Hay que tener mucha cachaza y guardar silencio cuando a su administración se le señala, como una que gastó 29 mil millones de pesos en equipos y materiales electrónicos y encima, con una parte que no fueron entregados

0
179

O en este país todos nos hemos vuelto corruptos o el mundo político corruptor ha logrado al fin lo que todo delincuente de cuello blanco quisiera: Que la impunidad absoluta se apodere y se haga dueña de la vida nacional.

Solo así se explica, que desde el ministerio de Educación se rinda un informe sobre el gasto extraordinario en la administración de Roberto Fulcar, en la compra de equipos y útiles electrónicos y advirtiéndose que hubo una parte de los mismos que nunca fueron entregados y que se encuentran escondidos en almacenes y desde el Gobierno o ninguna otra instancia del poder se haga lo mínimo, salvo la difusión de la información, de por lo menos pedirle explicaciones al exministro Fulcar, quien para colmos y con el pretexto de que “ha estado enfermo” guarda un silencio que ciertamente desdice de su “acrisolada” conducta moral.

Desconocemos, si la extraña como irritante situación se da porque un hermano diputado del exministro, se permitió el atrevimiento de amenazar a medios, periodistas y a quien sea, de llevarlos ante los tribunales si se formulan las imputaciones o reclamos de lugar para que el exministro de Educación y en la actualidad ministro sin cartera, explique a la nación , lo que a todas luces es una grosera anomalía que ha afectado decisivamente el dinero de los contribuyentes y por consiguiente el patrimonio público.

Al mismo tiempo y por el reporte aludido y que estamos publicando en la sección El Pais Político y desde antes de ayer y originado en principio en el matutino gratuito DL, se plantea con pelos y señales como fueron gastados semejante suma de dinero y se desnuda la implicación directa del llamado PNUD en transacciones financieras vestidas de aparente moralidad y lo que de buenas a primeras, nos habla críticamente y en cuanto a que la burocracia de organismos internacionales radicadas en este país, aparentemente también ha caído como parte principal en el desbarajuste administrativo y accionar de corrupción a gran escala que ha tenido como protagonista la cartera de Educación y desde la pandemia del Covid-19 al presente.

¿Cómo es posible y esta es la gran interrogante, que semejante situación tan escandalosa haya sido ocultada a la nación y que absolutamente nadie en la oficina del Defensor del Pueblo, Tesorería o desde el Congreso Nacional y para no hablar desde la misma presidencia de la República, nadie se haya pronunciado o desde el mismo PRM y cuyas cabezas se ufanan de decir que pertenecen a un partido político de absoluta limpieza administrativa?

Tampoco puede ser, que aquí todos nos hayamos insensibilizado y al extremo, de que ningún tipo de latrocinio, robo de los dineros públicos o corrupción desde el poder, llame ya la atención y al contrario, todo el mundo mire hacia otro lado.

Y en esto último, ¿cómo se explica que los mismos medios de la prensa mercancía y sus periodistas y las dos o tres fulanas que tienen programas de supuesta “investigación”, absolutamente nadie se haya pronunciado y demandado explicaciones y máxime, cuando son esos mismos medios y periodistas los que publican los informes, que como el que comentamos, debería de llamar la atención de sus directores, jefes de redacción y redactores?

Realmente, da vergüenza que esto esté ocurriendo y mucho más, cuando quien se supone es el responsable del uso de esos recursos y el destino dado, debería ser el primero en pronunciarse, asumir sus responsabilidades y ponerse a la orden del ministerio público central o que este mismo -nos referimos a la procuraduría general de la República- y simplemente porque la situación se ha hecho pública, de inmediato hubiese abierto una investigación amplia sobre este particular.

No estamos diciendo que Fulcar sea esto o aquello en términos de critica moral, sino que le exigimos y como ciudadanos que pagamos impuestos, que rinda cuentas sobre el proceder que se entiende solo es de su responsabilidad.

Pero si grave es lo revelado, más todavía es descubrir, que, en el discurso presidencial de rendición de cuentas de los años 2020 y 2021, parte de los datos que ahora se vierten del informe revelado, han sido expresados y con lo que ciertamente, Fulcar ha arrastrado al mismo presidente Abinader a una situación muy de compromiso moral, que, en un año preelectoral, sin duda deberá de ser uno de los puntos duros de confrontación pública.

También está lo otro, ¿cuántos de familiares y allegados de los tres expresidentes que tiene este país o de senadores y diputados, en la actualidad pudieran ser investigados y por haberse beneficiado colateralmente de lo que parecería que es un soberbio despilfarro? y si vamos a ser más críticos, ¿cuántos negocios y allegados de ejecutivos mediáticos también se les benefició y por lo que callan y se hacen los desatendidos?

Solo esta pregunta: Al 31 de marzo de 2023 y como dice el informe, “en el Almacén del Gabinete de Transformación Digital para los Equipos Tecnológicos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), del Ministerio de Educación (Minerd) había 281,417 laptops, netbooks y tabletas, de la licitación internacional realizada a finales de 2020 para la compra de 800,000 dispositivos para ser usados en la educación a distancia que, junto a otros componentes electrónicos guardados en el depósito, tienen un valor de 4,120,015,820.69 pesos”. ¿Realmente fue así?

Definitivamente, entendemos que nada de lo que se dice en el citado informe puede ni debe seguir oculto y que, si al final es lo que va a suceder, entonces olvidémonos de transparencia y sana conducta desde el poder y admitamos de una vez y por todas, que República Dominicana ha sido convertida, no en una republiquita bananera, sino en una verdadera cueva de corsarios y de piratas.

De ahí que concluyamos diciendo, que hay que tener mucha cachaza y guardar silencio, cuando a su administración se le señala, como una que gastó 29 mil millones de pesos en equipos y materiales electrónicos y encima, con una parte que no fueron entregados. Parece que, para los delincuentes de cuello blanco del área pública, Dios no existe y por eso en el gobierno callan. (DAG)10.05.2023