¿Qué gana el país?

0
172

Comerciantes de Dajabón, Elías Piña y Jimaní temen ir a la quiebra. Sus almacenes están llenos de arroz “normal” y el denominado “arroz puntilla”. Este tipo de arroz es de consumo nulo entre los dominicanos. Sin embargo, es de consumo masivo en Haití. Los ganaderos dominicanos lo usan para mezclarlo con la paja del arroz y lograr que los cerdos tengan un mayor engorde.

¿Qué gana el país teniendo los almacenes de la frontera llenos de este arroz? La respuesta es obvia: nada. Con el levantamiento de la medida que prohíbe la venta de arroz a los haitianos, se estaría evitando que comerciantes de la frontera vayan a la quiebra y decenas de empleos se perderán. Se garantizaría que los haitianos lo adquieran a un precio más justo y se evitaría que al tener alimentos del otro lado, vengan a buscarlo a este lado. El arroz sigue llegando al pueblo haitiano, pero bajo las circunstancias actuales, a un precio totalmente inalcanzable y en cantidad limitada. No conozco a uno solo de los comerciantes que están reclamando el levantamiento de la disposición que prohíbe la exportación de arroz hacia territorio haitiano.

Pienso que, por el bien de nuestro país, las autoridades deben escuchar sus voces y levantar ya ese impedimento. Llevar alimentos al pueblo haitiano, sea de aquí o de otra nación, es una medida fundamental para retener del otro lado a los desesperados ciudadanos de esa nación. Insistir en restringir la entrada del arroz puntilla y el arroz normal al vecino país, además de impulsar hacia este lado a más personas en busca de alimentos, llevará a la quiebra a decenas de comerciantes de este lado de la frontera. Eso no conviene al pueblo, ni al gobierno dominicano. Revisen y anulen esa resolución. Por: Tomás Aquino Méndez [Listín Diario]