Es absurdo plantear aquello, de que, si entre dos políticos puede haber algún tipo de reconciliación sobre intereses opuestos, cuando en política, lo único que prima son intereses y estos siempre cambian

0
205

Todavía no se entiende el empeño de algunos dentro del sector mediático, de querer entender, que entre dos políticos y en particular dos expresidentes de la República y ambos en la oposición al gobierno del presidente Luis Abinader, hubiese habido una reconciliación y porque supuestamente muchos analistas y periodistas les atribuyen un cierto distanciamiento que rozara en lo personal.

Desde luego, esto no quiere decir, que los señores Leonel Fernández y Danilo Medina no tengan las veleidades tan propias de la baja burguesía y en donde desde pequeños, muchos individuos son capaces de mostrar las peores pulgas e inquinas en materia de otros individuos, quienes ya adultos, son reacios a pasarse ni la menor provocación.

Pero entre políticos, es simplemente imposible que esto ocurra, porque en ese tipo de personas, el oportunismo como la hipocresía, ciertamente que siempre estarán a flor de piel y hasta es parte de su personalidad pública y, además, cada uno, es decir, todo político de oficio llega un momento que cuando sus intereses pudieran quedar disminuidos, a lo inmediato se recomponen y pactan hasta con el mismo demonio.

Por supuesto, al decir esto, tampoco es que no pudiésemos presumir de que en algún momento los políticos se irriten entre sí y mucho más, cuando en el trazamiento de tácticas y estrategias siempre habrá quien afectará de alguna manera los planes del otro y por eso nunca se deberá descartar, que por más irritados que estén, sorpresivamente hagan un alto, se ajusten a las mejores fórmulas de convivencia y que es lo clásico, cuando los adversarios mutuos quieren colocarles entre la espada y la pared.

Además, ¿qué importancia tiene que tanto Leonel como Danilo en algún momento se molesten y hasta se digan un san Antonio -lo propio de todo humano- y mucho más, cuando lo que está en juego es la búsqueda del ejercicio del poder, colectiva o individualmente?

Ahora, a quien siempre le interesará meter cizaña y con mayor ahínco entre estos dos expresidentes, es al político que esté en el gobierno y al partido que le sustenta y quienes utilizando sus sargentos políticos mediáticos de a tanto por palabra, hacen que sus sicarios escenifiquen un escenario, que, llegado un momento, al ciudadano común se le hace creer que en verdad se trata de un pleito entre irreconciliables.

Y precisamente, porque esto es lo que está ocurriendo, fue que los sicarios mediáticos lograron crear el torcido y equivocado ambiente de una expectación falsa, sobre una supuesta reconciliación y abrazo  condigno y al ocurrir el pasado lunes, la reunión de reforzamiento a planteamiento de políticas y posicionamientos que los miembros de la  alianza opositora Rescate RD, que en estos momentos es el mayor dolor de cabeza que tiene a su frente el protagonista de la relección presidencial y de la que, por los pasos desesperados de los propagandistas oficiales, parecería que el gobierno no ha podido desarticular.

Sí, se habla de que uno o cualquiera de los tres principales candidatos presidenciales opositores, supuestamente se iría con Abinader y que es un hecho que los sicarios mediáticos quisieran que se presentara, pero no que políticos de experiencia y de peso pudieran incurrir en semejante despropósito.

Sin embargo, Abinader y su PRM, sí que se anotaron un punto a favor, cuando lograron que la República entera estuviera pendiente a lo de la reunión y la supuesta “reconciliación” que se produciría en la misma y la que nunca sucedió y por la sencilla razón, de que la reunión privada entre los cuatro candidatos presidenciales opositores, esa, de veinte minutos en un salón contiguo al del acto, fue el desmentido a lo absoluto de que había un distanciamiento personal, sobre todo entre Leonel y Danilo, cuando lo único que había ocurrido, fue que ambos y por razones de agenda por un lado y luego de enfermedad sorpresiva de Danilo por el otro, no habían podido coincidir físicamente, aunque telefónicamente la comunicación era abierta y bien que se puede calificar de recurrente.

Fijémonos que no había necesidad sobre alguna supuesta reconciliación, cuando el candidato presidencial del PRD, Miguel Vargas Maldonado, al pronunciar las palabras principales y a nombre de los dos expresidentes y el alcalde de Santiago y dos y con la excepción de Danilo, en calidad de candidatos presidenciales de sus respectivas formaciones políticas, reiteró y ratificó que cada uno iría solo a la primera vuelta electoral, pero que a la segunda, quien de ellos haya sacado la más alta votación sería apoyado de inmediato y solidariamente por los otros.

Ese, que fue el mensaje-testimonio más importante y de una oposición que ratifica a su más alto nivel que va unida a los comicios de mayo 19, debió de ser el mayor titular principal de los medios escritos al día siguiente y lo que no fue así y por lo que, dicho sea de paso, los tres candidatos, ya saben que la mayoría de los mass media están en su contra y, en consecuencia, seguro que habrán trazado una estrategia común luego del feriado mayor que hoy se inicia.

Teniéndolo presente, nosotros entendimos lo que desde las filas opositoras se anunció, en cuanto a que, a partir del lunes primero de abril, el gobierno, el PRM y su prensa tendrán la respuesta de lugar a las pretensiones de esos contrarios gubernamentales y mediáticos, por evitar que Rescate RD gane las elecciones.

Esto quiere decir, que el presidente Abinader, que es un político de mucha suerte y que sabe pelear abajo, debería preocuparse por entender, cuáles son las cartas que los opositores van a utilizar en su contra y olvidarse de si Leonel y Danilo “están peleados” o de si Hipólito, el otro expresidente a su favor, lograría tener éxito en sus hirientes, capciosas y salvajes ironías, que para el 2020 fueron de utilidad, pero que cuatro años luego no tienen la efectividad de aquel entonces.

Nosotros y de hecho, descartamos a lo absoluto, que a estos momentos pudiera haber algún tipo de desencuentro en las filas opositoras y desde su liderato mayor. Muy por lo contrario, también vemos, que los estrategas publicitarios de RescateRD y principalmente, el experimentado gurú afrancesado que el PLD muestra, tienen la suficiente inteligencia, capacidad y experiencia para saber enfrentar cualquier contingencia y sobre la marcha, ofrecer una respuesta inmediata y contundente.

¿Se entiende el por qué decimos, que es absurdo plantear aquello, de que, si entre dos políticos puede haber algún tipo de reconciliación sobre intereses opuestos, cuando en política, lo único que prima son intereses y estos siempre cambian? Con Dios. (DAG) 28.03.2024