Lo advertido ha sido cumplido en Ecuador

0
67
Lo advertido ha sido cumplido en Ecuador

Se espera que, guiado de la mano del FMI, Ecuador pueda encontrar el camino que lo saque de sus apremios fiscales y mejore la calificación de riesgo crediticio

Bajo el título “¿De qué cojea el plan de Daniel Noboa para Ecuador?”, en la sección Economía de esta diario fue publicada una historia el 24 noviembre pasado que daba cuenta de que en un periplo por Estados Unidos al entonces flamante presidente Daniel Noboa debió habérsele hecho muy difícil explicar a los organismos internacionales e inversionistas extranjeros cómo asegurar la sostenibilidad fiscal en Ecuador si aplicaba las reducciones de impuestos prometidas en campaña y reiteradas luego de ganar las elecciones.

El periplo se produjo en un escenario de creciente preocupación por la solvencia del Estado ecuatoriano para cumplir con el servicio de su deuda y en el que el fisco recibía presiones para aumentar las inversiones en seguridad, salud, educación e infraestructuras. Se preveía que el país andino cerrara el año 2023 con un déficit del 5 % del PIB y una prima de riesgo de alrededor de 2.000 puntos.

Ya la agencia calificadora Fitch había rebajado a mediados de agosto de 2023 la nota de Ecuador a «CCC+» desde «B-«, citando un aumento de los riesgos de financiación derivados de un significativo deterioro de las cuentas fiscales y advirtiendo que la capacidad de pago de Ecuador se verá sometida a mayores presiones ante la amortización de la deuda con el Fondo Monetario Internacional a partir de 2025.

Y a principios de diciembre, el FMI hacía un llamado a Ecuador para que profundizara las reformas económicas a fin de garantizar la sostenibilidad fiscal y mejorar el acceso del país a los mercados de deuda.

Días después, el 19 de noviembre, la Asamblea Nacional de Ecuador aprobó una reforma tributaria presentada por el presidente Noboa, la cual no llenó las expectativas porque no alcanzaba para un cuadre convincente de las finanzas públicas.

Las medidas más importantes de esa reforma fueron una amnistía o condonación tributaria, auto-retenciones para los grandes contribuyentes y devolución de Impuesto al Valor Agregado (IVA) a las personas naturales y las sociedades que pagaron el IVA en las adquisiciones locales o importaciones de bienes y servicios para la construcción de proyectos inmobiliarios, un incentivo para los establecimientos de alojamiento en el sector turístico para que estos puedan cobrar tarifa de 0% de IVA cuando las ventas sean a turistas extranjeros y otro incentivo para que las nuevas inversiones de turismo desde USD 100.000, no tengan Impuesto a la Renta por siete años.

La muestra más elocuente de que esas reformas no resultaron satisfactorias para lo que esperaban los mercados es que a principios de 2024 la calificadora de riesgos estadounidense S&P Global Ratings mantuvo en B- la calificación crediticia de Ecuador, pero bajó la perspectiva de la calificación desde estable a negativa.

La propia calificadora explicó que el cambio en la calificación se debió a que el desempeño fiscal de Ecuador se ha deteriorado y la capacidad del Gobierno para implementar políticas correctivas probablemente se verá limitada por su corto mandato y por la necesidad de hacer frente a la crisis económica y a la creciente violencia.

Pero el anuncio reciente del presidente Noboa y el FMI de que se pactarán de acuerdo de financiamiento en Ecuador ha traído la esperanza de que se revierta la situación fiscal ecuatoriana.

El jefe para el Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Rodrigo Valdez, ha asegurado que es factible que Ecuador suscriba dos acuerdos: un Servicio Ampliado (SAF) y Servicio de Resiliencia y Sostenibilidad (SRS). Finalmente, el 7 de marzo de pasado, la portavoz del multilateral, Julie Kozack, confirmó que Ecuador discute oficialmente un acuerdo con el FMI desde hace pocas semanas.

Lo que se espera es que, guiado de la mano del FMI, Ecuador pueda encontrar el camino que lo saque de sus apremios fiscales y baje el riesgo país, que de 470 puntos en que estaba en agosto de 2017, llegó a subir el 15 de noviembre a 2,054 puntos, y aunque desde entonces ha bajado hasta los 1,321 puntos a principios de marzo, todavía está en niveles muy altos.

Le puede interesar: Gobernador Valdez Albizu se reúne con el presidente ejecutivo del FLAR

Fuente: Hoy