En el Gobierno deberían de hacerse un replanteamiento de sus políticas y tomar un segundo aire y cuando aún tiene tiempo, porque si no….

0
243

El mayor error de todo político es mostrar una demasiada confianza en sí mismo, endiosarse o llegar a creerse que es insustituible, pues a partir de ahí el camino hacia la caída podría garantizarse y hasta hacerse imparable y mucho más si se está en el ejercicio del poder.

Y que es la situación que estamos viendo, que parecería, que es el espíritu que vive entre los capitostes del Partido Revolucionario Moderno (PRM) quienes, mostrando un desprecio inaudito hacia la atrapada opinión pública, parecería que juran y perjuran y con todo y sus errores, que no habrá fuerza política o humana que les pudiera desplazar del poder el 19 de mayo.

Apuntando este aspecto, es más que notorio, que por “la intrepidez” de como el oficialismo actuó en las pasadas elecciones municipales del 18 de febrero, en las que realmente cometió un fraude gigantesco en base a compras de votos, candidaturas, uso fraudulento de los recursos públicos y no solo en lo que tiene gran culpa, sino que también hay que observar como esa cortina de dinero ilícito desde el poder “nubló” el entendimiento de tantos opositores, quienes sabiendo que el gobierno iría por todas con tal de arrebatar electoralmente, real  y sospechosamente, no hicieron absolutamente nada para impedirlo. Más bien, facilitaron que el gobierno ganara esas elecciones.

Precisamente por estas dos realidades, más lo otro del terrible accionar de inescrupulosa complicidad por parte de la Junta Central Electoral (JCE) cuyo pleno y desde que se iniciara el trasiego de compra y venta de electores y a las mismas puertas de todos los colegios electorales, prácticamente miró al otro lado, mientras el oficialismo cometía el descomunal fraude contra la libertad de escogencia de los electores y el que todavía continua en una escala mayor con la resistencia del Tribunal Superior Administrativo (TSA) a conocer de la retención abusiva de fondos públicos especializados a favor de los partidos que concurren a las urnas.

Agréguesele a su vez, que, por esa terrible complicidad mediática a todos los niveles y que ocultó a los votantes el fraude que se perpetraba en su contra, ahora y ante el traqueteo que se está dando con miras de que el oficialismo repita su ilícito pero a mayor escala, que se sopese, si para mayo 19 se repetirá la misma escenografía cómplice de todas las fuerzas políticas y sociales, sociedad civil incluso y para garantizarle al PRM una victoria municipal “holgada”, pero que de tan gran desfachatez y como se dio, que el oficialismo no se sintió con fuerzas para celebrar su extraño y sucio “triunfo”.

Ahora se está preparando la puesta en escena de como lograr que el presidente-candidato Luis Abinader sea apartado del debate presidencial, al que se le invitó y que rápidamente aceptó, que, patrocinado por los más poderosos grupos económicos y financieros, todos estos decidirán por sus resultados, si efectivamente apoyan la reelección o se inclinan por la mejor opción opositora.

En realidad, de lo que se trata, es de montar una gran pantomima que justifique otro “triunfo” electoral a favor de los sectores de la clase gobernante, que tienen todas sus apuestas a intereses a favor del presidente en funciones.

Sin embargo y recordando aquella campaña electoral del 1978, con un Balaguer que volvía a otra reelección y fundamentada en el extraordinario catalogo de obras que aquel estadista hiciera en sus primeros doce años en el poder, con todo ello, la gente le dio la espalda ¿y por qué lo hicieron?, porque todo el mundo a nivel de clase media y ciudadanos de a pie estaban cansados de la continuidad de un gobierno desarrollista pero enfangado en una gran corrupción hija del anillo palaciego y que tenía prácticamente prisionero a aquel presidente.

Ya mismo y por lo que se está viendo, en el oficialismo son reacios a captar, que el mismo espíritu de rebeldía a empezado a tomar cuerpo en el ánimo de la nación y prácticamente por la misma razón: Corrupción a gran escala y desprecio de la voluntad popular.

Pero a diferencias de febrero, las candidaturas importantes son las presidenciales y las cien mejores que aspiran al Congreso Nacional y en este contexto, solo si el gobierno lanza a funcionar la maquinita de hacer papeletas, es que se entiende que podría darse un triunfo gubernamental que toque a arrebato y por lo evidente y también desconcertante, que la mayoría de los electores están prestos a vender sus votos.

¿Dónde está la diferencia?, que si el gobierno y su partido fracasan y no logran disminuir la amplia tasa de rechazo que ahora les acompaña  o si la oposición logra hacer creíble con uno que otro de sus candidatos presidenciales  y por el solo hecho, de que el público se arrebate con el desenvolvimiento del expresidente Leonel Fernández de la FP o que ocurra  “el milagro del pan y los peces”, que significaría, que el actual alcalde de la ciudad de Santiago, Abel Martínez, diera la sorpresa con un discurso nuevo que sintonice con la fuerte composición del voto joven, personificado en las generaciones Y.X y Z .

Todavía más, recordamos, que en POR EL OJO DE LA CERRADURA no tenemos aun ninguna preferencia electoral y si partimos de la realidad, de qué siempre esos gobiernos y sus gobernantes han sido contestatarios a nuestra manera independiente y en lo profesional, de asumir posturas críticas en lo institucional. Por lo que un nuevo gobierno de Abinader, como de Leonel y del PLD, para nosotros no significarían nada nuevo, ya que ellos coinciden en solo querer alabarderos, sumisos, genuflexos medios y periodistas que se corrompan y un pueblo de idiotas que les siga ciegamente.

Tampoco olvidamos, que debajo de cualquier yagua suele salir algún alacrán y precisamente por ello, entendemos, que, si el gobierno fallara de aquí al 19 de mayo, tanto Leonel o Abel o ambos, podrían alzarse con el santo y la limosna, no solo en el debate del próximo 24 y sí fundamentalmente el día del matadero electoral el 19 de mayo.

Naturalmente, de todos, Abinader y por ser el gobierno en funciones, es quien tiene mayor capacidad de maniobra y lo que le da cierto tipo de beneficio, pero si la oposición logra que el factor mediático y al día siguiente del debate se vaya de boca a su favor, los espacios entre gobierno y oposición, seguro que se acortarían a favor de la oposición.

Teniendo esto presente, es la razón de que puntualicemos, que en el Gobierno deberían de hacerse un replanteamiento de sus políticas y tomar un segundo aire y cuando aún tiene tiempo, porque si no…Con Dios. (OJO) 04.04.2024