El Banco Nacional de Suiza rescata con 50.900 millones en Credit Suisse y dispara su cotización

0
116

Después de la tormenta vivida ayer, tras el hundimiento del Credit Suisse, hoy se ha vivido su resurrección gracias al préstamo de 50.900 millones de euros que ha concedido el Banco Nacional de Suiza (BNS), un rescate exprés que ha llevado al segundo mayor banco suizo a disfrutar de un espectacular despegue en la bolsa de Zúrich, con una espectacular subida del 30,82%, muy por encima de las pérdidas del 24% que sufrió ayer tras conocerse sus problemas financieros, arrastrado por la crisis bancaria en Estados Unidos, la desconfianza generalizada de los inversores y por los pésimos resultados de sus cuentas, con pérdidas de 7.400 millones de euros en el último ejercicio.

El banco central suizo y el regulador financiero del país helvético (Finma) cumplieron su palabra de acudir al rescate del Credit Suisse "en caso de ser necesario", como afirmaron ayer, con el objetivo de que su caída no arrastre al resto de bancos helvéticos y contagie a toda la banca europea.

Sin embargo, pese a la llamada a la calma de gobiernos y supervisores bancarios sobre que esta crisis nada tiene que ver con la vivida en 2008 con la caída de Lehman Brothers, que provocó la Gran Recesión, la huida de los inversores y los continuos desplomes diarios en las bolsas de todo el mundo parecen dar el mensaje contrario. El sistema bancario ha vuelto a entrar en una crisis de confianza, en la que el Credit Suisse ha vuelto a traer al tablero financiero todos los fantasmas que desencadenaron el efecto dominó de 2008. De ahí que tanto el BNS y la Finma hayan actuado con tanta rapidez tras comprobar que solo con la primera declaración conjunta de apoyo a la entidad no bastaba para sustentarla, por lo que de madrugada anunció su intervención.

Credit Suisse ha confirmado que su primera decisión será realizar una recompra por 3.200 millones de dólares de títulos de deuda senior, lo que le ahorrará el pago de grandes cantidades en intereses en un contexto alcista de los tipos, en una estrategia que intenta solventar los problemas estructurales que le han llevado contra las cuerdas y evitar cualquier amenaza de quiebra, una opción que muy improbable al contar con el sustento del Gobierno suizo y el Banco Central Europeo (BCE) al cumplir con todas las regulaciones bancarias vigentes en materia de liquidez y de capital.

Tras la intervención del Credit Suisse, las bolsas europeas han abierto en positivo, con alzas superiores al 1,50 %, en una jornada que se espera de gran volatilidad, al igual que ayer, pero en la que los inversores estarán pendientes de la decisión del BCE sobre la previsible nueva subida de tipos de interés en 50 puntos básicos y de lo que se pueda adelantar de cara al futuro en política monetaria. En la apertura, la bolsa que más subía era la de Milán, el 2,21%, seguida de la de Madrid, con el 1,86%; Fráncfort, con el 1,58%; París, con el 1,50%, y Londres, con el 1,19%. El Euro Stoxx50, índice en el que cotizan las empresas europeas de mayor capitalización, también avanzaba el 1,82 %. [La Razón-jda]