miércoles, junio 19, 2024
InicioDe aquí y de alláLo prudente debería ser, demorar cualquier tipo de reforma fiscal o constitucional,...

Lo prudente debería ser, demorar cualquier tipo de reforma fiscal o constitucional, por lo menos hasta que el panorama internacional de guerra se aclare, de lo contrario, una poblada no la despintaría nadie

Todavía la actual administración 2020-2024 del presidente Luis Abinader tiene plazo a termino al 16 de agosto próximo, por lo tanto, lo lógico debería de ser, que antes de emprender una atropellante serie de reformas de matiz estructural, en el gobierno concentraran su atención en todo lo relativo al tétrico panorama internacional de guerra abierta en varios frentes a la vez y el que de una u otra manera afectará el desenvolvimiento de la mayoría de los países y para no hablar solo de República Dominicana.

Con relación a esta nación, el ambiente luce mucho más incierto y si se toma en cuenta la situación del país transfronterizo, donde y dentro de unos días se instalará un  nuevo primer ministro hijo de intereses tan diversos como la ONU, el estadounidense o el de la fundación Clinton y el añadido de una República de Kenia que aportará en físico a no menos dos mil efectivos de sus militares, supuestamente, “especialistas en intervenciones humanitarias” en el exterior y en países de conflictos internos.

Por lo tanto y en esto hay que insistir, lo prudente debería de ser que Abinader y después del 16 de agosto, se preocupe por iniciar una ronda de conversaciones en busca de consenso sobre el cómo encarar los posibles efectos que la situación haitiana pudiera ocasionarle a nuestra gobernabilidad y para no hablar del otro tan preocupante, de la escalada bélica que se está viendo en Europa desde que EEUU dio el golpe de estado en Ucrania para el 2014 y que fue la razón de la invasión rusa en febrero de 2022 y la que ahora ha aumentado con la escalada progresiva de una guerra en Ucrania que ciertamente ha resultado a favor de Rusia y no de Occidente.

Si estos dos aspectos son tomados en cuenta por el gobierno nacional y los examinara desde el punto de vista de que tales aprestos bélicos de algún modo afectarán nuestra cadena de su ministros e intercambio comercial con Europa y Asia, que lo lógico fuera que Abinader se frenara y para nada jugar al del papel más atrevido o audaz y por aquello de sentirse plenamente respaldado por Washington.

Al fin y al cabo, EEUU solo es amigo de sus intereses y nunca de terceros países y mucho más cuando estos les adeuden.

Además, desde hace tres meses, Haití está siendo intervenida militarmente de facto por una nave de guerra canadiense que fondea en su parte occidental, así como tiene “un pie de amigo”, vía su Comando Sur en territorio dominicano, más lo nuevo de construir una base militar de tierra en el aeropuerto internacional de Puerto Príncipe y como pretexto de una “base militar operativa humanitaria”.

Lo que quiere decir, que, para Washington, el colocar a un nuevo primer ministro allí y proveniente de la maquinaria burocrática de la ONU, más la entrada del brazo militar keniano, no es en modo alguno nada que los dominicanos pudiéramos descuidarnos y mucho menos, cuando es conocido que nuestros militares se comportan como vasallos de los agregados militares estadounidenses en nuestra nación. Es decir, que primero estarán atentos a lo que desde el Pentágono se les ordene y no a lo que en un momento dado el gobierno nacional pudiera decidir al respecto.

Si lo anterior se ve y se comprende dentro del contexto real de que ya y no solo Haití y sí la isla entera está intervenida militarmente, creemos que para Abinader sería muy aventurado abocarse a agitar las avispas dentro del país político con la presentación de su proyecto de reforma fiscal y ni se diga de la reforma Constitucional y esta última, con el pretexto de hacer del ministerio público uno independiente y que en el fondo, es el primer paso para allanar el futuro camino de la continuidad del PRM más allá del 2028.

En otras palabras, el ambiente geopolítico invita, a que no se esté en frivolidades y si en mantener una política de mucha cautela y por la simple y determinante razón, de que la escalada de guerra en Europa, que ya está a la vuelta de una generalizada, no ayuda en mucho para que racionalmente en este país pudiéramos entendernos intocables y mucho menos, cuando toda guerra conlleva una paralela y comercial a gran escala y que en un país como este, donde el 80 por ciento dentro de las entidades del sector financiero, son bancos dirigidos por ciudadanos estadunidenses y quienes en caso de conflicto grave, esos individuos van a atender a lo que sus colegas estadounidenses les digan y no a lo que el gobierno nacional pudiera especificarles.

Consecuentemente, Abinader debería empeñarse en preparar esta economía para unos difíciles tiempos de guerra y reordenándola y dándole una vuelta de sentido común al proceso gubernativo y si es que efectivamente, entienda, que, en tiempos de guerra, ningún país dependiente tiene fuerzas para querer privar que podría actuar como si se viviera aisladamente.

Aquí un ejemplo, Abinader fue a Europa en un viaje privado y familiar con matiz de política internacional y bastó que llegara a Portugal y en su retorno a la patria y para encontrarse con la aparente sana propuesta del presidente portugués, de invitarle a ser parte de una conferencia internacional sobre la guerra en Ucrania, y que en junio 15-16 se realizará en Suiza.

Invitación extremadamente capciosa y mucho más, para un país tropical que no tiene velas que encender en aquella parte del mundo, pero que sí se parece, que es una manera curiosa de EEUU de pretender meter a este país como parte o testigo de aquel conflicto y como moneda de cambio, para cuando Abinader se encuentre entre la espada y la pared en el conflicto “doméstico” de Haití y requiera que Washington y hablando en criollo, le meta la mano y todo esto, a que independientemente a la política, la invitación es también una fuerte tentación para el ego en crecimiento del mismo presidente.

Mientras tanto, a nuestro joven y arrojado presidente, solo le advertimos, que lo prudente debería ser, demorar cualquier tipo de reforma fiscal o constitucional, por lo menos hasta que el panorama internacional de guerra se aclare, de lo contrario, una poblada no la despintaría nadie. Con Dios. (DAG) 03.06.2024

RELATED ARTICLES
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DE HOY

denuncia mirador sur

Alcaldía DN sancionará a responsables de poda no autorizada en Mirador...

0
El Ayuntamiento del Distrito Nacional impondrá las sanciones correspondientes a los responsables de llevar a cabo una poda no autorizada a varios árboles del...

Mas Populares