Si la oposición no se despabila, en mayo, el PRM se alzará con el “triunfo” y el ominoso “quinientos por voto” se impondrá con mayor descaro y desvergüenza. La tropa de Hipólito se impuso y hasta la OEA gritó

0
227

En nuestros sesenta años de ejercicio periodístico, quien escribe ha conocido todas las formas inimaginables de como alzarse con un triunfo electoral que no es suyo y desde compra masiva de votos, represión policial y acoso militar y también porque básicamente los electores se vendían y los partidos alquilaban sus lealtades o porque atropelladamente los gobiernos imponían el poder del Estado y aterrorizaban por doquier y sin dejar de lado las acciones de puro terrorismo político pandilleril.

Pero lo del pasado domingo, donde hasta el ofrecimiento de gramos de cocaína en Santo Domingo Norte era parte del acoso a una buena parte de la juventud barrial y por parte de  “brigadas” a lo alofoke y para no hablar de una policía, que abusivamente perseguía toda manifestación o grupo que considerara contrario al gobierno y que ocurrió desde tres días antes de las elecciones y concretándose la presión del poder contra la burocracia estatal y mediante aplicaciones de inteligencia artificial plenamente conocedoras de cuáles eran las simpatías del votante, sencillamente, nos dejaron anonadados.

Esta vez hubo de todo y descaradamente en abundancia y tanto, que el mensaje de la curia católica pidiendo comedimiento al gobierno y también a la oposición y civilidad a los ciudadanos en materia de elegir a los mejores candidatos en materia de integridad y conducta moral, claramente fue ignorado y el impacto ha sido tal, que esa misma curia católica, parecería que no se atreve ahora, a emitir sus críticas sobre las inconductas que desacreditaron el proceso comicial.

Días antes de los comicios y ahí están uno que otro de estos análisis políticos de Estado, sibilinamente advertíamos de lo que a ese momento entendíamos ciertos amagos y por lo que llegamos incluso a solicitarle al mismo presidente Abinader que ponderara cuidadosamente los peligros que para la institucionalidad podrían significar una repetición de las presiones oficiales en las elecciones del colegio de abogados y ya a nivel nacional, en el plano de las elecciones municipales.

Desde luego que sabemos que no se nos haría caso y hasta cuidado habría que tener, si desde el poder no se nos entienda como lo que somos, un periodista independiente a todos los sectores públicos y privados y si como “un agente político subversivo” y que, a los ochenta años cumplidos, se arremetiera tratando de desconsiderarnos y como les ocurrió a otros y de lo que la prensa a favor del PRM, oculta perversa y tendenciosamente.

Igualmente, y en cierto modo, lo que hubo fue una fuerte conspiración de intereses turbios y antidemocráticos con la pretensión de que nadie pudiera oponerse al accionar, de un partido oficial, que evidentemente iría por todas con tal de afectar la libertad de escogencia de la mayor cantidad de electores.

Y lo que ocurrió y ahora se observa, como los propagandistas oficiales dentro del sector mediático favorable al poder, tratan y con su silencio cómplice, de no darle importancia y actuar como si nada hubiese ocurrido, actitud que nos preocupa mucho más que las trampas y fraudes que se han urdido y por una sola razón, durante todos estos años, también hemos visto la reacción retardada de una población, que si antes carecía de la mala fe necesaria para entender que los intereses políticos engañan y aun así, al reaccionar retardadamente, trataban de barrer con todo lo que se oponía a su paso, por ahora no es el caso.

La pregunta que nos hacemos es fuertemente angustiante, ¿han calculado en el gobierno y en el PRM, que actitud tendrán, si la barbaridad de verdadera estafa contra el voto ciudadano se repitiera en las presidenciales y legislativas de mayo que viene?

De solo pensar que esto pudiera volver a ocurrir y como está ese sentimiento popular tan crispante y al darse cuenta tanta gente, que descaradamente hubo un robo de las elecciones a favor de una sola bandería política, mientras increíblemente, partidos opositores de experiencia similar pero ya contenida, parecería que sus sargentos políticos se durmieron en sus laureles y dejando que el rodillo de las trampas oficiales los descalabrara al completo.

Por supuesto, si todo el escenario anterior es preocupante, peor es la sensación que se tiene con el complaciente comportamiento de los observadores internacionales, que callaron y miraron al otro lado y solo en la tarde de ayer, los delegados de la OEA pusieron el grito frente a lo que tímidamente llamaron “compra de votos” y “preocupación” por la abstención y que entendemos fue una declaración para acallar conciencias de delegados inescrupulosos y ocultar sus connivencias arteras con el PRM.

Ahora tenemos la realidad, de 120 alcaldías, que a nivel nacional han sido tomadas por el gobierno y su partido y lo que significa, al no existir una fuerte reacción contestataria popular y muy al estilo del PRD de Peña Gómez, que es el padre putativo del PRM, que la nación se los tendrá que fumar para los próximos cuatro años.

Ante lo que hubo y que es un desafío contra la inteligencia de los ciudadanos y atentado directo a la gobernabilidad mejor entendida y dentro de un marco inquietante de atropello a la civilidad, lo que ha ocurrido y lo que nos hace entender, que tanto las autoridades como el partido oficial deberían tener el cuidado de no tentar al Diablo y saltarse toda prudencia el 19 de mayo.

Evidentemente, el presidente Abinader tiene la responsabilidad institucional directa en todo lo acontecido, pues un despojo y agresión a la voluntad colectiva de los votantes, solo se ejecuta si desde el Poder Ejecutivo se mira hacia al otro lado.

Solo le vamos a decir y por los años de experiencia periodística vividos y siendo testigos de excepción de todas clases de conflictos de Estado originados en algún fraude masivo de votos e incluyendo el factor militar, que esta vez el riesgo ha sido de demasiada vulneración de los derechos ciudadanos, ni siquiera se dejó la oportunidad de una puerta de escape y para que los ciudadanos no sintieran que habían sido violentados en su condición de tales.

Por supuesto, Abinader sabrá porque lo ha permitido y ciertamente que nos inquieta y si no valora el riesgo que su partido está teniendo en su afectación de la gobernabilidad, pero para nosotros hay algo que es más que evidente: El gobierno debe prepararse para cualquier cosa en mayo o volver sobre sus pasos y hacer que el PRM sea un contendor honesto y limpio de conducta, que el pasado domingo no lo fue.

También estamos contestes, en cuanto a que Abinader es un hombre joven y por lo tanto, atrevido y desafiante, Pero como presidente de la República, debió y debe frenar a su anillo palaciego dirigido por el ministro Paliza. Lo advertimos y para tratar de evitar lo peor, porque honradamente, la oposición se reagrupará y volverá por todas y cuando un escenario electoral a nivel nacional se convierte en una batalla dura y desgarradora por el poder, lo peor siempre podrá suceder.

Consideramos entonces, que alguna señal de contención, el presidente deberá dar en su mensaje a la nación el 27 próximo, sea por que haya una recurrente presentación de cuentas o porque desde Palacio, la presente a nivel menos ceremonioso. Pero algo deberá hacer y si es que, desde hoy al 19 de mayo, el nivel de crispación, enojo y resentimiento de ahora pudiera disminuir y para bien de todos.

Consecuentemente y por vía de este análisis político de Estado, solo nos limitaremos a decir, que, si la oposición no se despabila en mayo, el PRM se alzará con el “triunfo” y el ominoso “quinientos por voto” se impondrá con mayor descaro y desvergüenza. La tropa de Hipólito se impuso y hasta la OEA gritó. Con Dios (DAG) 21.02.2024