Cómo “The Last of Us” le hizo justicia a la historia de amor de Bill y Frank e impresionó a muchos seguidores LGBTQ

0
171
Cómo “The Last of Us” le hizo justicia a la historia de amor de Bill y Frank e impresionó a muchos seguidores LGBTQ

Nota del editor: Esta historia contiene «spoilers» del episodio 3 de «The Last of Us» de HBO.

(CNN) — En el videojuego «The Last of Us», lo que más llegamos a ver del personaje de Frank es su cuerpo muerto y en descomposición colgando del techo de una residencia abandonada.

Bill, un rudo preparador para el día del juicio final, se queda atónito al encontrar su cuerpo: eran compañeros, dice Bill. Pero no tarda en bajar el cuerpo de Frank y seguir adelante.

Cuando «The Last of Us» salió a la venta en 2013, eso es todo lo que eran Bill y Frank: antiguos «compañeros» que no pudieron sobrevivir juntos al apocalipsis. (Los jugadores del juego podían encontrar una nota que Frank le dejaba a Bill, en la que decía que lo odiaba a muerte).

Reseña del tercer capítulo de «The Last of Us»: apunta a ser uno de los mejores episodios de televisión de 2023

En la adaptación a televisión de HBO, la relación de años entre Frank y Bill se convierte en el tema central del tercer episodio de la serie, en el que su historia de amor apocalíptico se representa de una forma única en las adaptaciones de videojuegos e historias distópicas. Su final se basa en las condiciones que Bill y Frank se imponen a sí mismos. Es un episodio agridulce y conmovedor. (HBO y CNN comparten empresa matriz, Warner Bros. Discovery).

El episodio, «Long, Long Time», marca la mayor desviación hasta ahora en una serie que, por lo demás, se ha ceñido estrechamente a su material de origen. La relación entre Bill y Frank no es la única historia de amor homosexual que aparecerá en «The Last of Us» (y, «spoiler» leve, ni siquiera será la última de esta primera temporada de la adaptación). Pero la respuesta, tanto entre los espectadores primerizos como entre los devotos seguidores del juego, ha sido mayoritariamente entusiasta.

«No podría haber imaginado una desviación más hermosa del contenido canónico del juego», afirma Nic Sam, escritora de la web de cultura pop lésbica Autostraddle, que adora el juego desde hace mucho tiempo. «Estoy rejugando el juego a la vez que veo la serie y, después de ver este episodio, sé que voy a conectar emocionalmente con Bill aún más de lo que lo hice en las anteriores ocasiones».

Los finales felices son muy poco frecuentes en la narrativa apocalíptica, sobre todo en «The Last of Us». Pero darles uno a Bill y Frank, cuya historia termina en una tragedia sin resolver en el juego, muestra otra cara de la vida después del apocalipsis, dijo Sam a CNN, y la «serie es más fuerte por ello».

Una historia de amor de años se desarrolla en una hora

En el juego, la mayor parte de la historia que recibimos es la dura nota que Frank le deja a Bill, quien se queda brevemente devastado por las duras palabras de Frank, pero continúa consiguiendo a Joel y Ellie la ayuda que necesitan, sin mencionar nunca más a su antiguo compañero.

Su historia en la adaptación televisiva no es exactamente un encuentro: Frank (Murray Bartlett), un sobreviviente de Baltimore, cae en un agujero que Bill cavó para atrapar a los asaltantes e infectados que tropiezan cerca de su casa rural de Massachusetts. Cuando Bill (Nick Offerman) se da cuenta de que Frank no está enfermo, debe aclimatarse rápidamente a la idea de ayudar a otra persona tras años de aislamiento. Comparten una deliciosa comida preparada por Bill, todavía reticente, mientras Frank está ansioso y vertiginoso por cenar, ducharse y pasar tiempo con otro ser humano. Bill acaba bajando la guardia. (El cocreador Craig Mazin dijo en el podcast oficial de la serie que Frank está «sonriendo» durante su primera interacción con Bill porque «ya puede decir algo sobre Bill que Bill tal vez no creía que nadie fuera capaz de ver en absoluto»).

Su primer beso, compartido después de que ambos se turnen para tocar «Long, Long Time» de Linda Ronstadt en el antiguo piano de Bill, es menos apasionado que revelador: es una exhalación después de años conteniendo la respiración. Frank nunca se va después de su encuentro fortuito con Bill. Se trata de dos personas que, en un mundo no corrompido por los hongos que carcomen el cerebro, probablemente nunca se habrían conocido, y mucho menos se habrían embarcado en una relación de casi 20 años, y se enfrentan juntos al final de los tiempos.

Nick Offerman (izquierda) y Murray Bartlett interpretan a Bill y Frank, respectivamente, en un emotivo episodio de «The Last of Us». Crédito: Liane Hentscher/HBO

La mayor parte del tiempo que el público pasa con Bill y Frank es deliciosamente poco distópico. Corren juntos y casi se les saltan las lágrimas por el sabor de las fresas que Frank plantó por sorpresa. Discuten por cosas triviales, como embellecer unos escaparates abandonados. Vemos a Joel y Tess almorzar con Bill y Frank; Frank está eufórico por tener compañía por primera vez en años mientras Bill mantiene su pistola sobre la mesa.

Después de todos estos años de supervivencia (y al menos una vez cerca), Frank sigue enfermo por una enfermedad humana sin nombre. Le pide a Bill que prepare un cóctel mortal antes de que la pareja tenga un último «buen día», que culmina en una ceremonia de boda privada entre los dos. (Los espectadores señalaron que, en la línea temporal de «The Last of Us», el matrimonio entre personas del mismo sexo no había sido legalizado en EE.UU. en el momento en que el hongo Cordyceps se apoderó de ellos). Y entonces, después de beber vino adulterado, se retiran a su cama, donde mueren.

La serie deja que la historia de Bill y Frank se sostenga por sí sola

A través de Bill, vemos un camino alternativo que la vida de Joel podría haber tomado, si Joel fuera capaz de abrirse a las personas que se preocupan por él. Bill se ve totalmente transformado por su amor por Frank, y ambos se mantienen vivos el uno al otro en más de un sentido.

Pero Bill y Frank no existen únicamente para dar mayor profundidad al protagonista heterosexual de la serie. Su historia está totalmente contenida en un episodio, y no juega mucho en el viaje de Joel y Ellie. Es una expansión muy esperada de una parte de la historia con la que los fans del juego han fantaseado durante años.

Valerie Anne, que transmite en Twitch como PunkyStarshine y está resumiendo la serie para Autostraddle con Nic Sam, pensó que las nuevas adiciones a la historia de Bill y Frank eran una mejora definitiva sobre el juego. Dijo a CNN que, mientras jugaba al juego por primera vez, su «gaydar sonó» cuando Bill mencionó a su «compañero», pero cuando leyó la nota de suicidio de Frank, se preguntó si no lo había entendido mal: tal vez la pareja eran solo compañeros de negocios y nada más, pensó.

Frank y Bill comparten una emotiva última cena en el tercer episodio de «The Last of Us». Crédito: Liane Hentscher/HBO

«Estoy encantada de que la serie se haya encargado no solo de dar a Bill y Frank una bonita historia de amor, sino de hacer de Bill un personaje que se lo merece», dijo a CNN. «En el juego es solo un tipo arisco, y si había un centro dulce bajo todas esas capas de amargura, no llegamos a verlo».

En el juego, Bill se enemista con Ellie después de que Joel y su pupilo se reúnan con el preparador. Su tête-à-tête no aparece en la serie, Bill está muerto antes de que Ellie entre en su casa en la pantalla, y Valerie Anne dijo que echaba de menos ver las facetas de Ellie que se iluminan a través de sus interacciones con Bill. Pero en general, dijo, dejar que Bill y Frank tuvieran su propio episodio, sin la carga de la exposición de la trama, fue una generosa recompensa para los espectadores.

«Me pareció una hermosa instantánea de lo que podrían haber sido 20 años de pandemia para algunas personas», dijo. «No todo el mundo huye de los clickers a cada paso o quema cuerpos por trozos de papel para poder conseguir algo de comida».

Algunos críticos consideraron que el episodio estaba cargado de tropos o era poco sincero

El episodio también tuvo sus críticas. En su crítica, el escritor y cineasta Juan Barquin afirmó que el repentino giro hacia un romance directo en una serie por lo demás sombría «se siente fundamentalmente opuesto al mundo que (el cocreador Neil) Druckmann ha creado», y que el episodio era menos una valiosa divergencia narrativa que «un intento explícito de buscarse elogios». Riley MacLeod, del diario The Washington Post, señaló que, por muy conmovedora que fuera su historia para los espectadores, Bill y Frank seguían «cayendo en los trillados tropos de la muerte gay»: un hombre gay empujando a otro hombre gay, enfermo a causa de una enfermedad desconocida, en una silla de ruedas; una imagen que se muestra a menudo en las tramas sobre personajes seropositivos, y son aparentemente las «dos únicas personas queer del mundo».

Los creadores Mazin y Druckmann llevaban semanas anunciando el episodio antes del estreno de la serie a mediados de enero. En un extenso artículo para New Yorker, el escritor Alex Barasch afirma que el equipo creativo le preguntó más de una vez si «lloraba fácilmente» antes de ver el episodio de Bill y Frank (durante una proyección, Barasch escribió que Mazin, «sonriendo», entregó pañuelos a un ejecutivo de HBO que lloraba). Mazin, en particular, ha hablado de lo orgulloso que está del episodio y sus cambios, y para algunos críticos, la respuesta pareció un poco autocomplaciente.

¿Puede el “hongo zombi” Cordyceps de la serie “The Last of Us” afectar al humano? Esto es lo que dice la ciencia al respecto

El juego de 2013 fue objeto de controversia por su tratamiento de Bill, cuya homosexualidad solo se alude brevemente. Un crítico de Logo TV escribió que el juego reducía a Bill a un «chiste» después de que Ellie bromeara sobre una revista porno gay que encuentra. Fanbyte informó sobre el casting de Bill en la serie de televisión como un «gay que (la serie) probablemente enterrará». Incluso el alabado remake del juego de 2022 fue un «recordatorio de su tropo ‘entierra a tus gays'», dijo Jade King, de The Gamer, en un artículo de ese año. (El tropo «entierra a tus gays» hace referencia al frecuente asesinato de personajes homosexuales en los medios de comunicación).

Ver la historia de amor de Bill y Frank desarrollarse de principio a fin, cuando en el juego parecía una «ocurrencia tardía», fue una «mejora universal», dijo King a CNN.

«Bill se queda solo ante el fracaso de mantener a Frank con vida en el juego, pero aquí mueren abrazados, satisfechos de haber vivido una vida plena y llena de amor y de poder marcharse a su aire», explica King. «Casi se puede ver como una reivindicación de los personajes queer, a los que tantas veces se les ha hecho daño».

A pesar de que, como mujer trans queer que cubre los medios de comunicación LGBTQ, ha jugado y visto un montón de historias similares, el romance de Bill y Frank le pareció sincero, dijo.

«Normalmente me apartaría de las historias queer que glorifican el trauma y la tragedia, pero ‘The Last of Us’ ha deconstruido de alguna manera tropos dañinos y los ha transformado en una narrativa que se siente ganada», dijo King a CNN.

El episodio 3 es un comienzo prometedor para las historias de amor entre homosexuales que están por venir

Revelar más sobre las relaciones homosexuales que están por venir en «The Last of Us» sería estropear el resto de la serie y su recién aprobada segunda temporada, que Mazin y Druckmann han dicho que probablemente seguirá la trama de «The Last of Us Part II». Pero es un buen presagio para el resto de la serie que los showrunners hayan tenido cuidado en contar historias queer, dijo Valerie Anne.

«Pasar casi dos décadas completas con alguien a quien amas es un regalo, y conseguirlo en una época de tanta muerte y destrucción se siente aún más especial, así que es realmente agradable ver que sucede para la gente gay», dijo a CNN.

Reescribir la asociación de Bill y Frank hace que la representación LGBTQ que sigue sea aún más significativa, ya que esas historias y personajes ya no están corrigiendo lo que vino antes. «The Last of Us Part II» fue elogiado en su estreno por el tiempo que dedicó a sus personajes centrales homosexuales (así como por la incorporación de un personaje trans que desempeña un papel fundamental). Su historia recibe horas de espacio que el amor de Bill y Frank solo recibió unos segundos.

«‘The Last of Us’ se ha convertido en un ejemplo icónico de la representación queer en los videojuegos, y que una de las superproducciones más reconocidas sea tan progresista en sus intenciones es algo muy positivo para este medio, incluso si cometió algunos errores iniciales en el camino», dijo King, señalando que el tercer episodio de la serie es una prueba de que los futuros episodios de la serie tendrán el mismo enfoque matizado de los queridos personajes LGBTQ.

Fuente: CNN