Embargo de cuentas y condena a clínica Corazones Unidos y por negligencia médica, es un duro aviso a la clase médica

0
115

En estos tiempos y desde la pandemia para acá, que se ha visto, que ser médico, es a la fecha una profesión que hay que verla con profunda sospecha y desde que se comprueba, que para el llamado nuevo orden mundial que se propaga desde Davos, esa profesión se la tiene como el brazo ejecutor del nuevo plan de exterminio en masa de la humanidad, resulta motivador saber que pacientes y enfermos dominicanos tienen una garantía de que contra ellos no se cometan atropellos que impliquen la perdida de sus vidas o facultades.

Por eso, vemos con interés las decisiones judiciales recientes de condena y embargos de cuentas de la clínica Corazones Unidos y por dos casos clínicos presentados allí, por medio de los cuales, dos pacientes debieron de elevar recursos de defensa ante el Poder Judicial.

Esto quiere decir, que, de ahora en adelante, los miembros de la clase media deberán actuar con mayor dedicación hipocrática y no tanto mercurialista a favor de sus pacientes y en apoyo a la confirmación de su buena calidad profesional y que en lo administrativo, la burocracia de los centros médicos debe de ser más diligente y preocuparse, de que por su falta de celeridad en respuestas, centros médicos y especialistas afamados, de pronto se vean confrontados ante su propia capacidad profesional. (DAG-OJO)