La campaña va en buenas, pero no todo es lo que parece

0
191

Para empezar, muchos coinciden, que si el candidato Abel Martínez observara detenidamente el impacto negativo de la presencia de su esposa en la campaña, podría darse cuenta, de que esta y en vez de ganarle simpatizantes, le genera rechazo. La gente la entienden una joven influencer que no se da cuenta que ella va en el paquete que significa la candidatura de su esposo y que por lo tanto su presencia es innecesaria, aparte de que da la desagradable impresión a ojos de pueblo, de ser de la burguesía corrupta, versión partidocrática.

Por el lado del expresidente Leonel Fernández, no se niega el tremendo brote de popularidad aparente que le acompaña en todos sus desplazamientos, pero parecería que tiene cierto rechazo y si tantos recuerdan las partes negativas de sus gobiernos.

Y del candidato presidencial del gobierno y del PRM, el presidente-candidato Abinader, su talón de Aquiles es la penosa imagen que reflejan los dirigentes del PRM y los miembros del anillo palaciego de los popis. Aun así y por las simpatías que irradia Abinader, nadie se atreve a decir a este día que podría perder las elecciones presidenciales.

Sin embargo, los tres tienen en común, los resultados que surjan de las elecciones de dentro de ocho días y en lo que se coincide, que los mismos serán determinantes para decidir quién ganará el 18 de mayo. [OJO-dag]