Esa “grave amenaza contra la seguridad nacional” por la que el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes le ha pedido a Biden que la haga pública, ¿es también amenaza para República Dominicana?

0
253

En este mundo en guerra en el que todos vivimos, en donde ningún hecho es aislado y por lo contrario y de una u otra manera, está conectado a cualquier otro y sin importar país y mucho más si se trata de socios comerciales cercanos, no debe ni puede extrañar que algo que amenace a EEUU, sea una situación que pudiera afectar a terceros países y mucho más a los que estando en áreas geoestratégicas y por su privilegiada posición, siempre son objetivos de los poderosos del mundo.

Desde ese punto de vista, es invariable que a los países que les toca semejante “lotería” son los primeros en ser vistos como piezas de intercambio de un ajedrez asesino y por el que siempre los pequeños pagarán los resultados de la intrepidez de los grandes.

Y ahora que desde la cámara de representantes (diputados) en Washington,D.C. se ha emitido una especie de alerta temprana, pero dirigida al presidente de EEUU y con el propósito de que Biden haga pública lo que se entiende “una grave amenaza” para sus intereses, que necesariamente en países como el dominicano, dentro de su clase gobernante  deberían levantarse las alertas, toda vez que cuando en esta parte del mundo se arrecia el inicio de un conflicto geoestratégico, de inmediato y países cómo este, son los primeros en caer.

A nuestro modo de ver, ocurre, que EEUU y por primera vez, se da cuenta de que está muy atrás en el desarrollo de armas nucleares y sistemas de satélites destructores de satélites de última generación y al descubrir, que Rusia está desarrollando un arma nuclear antisatélite que sería puesta en el espacio en algún momento y ante lo cual, los miembros del comité de inteligencia de la Cámara de Representantes se han puesto histéricos y sencillamente, porque se descubre, que el sistema defensivo táctico y estratégico estadounidense y ante semejante arma no tiene respuesta y de lo que por supuesto, estamos seguros que Rusia negará totalmente por el momento.

Solo hay que recordar y si miramos dentro de una perspectiva en cierto modo razonable, lo que nos ocurrió tan pronto se inició la Segunda Guerra Mundial y el Mar Caribe fue uno de los escenarios geoestratégicos de aquel conflicto en materia de hundimientos de navíos de comercio y por submarinos U-2  y en razón de lo cual, uno de nuestros buques de transporte de mercancías, el San Rafael, fue hundido por submarinos alemanes y se entenderá por qué nos hemos sobresaltado al conocer el mensaje del comité de inteligencia de los diputados federales hacia la Casa Blanca, pero claro, esto nuevo de un arma nuclear antisatélite nos deja anonadados y de solo pensar que Rusia pueda derrumbar un satélite y dejarlo caer expresamente en el aliado o vasallo estadounidense que así quisiera. Por ejemplo, en el centro del Mar Caribe. ¿Se entiende nuestra preocupación?

Mucho más, y solo hay que buscar en los archivos de esta columna de análisis político de Estado, lo que expresamos con la llegada de Biden y comparándolo desde el punto de vista de su oponente Trump, de que la mayoría de la gente y los mass media, consideraban que el republicano era un halcón capitalista duro dispuesto a llevar su país a la guerra por cualquier cosa y nosotros replicábamos que contra todo criterio a contrario, si se estudiaba el historial de Biden, se vería que este es un halcón ultraderechista y más guerrerista que Trump y al que había que tenerle mayor peligro y hacerle mucho mayor vigilancia.

Como se ha visto, el tiempo nos ha dado la razón. Pues mientras Trump amagaba y solo advertía, Biden en cambio no se le apretaba el pulso para ordenar cuanta guerra o conflicto armado abierto o clandestino hubiese que ordenar. Ese escenario de Israel exterminando a Gaza o el otro “secreto" del terrible genocidio que está ocurriendo en la República del Congo y supuestamente entre tribus de esta, es lo más parecido a una marca Biden de exterminio.

Entonces y en razón de esta “experiencia”, creemos que mientras Biden sea el presidente de EEUU, nada ni nadie impedirá que él promueva cuanta guerra quiera y por la sencilla razón, de que para este presidente, lo que le importa, es que la industria armamentista estadounidense progrese y mucho más, cuando la economía está experimentado ciertas debilidades estructurales en materia de trabajo y empleo, que solo podían ser salvadas si EEUU sea convertido en el fabricante y proveedor de armas a gran escala y bajo el paraguas de préstamos para los países que se endeudaran comprando armamento estadounidense.

Ahora mismo, en la Casa Blanca sopesan iniciar una guerra encubierta en el área caribeña y para afectar a Venezuela, Nicaragua y Cuba y en menor medida  México y para sus estrategas, nada sería mejor si se lograba meter en el paquete al Haití aparentemente insurreccional y pandillero y con ello, darle un golpe de bastón, a una República Dominicana, cuya clase gobernante cree y por sus relaciones financieras y económicas con la banca estadounidense, que podrían lograr que en caso de una conflagración regional, el país, entiéndanse sus intereses, pudiera salir indemne.

Cómo no nos llamamos a engaño y tampoco creemos nada de ese cuento de que Biden apoya supuestamente a Abinader, que entendamos, que debería de ser de prudentes, que el Estado Dominicano debiera colocarse en alerta preventiva para lo que pueda ocurrir.

Por ejemplo, ¿cómo es posible que una mañana amanece y de golpe hay una excursión exploratoria y preventiva de militares estadounidenses en la frontera y que por lo dicho por Abinader, de que supuestamente no sabía nada al respecto, se debe concluir, de que el Pentágono ha empezado a delinear un accionar precautorio y preventivo para la isla que comparten estos dos países: Haití y Dominicana y preparado para unirlo a una estrategia mayor enlazada con todo el Caribe Central y mucho más si la intervención “humanitaria” de Kenia allí está en veremos?

Los pocos que tenemos mentalidad geoestratégica en esta nación y más fácilmente que la generalidad ciudadana, podríamos ser capaces y solo al advertir determinadas señales, que algo grande está por venir y de ahí que con la advertencia del comité de inteligencia ya aludido y advirtiendo desde la Cámara de Representantes, a la Casa Blanca e instando a que el peligro lo haga público, que necesariamente hubiese que estar más que alerta.

Pero aquí solo se está en carnaval, ver quien engaña mejor al adversario, cuantas pifias se les pueden agarrar o adjudicar al gobierno o a la oposición y todo este escenario, encuadrado en una esperpéntica campaña electoral por la que el gobierno, es evidente que de falto de escrúpulos debería de achacársele y viendo como trata de ejercer el poder a modo coercitivo y para evitar que la oposición gane los comicios municipales., mientras aquella no hace a lo absoluto -al menos es lo que se percibe-  nada en firme para evitar que el PRM se le vaya al cuello y le aplaste.

Al enlazar la amenaza  que se habla en Washington con la probable temeridad del gobierno de Abinader tratando de manipular a la atrapada opinión pública y con miras de quedarse en el poder a como dé lugar y que si lo unimos al espíritu levantisco que hay en Haití e insuflado indirectamente por la estación local de la CIA, que por obligación debamos entender, que sin darnos cuenta, esta isla ha sido colocada en el centro de la problemática geoestratégica por la que EEUU quiere salir de determinados dolores de cabeza una vez y por todas. ¿Y qué mejor que aprovechar una amenaza latente a su seguridad y para meter en el mismo saco lo que ocurre en esta isla?

Un solo consejo a los llamados organismos de espionaje, seguridad y contraespionaje dominicanos que están bajo la influencia directa de los agregados militares estadounidenses, así como de la estación local de la CIA: Sería mejor que se despabilaran  y se dejen de ser sumisos lacayos de semejante poder exterior que ahora está en guerra contra todo el mundo: No se descuiden y si es que no quieren que aquí se repita  una copia del Euromaidán en Ucrania, que en el 2014 convirtió a ese país europeo en su protectorado.

Solo ese es nuestro consejo y que podría ocurrir, si sobre este país cayera “por accidente” un satélite estadounidense derrumbado por los rusos y aquí provoque el caos y el terror se apodere de la gente y se levanten y exijan la caída del gobierno que en ese momento esté y lo que decimos enfáticamente. Pues ni por asomo creemos en el desmentido ruso de esta mañana.

De esta manera, consideramos que se debe entender por qué puntualizamos y advirtiendo sobre lo que entendemos, es esa “grave amenaza contra la seguridad nacional” por la que el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes le ha pedido a Biden que la haga pública. ¿Es también amenaza para República Dominicana? Con Dios. 15.02.2024