En vez de manifestar la desconcertante ola de odio anti haitiano por parte de lo peor en las infames redes sociales y los grupos ultranacionalistas. Se impone el sentido común y mucha templanza

0
133

Se sabía, que, en este país, un grupo de radicalizados anti haitianos se encontraban al acecho de tener la oportunidad de tirar su odio contra el pueblo haitiano y por lo que se ha visto, la oportunidad les ha llegado.

No han reparado absolutamente en nada  que fuera de gente decente y educada, para insultar a toda una nación que desde hace más de 110 años no tiene ningún reclamo territorial o de guerra contra República Dominicana y al contrario, esos fanáticos, también negros y mulatos, pretenden hacer creer como si los haitianos y dominicanos que nacimos y para poner una fecha, desde el 1930 del siglo pasado, somos responsables de los hechos anteriores y pre-independencia, de violencia instigada por potencias coloniales en guerra, quienes de alguna manera querían quedarse con la isla entera.

Ahora, el pretexto es, la construcción de un ridículo canal de desvío de aguas del rio Masacre y por parte haitiana, mientras en honor a la verdad, este país ha construido cuatro con parecido propio de irrigar tierras cercanas para fines agrícolas.

Desde luego, a nivel técnico hay discrepancias y las argumentaciones a favor o en contra han llegado a un matiz político y mediático, que parecería que no exista posibilidad alguna de entendimiento.

Anoche, el presidente Abinader planteó al respecto la posición oficial dominicana y si bien se mostró firme en su pedido de que cese la construcción, tampoco dejó cerrada la puerta del diálogo, como también hizo ver, que ahora en la sede de la ONU donde concurrirá hoy a los trabajos de la Asamblea General, entendía que podría desarrollarse el escenario neutral para que tanto él como su par haitiano dilucidaran de una manera concreta  el contencioso abierto y el que ahora está lacerado por los sentimientos nacionalistas más vario pintos.

Sin embargo, parecería y a propósito del referido canal de riego de desvío de aguas de un rio limítrofe, que hay otra situación que no se ve y que por lo visto, marca el origen de la construcción: Un proyecto de minería subterráneo de explotación de una mina de oro en la localidad la Nieta (Dajabón) y que acaba de revelar una investigación realizada por el medio digital haitiano, AyiboPost  (373 Ave John Brown Port-au-Prince, Ouest, HT- https://ayibopost.com) fundado en el 2014 y que dirige el periodista y editor Ralph Thomassaint Joseph, que hasta donde sabemos, es un estadounidense de origen haitiano.

El trabajo investigativo lo reprodujimos en nuestra cuenta de X e invitamos a que los lectores lo conozcan, por lo menos, es un punto de referencia que creemos puede contribuir a que surja un punto de vista de interés común y que es una aspiración que todo medio de comunicación y de información de masas, análogo o digital debe tener. (DAG-OJO)