Militarmente hablando, Ucrania se desmorona, Rusia avanza y se consolida y gana la guerra y EEUU y UE impotentes, juegan al terror. La Tercera Guerra Mundial se acerca

0
191

Desde que la OTAN anunció que iniciaría las más grandes maniobras militares de todos contra Rusia y en una hipotética guerra y Rusia a lo inmediato aumentó su accionar bélico contra los sistemas militares, de inteligencia y biotecnológicos y de paso hizo un breve recordatorio de que Alaska, antiguo territorio ruso, fue adquirido por EEUU fraudulentamente y ayer, Washington se estremeció al conocer que cuatro cazas rusos volaron sobre Alaska, no tenemos dudas de que efectivamente el mundo va hacia la confrontación decisiva y final.

¿Y esto por qué?, porque en la medida que Rusia evidencia un éxito abrumador con su operación especial de contención frente a la operación especial estadounidense y europea de anexión de Ucrania, Occidente y su ejército de sicarios de la OTAN y sabiéndose en Bruselas, que frente al resto del mundo, perder la guerra significaría el repunte ruso en el nuevo dominio mundial de la multipolaridad, que por la imperiosa necesidad de  no quedar con los brazos cruzados e impotentes contemplar como la nación eslava rusa se alza con el triunfo militar, que la respuesta occidental sea la de la guerra abierta  y nada regional y con su añadido de confrontación nuclear a gran escala.

Todos los especialistas militares en materia de confrontación geopolítica advierten que en Europa y en las primeras tres horas de la guerra perderá 34 millones de personas y que después de ahí la confrontación se generaliza y que como muy poco y al mes de estallar el conflicto unos 150 millones de personas morirán y en ese tiempo, en EEUU, Reino Unido y la lejana Australia. Mientras que la entrada de China y los países asiáticos la conflagración podría aumentar las muertes a 100 millones más de víctimas y a partir de ahí el derrumbe del planeta y sus naciones sería una gran realidad.

Frente a panorama tan fantasmagórico y alucinante, ¿cómo quedaríamos las naciones isleñas caribeñas y sabiendo que Puerto Rico y Colombia son dos bases nucleares estadounidenses de nivel intermedio?

Posiblemente y por el impacto indirecto de la Tercera Guerra Mundial y en países isleños caribeños y como los dos que dominan esta isla y en conjunto con sus vecinos, no menos del 50 por ciento de su población quedaría aniquilada y de golpe devueltos a seis siglos atrás.

Semejante probabilidad y estamos hablando y tal como están las cosas, de una situación que podría ocurrir en cualquier momento, solo podría evitarse, si desde el corazón de todas las naciones, un amplio movimiento pacifista a gran escala entre a escena e impulsado y que nadie lo dude, por fuerzas externas de fuera de nuestro sistema solar y tal como siempre ha ocurrido cada vez que la Tierra se encuentra un paso de su extinción.

Desde luego y en un país de subdesarrollo mental primario como lo es el dominicano y de infradesarrollo humano como Haití se destaca, es imposible asumir que sus corruptas clases gobernantes o grupos intelectualoides, ni siquiera piensen por un segundo que el escenario que describimos pudiera presentarse, por eso y hablando a lo simple, quedaríamos a la buena de Dios y queriéndonos ampararnos en la advocación mariana de la Virgen de La Altagracia.

Pero muchos deberían pensar, que en toda el área del Mar Caribe y el Atlántico norte y central, no menos de siete grandes submarinos nucleares se encuentran permanentemente y listos ya para lanzar sus misiles y que al suceder, todas estas naciones serían devastadas con la respuesta al unísono, que tanto Rusia como China de seguro materializarían.

No estamos hablando como si se tratara de una novela bélica, sino queriendo visualizar una probabilidad, que es imposible no tener de ahora en adelante muy presente.

Sin embargo, todavía hay una posibilidad de impedir semejante infierno y nos la ofrece, que la mayor cantidad de las naciones del planeta, sus habitantes puedan conocer la fenomenal entrevista que el geo periodista Tucker Carlson le hiciera por dos horas al presidente Vladimir Putin y que por lo que este dice, estremezca las conciencias de estadounidenses, norteamericanos y europeos y se entienda, que de algún modo hay que impedir la preguerra que la OTAN acaba de iniciar con sus ejercicios bélicos de 90 mil efectivos y que es el efecto provocación que de seguro y se materializara punitivamente como guerra abierta, llevaría a la humanidad a la extinción.

¿Por qué tocamos el tema?, por el alto grado de irresponsabilidad social de quienes dominan la estructura de poder de este país, quienes ni siquiera han tenido el sentido común de ir advirtiendo mediante sus medios de comunicación y de información lo que puede venir, creyendo que, de ese modo, a la gente no saber nada, el problema global podría pasarnos de largo y lo que rotundamente no será así.

Es igual con las grandes fortunas criollas cuyos bancos son corresponsales de los grandes bancos norteamericanos y europeos donde tienen sus dineros y en países, que precisamente y en el estallido de la guerra, serían los primeros en desaparecer, lo que significaría que perderían todas sus fortunas.

Lamentablemente, Sin embargo, el gran caos está a la vuelta de la esquina. todos esos intereses y del gobierno ni hablemos, ninguno tiene planes alternativos prácticos y para escenarios de todo, poco o mucho de situaciones que afecten a nuestro país y a su pueblo. Al contrario, todos están pensando en elecciones y de que todos van a continuar dominando y saqueando a la nación.

Para nuestro consuelo y preparándonos mentalmente para lo peor, presentamos lo que entendemos podría ser la imagen del fin de los tiempos y como un simple ejercicio mental y para ver si alguien se toma la molestia en entender, que ciertamente y como humanidad, estamos al borde de la extinción.

Y como así lo creemos y a manera de hacer pensar, es que decimos, que, militarmente hablando, Ucrania se desmorona, Rusia avanza y se consolida y gana la guerra y EEUU y UE impotentes, juegan al terror. La Tercera Guerra Mundial se acerca. ¡Que Dios nos ampare! (DAG) 08.02.2024