domingo, febrero 5, 2023
InicioDe aquí y de alláParecería que la gran guerra de Occidente contra Rusia a propósito de...

Parecería que la gran guerra de Occidente contra Rusia a propósito de la respuesta rusa a la intervención continua de EEUU en Ucrania desde el 2014, está a punto de estallar y que, de suceder, ni las oraciones salvarán. La humanidad está en suspenso

En estos tiempos en los que lo peor de los halcones estadounidenses se ha estado desarrollando en Washington y al punto, de que ya no hay nación sobre la tierra que de alguna manera no se sienta amenazada por el puño de hierro del Tío San y el que es manejado con destreza letal tanto por el Pentágono, la CIA y el ente nacional de seguridad, parecería que no hay espacio para lograr que la parte mas dura del poder militar estadounidense se aplaque determinantemente.

Obsérvese, que en la medida que EEUU entiende que Rusia puede imponerse a Ucrania, de hecho, nuevo protectorado estadounidense en Europa, EEUU-Reino Unido y la Unión Europea aceleran lo más parecido a sus planes de guerra inicialmente hibrida a una general y por la cual, no hay que tener mucha imaginación para no suponer, que prácticamente se está al inicio de una guerra nuclear, hasta ahora, regional pero la que de desatarse terminaría en una global y al conocerse, que Rusia no está dispuesta a dejarse destruir por un Occidente absolutamente decidido a aplastarla y lo más significativo, que a este día ya se está preparando para ello.

Realmente, no se entiende el por qué de tanta saña, cuando la actual hegemonía global estadounidense es una que no debería experimentar ningún tipo de amenaza y si partimos del hecho, de que el panorama político general y con no menos de ocho nuevas naciones de poder e influencia global emergente, simplemente sus lideres entienden que el mundo debe dar el paso de unipolar a multipolar.

Por esto y que se recuerde, desde que en el planeta empezaron a nacer y crecer las primeras grandes civilizaciones y culturas, nunca una potencia hegemónica y en procura de su protagonismo único, se había abocado a arriesgarse a hundir a la humanidad dentro de un esquema de extinción masiva por el que millones de personas pudieran desaparecer de súbito.

Al contrario, la historia de la humanidad habla, de que los grandes imperios que se han turnado en el dominio del planeta, nunca habían llegado tan lejos como ahora Occidente pretende y al grado, de que las más de doscientas bases militares que EEUU tiene en el mundo y sus cuatro ejércitos penetrando en todo el globo, más la unidad militar de equipos swap y tropas especiales y sus 50 mil efectivos que solo responde a la presidencia estadounidense y sin dejar de mencionar el ejército de espías y alta tecnología del Pentágono y la CIA y el otro de la Agencia de Seguridad Nacional (en inglés NSA) dan la desagradable impresión, de querer desatar una guerra planetaria de exterminio de sálvese quien pueda.

Semejante accionar y tan temerario y el que pende como una daga sobre el mundo que todavía existe, no es ya un asunto del que pueblos y naciones pudieran ignorar, sino que definitivamente y viendo como ahora determinadas naciones europeas quieren  movilizar sus armamentos, traspasándoselos a Ucrania y estos manejados por sus propios soldados originarios, al tiempo que ya se nota, que Rusia ha empezado a movilizarse militarmente a gran escala, que definitivamente, cuanto ocurre de ánimo belicista sin sentido, solo apunta hacia una catástrofe general planetaria y si es que todo el resto del mundo, sus naciones y pueblos, no tratan de impedir la gran catástrofe  y que ahora es tan obvio que se nos viene encima.

Paralelamente, EEUU se apresura a continuar su grosero propósito bélico y también peligrosa apuesta de meterle miedo a todo el resto del mundo, amenazar a los gobiernos y por lo que se está viendo, dejando bien asentado, que quienes cooperen o sean aliados de Rusia y en particular los del esquema de naciones BRICS, experimentarían una reacción demoledora estadounidense.

En este plano, el brazo diplomático estadounidense se apresura y busca aliados a la fuerza y lo que se está viendo en el reciente seminario en Davos y ahora en Argentina, donde a partir de mañana se reúne la cumbre de países CELAC y para lo cual, los intereses mediáticos estadounidenses que dominan el espectro mediático latinoamericano, se apresuran a condicionar a la mayoría de estas naciones, unas en sublevaciones populares a abiertas y otras bajo la lucha rompecabezas de unos ejércitos vasallos en los que sus generales se aprestan a sustituir a los presidentes civiles y al primer “toque de corneta” que Washington les formule.

Lamentablemente, frente a semejante entramado militar al estilo de cuando la pasada Guerra Fría y conociéndose, que ya el mundo no es ideológico y sí mercurialista y sabiéndose que la izquierda como tal ha desaparecido y siendo asimilada por una derecha, que sintiéndose que ganó las pugnas ideológicas, empieza a dar connotación de una vuelta hacia el pasado y en el que lo militar prevalecería sobre lo civil y ahora como mecanismo de salvaguarda estadounidense en lo que EEUU se lanza a su también guerra suicida contra Rusia.

Ciertamente y como están las cosas y los escenarios, el mundo no está como para que pueblos y naciones pudiéramos sobrevivir frente a la hecatombe que se quiere desatar y en el caso dominicano, creemos que lo más cuerdo y sensato debe de ser y desde ahora, efectuar un inventario respecto a la cantidad de alimentos para consumo y los otros a cultivar, la cantidad de combustibles en almacenamiento así como que si estallara la guerra global, cuanto tiempo estarían funcionando nuestras plantas de energía y lo más significativo nuestros mecanismos industriales y empresas de producción, pues de suceder el panorama bélico que se avizora, no habrá fortuna que pudiera salir indemne de una conflagración en la que las vidas de pueblos y naciones quedarían suspendidas de súbito y todos pudiéramos experimentar un retroceso tal, que volver a la edad de piedra, sería poco.

Cómo se debe entender, este análisis político de Estado no va dirigido a inquietar y sí a alertar y en la medida que entendemos, que poco a poco, parecería que la gran guerra de Occidente contra Rusia a propósito de la respuesta rusa a la intervención continua de EEUU en Ucrania desde el 2014, está a punto de estallar y que, de suceder, ni las oraciones salvarán. La humanidad está en suspenso. (DAG)

RELATED ARTICLES
- Publicidad -
Por el Ojo de la Cerradura

Mas Populares

Recent Comments