¿Qué nos enseñó «Everything Everywhere» sobre el racismo y la representación en Hollywood?

0
138
¿Qué nos enseñó

(CNN) — A lo largo de la temporada de premios, los protagonistas y creadores de «Everything Everywhere All at Once» han compartido sus experiencias personales con el racismo y la representación en Hollywood.

Muchos de ellos destacaron lo significativo que es recibir este nivel de reconocimiento en una industria en la que históricamente ha sido difícil abrirse camino para los actores no blancos, y también compartieron cómo sus vidas como inmigrantes e hijos de inmigrantes influyeron en su trabajo.

El más reciente capítulo se desarrolló este domingo por la noche, con una serie de impactantes discursos de aceptación de los siete Oscar que recibió esta película.

“Everything Everywhere All At Once” se corona en los Premios Oscar 2023: estos fueron los momentos más destacados de la ceremonia

«Para todos los niños y niñas que se parecen a mí y me están viendo esta noche, esto es un faro de esperanza y posibilidades. Es la prueba de que… los sueños se hacen realidad», dijo Michelle Yeoh después de hacer historia como la primera mujer de ascendencia asiática en ganar el Oscar a la mejor actriz.

A continuación, algunas de las anécdotas compartidas en la noche de los Premios Oscar y en entrevistas y entregas de premios anteriores.

Alguien se maravilló de que hablara inglés

En su discurso de aceptación en los Globos de Oro, Michelle Yeoh dijo que Hollywood «era un sueño hecho realidad hasta que llegué aquí». (Crédito: Earl Gibson III/Shutterstock)

Yeoh, quien interpreta en la película a Evelyn Wang, propietaria de una lavandería y convertida en superheroína, llegó a Hollywood tras muchos años de éxito como actriz en Hong Kong.

Pronto descubrió que la realidad de la industria del entretenimiento estadounidense era distinta de lo que esperaba.

«Era un sueño hecho realidad hasta que llegué aquí», dijo Yeoh al recoger el Globo de Oro a la mejor actriz. «Porque mira qué cara. Llegué aquí y me dijeron: ‘Eres una minoría’. Y yo: ‘No, eso no es posible’.

«Y entonces alguien me dijo: ‘¡Hablas inglés!’… y yo dije: ‘Sí, el vuelo hasta aquí duró unas 13 horas, así que aprendí'».

Yeoh nació en Malasia y creció hablando inglés, como mucha gente que vive en Asia y en todo el mundo.

«Everything Everywhere All at Once» es la primera vez que recibe un papel protagonista en una película de Hollywood. Yeoh, de 60 años, dijo a Christiane Amanpour, de CNN, que había tardado mucho en conseguirlo.

«Recibes guiones. Y a medida que pasan los años, los números aumentan, y los papeles parecen reducirse. Como sabes, como mujer, como mujer asiática… de alguna manera empiezan a meterte en cajas. Y siempre es el hombre el que se lanza a la aventura y salva el mundo», dijo Yeoh.

El papel de Evelyn en el guion del dúo de guionistas y directores Daniel Kwan y Daniel Scheinert le llamó la atención al instante.

«Se trata de una mujer normal, asiática, inmigrante, que se enfrenta a todos los problemas con los que todos podemos identificarnos», dijo Yeoh a Amanpour. «Y lo que me encantó es que se trata de una mujer normal a la que se ve, a la que se le da un papel de superheroína».

Mientras terminaba su discurso de aceptación como mejor actriz y se preparaba para salir del escenario en la noche de los Oscar, Yeoh habló con la alegría triunfante de alguien que por fin está siendo vista en Hollywood como la versátil actriz que siempre ha sido.

«Gracias a la Academia», dijo. «Esto es hacer historia».

Su teléfono dejó de sonar porque no había suficientes papeles para actores asiáticos

Ke Huy Quan acepta el premio al mejor actor de reparto por «Everything Everywhere All at Once» en los Critics Choice Awards en enero. (Crédito: Chris Pizzello/Invision/AP)

A Ke Huy Quan se le salieron las lágrimas al acunar el premio entre sus brazos.

«Mi viaje empezó en un barco. Pasé un año en un campo de refugiados. Y, de alguna manera, acabé aquí, en el mayor escenario de Hollywood», dijo Quan tras ganar el Oscar al mejor actor de reparto por su interpretación del desventurado pero heroico Waymond Wang.

«Dicen que estas historias solo ocurren en las películas. No puedo creer que me esté pasando a mí. Esto… esto es el sueño americano».

Pero Quan también reconoció los baches de su camino y cómo estuvo a punto de renunciar a sus sueños cuando se le acabaron las oportunidades.

Quan nació en Saigón y llegó a Los Ángeles en 1979, después de huir de Vietnam y vivir en Hong Kong como refugiado tras el fin de la guerra. Comenzó su carrera en Hollywood como un querido actor infantil en «Indiana Jones and the Temple of Doom» y «The Goonies». Siguió haciendo audiciones después de eso, pero su teléfono dejó de sonar, dijo Quan a The New York Times.

«Cuando dejé de actuar, fue porque había muy pocas oportunidades», dijo Quan al ganar un premio del Sindicato de Actores (SAG) al mejor actor de reparto.

Quan replanteó su carrera, estudió cine en la Universidad del Sur de California y trabajó entre bastidores como coordinador de especialistas y ayudante de dirección. No volvería a tener un papel cinematográfico en casi 20 años.

Las películas de 2022: las cintas más satisfactorias del año, desde «Avatar» hasta «Everything Everywhere»

Ver al reparto asiático de la película de 2018 «Crazy Rich Asians» le hizo darse cuenta de lo mucho que echaba de menos actuar. Y en cuanto se topó con el guion de «Everything Everywhere», supo que era la persona adecuada para interpretar a Waymond.

«Lo deseaba más que nada. Pensé que estaba escrito para mí», dijo Quan a la emisora de noticias NPR de Boston WBUR.

Su regreso a la gran pantalla le ha valido críticas muy favorables y numerosos reconocimientos, entre ellos los premios Globo de Oro, Critics Choice y SAG al mejor actor de reparto. Y Quan, de 51 años, dice que estos días se siente más optimista sobre las perspectivas de Hollywood para él y otros actores asiáticos.

«El panorama es muy distinto ahora que antes», dijo Quan en los premios del Sindicato de Actores. En esa ceremonia, destacó que era el primer actor asiático en ganar en la categoría de mejor actor de reparto.

«Este momento ya no me pertenece solo a mí», dijo. «Pertenece también a todos los que han pedido un cambio».

A continuación, ofreció palabras de ánimo para otros que puedan sentirse como él se sintió durante décadas.

«A todos aquellos que en casa están mirando, que están luchando y esperando ser vistos, por favor, sigan adelante, porque los reflectores algún día los encontrarán».

Su padre inmigrante ayudó a inspirar parte del argumento de la película

Jonathan Wang habla mientras el elenco y el equipo de «Everything Everywhere All at Once» aceptan el premio a la mejor película durante los Critics Choice Awards. (Crédito: Mario Anzuoni/Reuters)

En una noche llena de alegre exuberancia, el discurso del productor Jonathan Wang al final de los Critics’ Choice Awards ofreció un sombrío recordatorio.
Al recoger el premio a la mejor película, Wang recordó a su difunto padre y a los personajes interpretados por Yeoh y Quan.

«Este premio está dedicado a mi padre, un inmigrante taiwanés que trabajó hasta morir prematuramente», dijo Wang. «Esto está realmente dedicado a los Evelyn, a los Waymonds, a los padres inmigrantes que se matarían por nosotros, los niños inmigrantes, para darnos una vida mejor».

En la noche de los Oscar, volvió a hacer eco de este mensaje al recoger el premio a la mejor película.

«Esto es por mi padre», dijo Wang, «que, como tantos padres inmigrantes, murió joven».

El padre de Wang, Alex Wang, fue un empresario y vendedor de toda la vida, según un obituario de 2016.

Su nombre aparece en los créditos de la película, y el productor ha compartido más sobre él en varias publicaciones en las redes sociales.

«Desde los títulos de la película hasta el chinglish sin disculpas, un toque de mi padre vive en esta película», publicó Wang en Instagram el año pasado, poco antes de que «Everything Everywhere» llegara a los cines.

El productor dijo que su padre ayudó a inspirar uno de los muchos giros extravagantes de la trama de la película: una película dentro de la película llamada «Raccacoonie», en la que aparece un mapache sentado en la cabeza de un chef. Es una referencia a «Ratatouille» y un homenaje a su padre.

«Cualquiera que tenga padres asiáticos sabe que son famosos por sus malos títulos de películas», dijo Wang a The Hollywood Reporter. «Mi favorito es el que dijo: ‘Vamos a ver ‘Outside Good People Shooting'». Ese, dijo Wang, era el nombre de su padre para «Good Will Hunting».

Wang volvió a recordar a su padre en una publicación de Instagram después de que se anunciaran las 11 nominaciones a los Oscar de «Everything, Everywhere», describiendo lo duro que habían trabajado sus padres para mantener a flote su panadería familiar y cómo ver juntos los Premios de la Academia era una de sus pocas tradiciones familiares.

«Después de que la conmoción del día de las nominaciones se desvaneciera, por fin tuve un momento para ducharme y tener un segundo para mí», escribió Wang. «Mientras el agua corría por mi cara atónita, sollocé lágrimas de alegría -profundas lágrimas de alegría- sintiendo por fin una liberación y la aceptación de que mi padre estaba, y está, tan orgulloso».

Temía convertirse en actriz por lo que no veía en la pantalla

Stephanie Hsu, en la imagen como la supervillana Jobu Tupacki en «Everything Everywhere All at Once», obtuvo una nominación al Oscar a la mejor actriz de reparto por su interpretación en la película. (Crédito: A24)

Cuando Stephanie Hsu subió al escenario para recoger el premio a la «Revelación en el cine» en la Gala Inolvidable, que rinde homenaje a los asiáticos e isleños del Pacífico en el mundo del espectáculo, recordó un momento memorable de su infancia.

Hsu había sido elegida para representar un falso anuncio de limonada delante de su colegio. Sujetó el cartón de limonada vacío de la misma manera que sujetó su premio en la ostentosa ceremonia de Los Ángeles en diciembre.

«Recuerdo que pensé: ‘Ha sido muy divertido y creo que se me da bastante bien, pero debería pensar en algo más práctico que hacer con mi vida’. Y eso fue a una edad muy temprana», dijo Hsu, con la voz temblorosa por la emoción. «Y creo que es porque —sé que es porque— este mundo, y el mundo de la narración, me parecía tan lejano y tan… como que, si no lo ves, no puedes imaginar que alguna vez vas a estar tú o tus amigos ahí arriba o gente que se parece a ti».

A pesar de sus dudas, Hsu estudió arte dramático en la Universidad de Nueva York, se convirtió en una estrella de Broadway en «Be More Chill» y en el musical de «Bob Esponja» y consiguió un papel destacado en televisión en «The Marvelous Mrs. Maisel».

Pero aún así dice que le costaba imaginar que podría triunfar. Eso ha empezado a cambiar con el torbellino de elogios que ha suscitado su doble interpretación en «Everything Everywhere», como la hija oprimida Joy Wang y la despiadada supervillana Jobu Tupaki.

«Estoy muy emocionada», declaró la actriz de 32 años en la Gala Inolvidable, que el año pasado celebró su 20 aniversario. «Siento que nunca me he permitido amar esto porque tenía mucho miedo de que nunca fuera posible. Y siento que este año me ha dado mucho permiso para amar de verdad lo que hago, y espero hacer que todos se sientan orgullosos, y estoy muy emocionada por seguir adelante».

Hsu dijo que su propia experiencia como hija de un inmigrante taiwanés contribuyó a su actuación en «Everything Everywhere».

«Lo que me impresionó fue el latido de la historia y esta relación madre-hija», dijo a Women’s Wear Daily. «Era casi como si esa dinámica no necesitara explicación ni discusión. Había algo en ella que me calaba hondo».

En una entrevista reciente con The New York Times, Hsu advirtió del peligro de dar por resueltos los antiguos problemas de Hollywood con el racismo y la representación. Describió cómo la confundieron en la alfombra roja con la estrella de «To All the Boys I’ve Loved Before», Lana Condor, y un momento en una proyección de «Everything Everywhere» en Nueva York en el que se acercaron a su publicista asiático y lo elogiaron por una actuación que nunca hizo.

«Escucha, este viaje es increíble, pero esto es real. No hemos trascendido este momento, ¿verdad?». dijo Hsu a The New York Times. «James Hong (que interpreta a su abuelo en la película) empezó a actuar en una época en la que la gente ni siquiera decía su nombre, literalmente solo le llamaban ‘chino’ y le decían ‘ponte en tu sitio’. Michelle esperó casi 40 años para tener su primera oportunidad de ser el número 1 en la hoja de llamadas, y Ke dejó la actuación durante (casi) 20 años. Por mucho éxito que haya tenido esta película, el mayor miedo del otro lado es: ‘¿Y si esta es mi última oportunidad?'».

Cuando empezó a actuar, los productores decían que ‘los asiáticos no eran bastante buenos’

En «Everything Everywhere All at Once «, James Hong interpreta a un padre exigente para Evelyn Wang, interpretada por Michelle Yeoh. Crédito: A24

James Hong tiene cientos de créditos como actor, pero han tenido que pasar casi siete décadas para que acabe en el centro del escenario de los Screen Actors Guild Awards.

«Hay uno de nosotros que lleva actuando en conjunto más tiempo del que cualquiera de nosotros lleva vivo», dijo Yeoh cuando el reparto de «Everything Everywhere» ganó el premio al mejor elenco y cedió el escenario a Hong, que tiene 94 años.

Hong recordó que la primera película en la que actuó estaba protagonizada por Clark Gable.

«En aquella época, el papel principal lo interpretaban unos tipos con los ojos tapados y que hablaban así», dijo Hong, imitando el acento ofensivo que se escribía para los personajes asiáticos en aquella época.

«Y los productores dijeron que los asiáticos no eran lo bastante buenos. Y no son taquilleros», añadió Hong. «Pero míranos ahora».

La cara amarilla estaba muy extendida en Hollywood cuando empezó la carrera de Hong, y a menudo se encontró en papeles estereotipados.

«Al principio de mi carrera acabé interpretando sobre todo a lavanderos, o a chinos perseguidos… fue duro, muy duro, salirse del molde», declaró a Great Big Story en 2020.

Las oportunidades para los actores asiáticos eran tan limitadas al principio de su carrera que Hong cofundó su propia compañía de teatro, la legendaria East West Players.

«La industria empezó a darse cuenta de quiénes éramos», cuenta Hong a Great Big Story. «No éramos meros extras ni gente con trucos. Estábamos en una obra que organizábamos nosotros. Éramos los protagonistas. Éramos los actores. Y llamábamos la atención».

Mientras acaparaba la atención una vez más y arrancaba una gran ovación del público en los SAG Awards de este año, Hong señaló que espera seguir en el circuito de premios en los próximos años.

«Espero volver cuando tenga 100 años», dijo.

Stephy Chung y Megan Thomas, de CNN, contribuyeron a este artículo.

Fuente: CNN