Cinco caen víctimas de delincuentes; 2 por PN

0
67
Cinco caen víctimas de delincuentes; 2 por PN

Con la muerte de dos jóvenes cristianos, otros dos a manos de la Policía Nacional en supuestos intercambios de disparos, en la madrugada de ayer, suman siete las víctimas por armas de fuego en la última semana, solamente en el Gran Santo Domingo.

La Policía Nacional mató ayer en la madrugada, en supuestos intercambios de disparos, en el sector El Almirante, Santo Domingo Este, a dos señalados como autores del asesinato de un teniente coronel del Ejército de la República Dominicana (ERD) en Manoguayabo, así como a un abogado reportero en la comunidad de Palavé, Santo Domingo Oeste (SDO) la semana pasada.

Pasadas las 4:00 de la madrugada de ayer, agentes de la PN mataron a los supuestos delincuentes Keudin Bautista Penelú (Papichú) y Martín Noel Jean, a quienes ocuparon dos armas de fuego con las que atacaron a tiros a los agentes que los perseguían en el sector Villa Esfuerzo del Almirante, SDE.

Puede leer: Profesor que abusó de adolescente pasará 15 años en La Victoria

Según el vocero de la PN, coronel Diego Pesqueira, los dos jóvenes citados anteriormente quitaron la vida al teniente coronel del ERD, Enrique Porte Díaz, en Hato Nuevo, Manoguaguabo, Santo Domingo Oeste, así como al abogado y periodista Feliz Alberto de Jesús, en la comunidad Palavé, en el mismo municipio, la semana pasada.

En el tiroteo, de acuerdo a PN, resultó herido el sargento Juan Evangelista Silverio Mora, quien recibe atenciones médicas en el hospital de la institución.

Jóvenes cristianos

Mientras la PN ya identificó a los dos jóvenes encontrados muertos por balas a la altura del kilómetro 32 de la autopista Duarte como Javier Hernández Ferreira (28 años) y José Manuel Gómez Jiménez (38).

El coronel Diego Pesqueira, vocero de la PN, informó que tan pronto se conoció del hecho una unidad de la Policía Científica llegó al lugar e hizo los levantamientos correspondientes, donde recolectaron casquillos de las armas utilizadas que son examinados en la unidad de balística.

El cuerpo del orden investiga las circunstancias en que fueron muertos los jóvenes para informar al país por las vías correspondientes.

La madre de Hernández, Feliciana de la Cruz, su hijo Hernández, luego de terminar sus labores decidió, junto a su amigo Joselo Gómez, ir por un vehículo para una actividad que tenía en su iglesia, sin imaginar que jamás volvería a su hogar.

La noche del jueves, mientras los jóvenes evangélicos se desplazaban en una pasola por la autopista Duarte, a la altura del kilómetro 32, fueron interceptados por antisociales supuestamente para asaltarlos, quitándoles la vida de varios disparos.

Familiares de las víctimas reclaman justicia, afirmando que eran jóvenes de bien, que se dedicaron a su trabajo y a la religión, por lo que espera que contra los responsables caiga todo el peso de la ley.

“Yo nunca vi a mi hijo bravo, siempre lo vi contento, le decía algo y lo que hacía era que se reía… ¡Ay mi niño, me lo mataron!”, narra entre lágrimas la señora Feliciana de Jesús, madre de Javier de Jesús.

“Mi hermano era un alma de Dios, se levantaba temprano a trabajar, iba a su iglesia, era un muchacho bueno que no le hacía daño a nadie, mira que el barrio entero lo quería muchísimo”, expresa su hermana Alexandra Camilo de Jesús.

Los jóvenes religiosos residían en el sector El Brisal, del Distrito Municipal La Guáyiga, municipio Pedro Brand, provincia SD, cerca de donde sucedió el crimen que hoy enluta a toda su comunidad.

Fuente: Hoy