Peligro Público: Participación política paritaria, es una perversión absoluta del orden social natural

0
186

Sólo hay que ver la terrible inversión de criterios que se ha dado en España, en donde la imposición de una agresiva muestra de feministas a ultranza ha generado una división de trato y relaciones entre hombres y mujeres y motivado a que todas aquellas mujeres, ahora feministas agresivas que quieren imponer la supuesta existencia de nuevos tipos de sexo o condición anímica de desvío contra la naturaleza, ha terminado por alterar el orden natural de vida en aquel país europeo.

Para colmos, la ONU y siguiendo su demoniaca agenda 2030, acaba de informar que “República Dominicana obtuvo un puntaje de 49,2 sobre 100 en el Índice de Paridad Política (IPP) de Atenea, una iniciativa regional conjunta de organismos de las Naciones Unidas que evalúa el estado de ejercicio de los derechos políticos de las mujeres desde una perspectiva paritaria”.

Los derechos de las mujeres, solo tienen que ser vistos desde la perspectiva natural de la existencia de dos sexos y sus relaciones diferenciadas y no que la mujer pueda ser igualada al hombre ”en perspectivas paritaria” y que es el principio de inicio de socavamiento de la sociedad.

Viendo entonces el giro que las feministas han hecho en la península ibérica, en donde poco a poco las leyes se están haciendo para imponer los “derechos paritarios” de la mujer y como los degenerados burócratas de la Unión Europea quieren marcarle a sus naciones y comenzando con el modo de hablar y su absurda división de género, de ellos, ellas y elles y ese abusivo relato de que el hombre debe quedar supeditado a la mujer.

Que haya que dar la voz de alarma y si es que al final, nuestros políticos -hombres y mujeres- no quiere verse disminuidos frente a la malsana propaganda feminista en la que psicólogos, sociólogos y hasta psiquiatras, quienes están actuando tratando de provocar la destrucción de la familia y al extremo de pretender afectar el orden natural de los dos sexos y con el invento de una serie de cuatro o cinco “nuevas condiciones sexuales” con miras de destruir el orden social natural y llegándose incluso a tratar de impedir que los niños no puedan ser castigados y corregidos por sus padres al momento que transgredan la disciplina moral que deben mantener.

Nada de “democratización de la política en función de la igualdad de género” y lo que nunca ha existido. Ojo pues. [DAG-OJO]