¿Guerra por el agua? La malsana desinformación que se ha propagado y haciendo creer lo que no es, ha llevado a que en las redes sociales se haya desatado un necio espíritu bélico, que, si no es detenido, ahondará la crispación y el odio

0
273

Todavía no entendemos el por qué medios de comunicación y los lupanares mediáticos desinformativos en las redes sociales, contribuyen de manera tan perversa a ahondar las crispaciones y el odio contra Haití y a cuentas de un canal de trasvase, que construido aguas abajo del Masacre y en su territorio, en nada perjudica a nuestra nación.

Lamentablemente y unos por mercurialismo y otros por política opositora y la mayoría por necedad y maldad, están actuando y tal como si fueran robots diseñados por EEUU y Francia para que en un momento dado, la intervención militar extranjera y humanitaria, en base a organizaciones no gubernamentales enemigas de la dominicanidad, pueda dar como resultado la intervención extranjera ampliada y que desde el exterior se quiere en la isla entera y arrastrando la secuela de perdida de las soberanías respectivas de los dos países que componen la misma isla.

Desde el primer momento advertimos, que al originarse el río Masacre en territorio dominicano y al ser un río territorial y al tener 48 de sus 55 kilómetros y quedando aguas arriba, la construcción del canal de trasvase que Haití ha estado haciendo en su territorio, recuérdese que le llegan 2.5 kilómetros de recorrido del Masacre y aguas abajo, para nada afecta los intereses nacionales.

Pero se ha mantenido una grosera campaña desinformativa y con miras de poner en ridículo al presidente Luis Abinader y por aquella mala interpretación suya sobre las implicaciones de un problema de interpretación creado artificialmente, que por lo que se está viendo y dado el cómplice silencio mediático en busca de mayor privilegios y canonjías, parecería que faltaría poco para que estallara una absurda guerra por el agua.

Todos los expertos hídricos que tenemos y especialistas con buena intención deben hacer valer sus juicios y opiniones técnicas y deben ser llamados y para que expliquen lo que racionalmente ahora parecería que nadie quiere entender.

De ahí que puntualicemos: ¿Guerra por el agua? La malsana desinformación que se ha propagado y haciendo creer lo que no es, ha llevado, a que en las redes sociales se haya desatado un necio espíritu bélico, que, si no es detenido, ahondará la crispación y el odio. Con Dios. (DAG-OJO)