha sido la razón fundamental de que esos presidentes fueron los manejadores y apoyadores de la gran corrupción política, administrativa, empresarial y mediática que ha nacido en este país y que ha sido la razón de peso y de pesos, por la que el Estado se ha convertido en un ente delincuencial que abarca instituciones tan importantes como las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional y los organismos de inteligencia y contraespionaje y en los descentralizados, senadores y diputados y gobiernos municipales, dando por resultado, la terrible inversión de valores morales que corroe o carcome las instituciones y a mucha gente de nuestra nación.

Con razón decíamos ayer y refiriéndonos a los gobiernos de Danilo Medina Sánchez, que “todo el esquema criminal anterior, demuestra la debilidad, al parecer congénita del Estado Dominicano y debido al escape de responsabilidades de políticos y gobiernos, solo así se explica, que simples ciudadanos hubiesen podido montar la especie de estado paralelo que el Clan Falcón nos tira en cara.

“Todos deberíamos auto revisarnos, pues esto no puede seguir de la forma tan temeraria como se vive. Ahora se entiende el empeño del presidente Luis Abinader por actuar en firme contra la corrupción política, empresarial y mediática y la delincuencia criminal, que desde tiempos del gobierno de Danilo fue montada y no directamente por este y en lo que, a Abinader hay que apoyarle decididamente.

“No se olvide tampoco y esta mención como simple dato accesorio y no de culpabilidad directa, en cuanto a que el ex super ministro, Gustavo Montalvo Franco, es de Santiago y uno de los suyos, Franklin Franco, reo condenado por narcotráfico, lo es también.

“Mientras tanto, hay que aplaudir el accionar del triunvirato que conforma el ministerio público central, la PGR y que es precisamente el que muchos queremos y despojado de revanchismo y persecución política”.

La profundidad pues, de lo que está aconteciendo desde la PGR con relación al caso Falcón, es uno tan significativo y hasta si se quiere radical, que habría que decir, que el terrible destape de la operación Falcón estremece a la sociedad y hace temblar al país político, mientras en el partido de gobierno y de inconscientes, allí creen que se han salvado y que las culpas tampoco les llegan y lo que no es así. Ya se verá. (DAG)

RELATED ARTICLES
- Publicidad -
Por el Ojo de la Cerradura

Mas Populares

Recent Comments