¡Qué vergüenza! La apología de lo mal hecho y de las inconductas morales, que ridiculizan la educación doméstica y por parte de medios, periodistas y comentaristas

0
209

De buenas a primeras, periodistas, comentaristas y medios de comunicación dentro de la prensa mercancía que pertenece a la concentración de medios en pocas manos, les ha dado por darle publicidad a todo cuanto signifique lo peor del alma humana y con lo cual se incentivan una serie de antivalores, que ciertamente están llevando a la familia a una situación de absoluta debacle moral.

He ahí el caso de una adolescente ligera de costumbres que practicaba sexo a ocultas con un profesor y de lo que resultó su muerte por un mal parto y la que ahora se quiere utilizar de especie de portaestandarte para disimular la falsedad, de que la muchacha no era un dechado de virtudes, cuando en realidad se comportaba y sus amigas que le servían de cómplices, como chica acompañante de conducta sexual ligera.

O lo otro, de delincuentes estafadores creando mecanismos de enriquecimiento desproporcionado en base a estafas más que escandalosas y ni hablar de los otros, quienes, como piezas de la amoralidad barrial, imponen una abusiva inversión de valores morales en la música y en el comportamiento personal, que los medios, periodistas y comentaristas en su conjunto, alaban como si se tratara de gente decente y de buenas costumbres.

¿Resultado?, los llamados teteos y lambederas de tragos barriales en donde la moral desaparece, las mujeres se comportan como prostitutas y los hombres, como chulos de poca monta y todos consumidores de drogas y cuanto ilícito se pueda obtener y con el agravante de comportarse irrespetuosamente y con insolencias frente a la autoridad policial.

Semejante destape mediático amoral, ¿no hay forma de que los barones mediáticos lo reglamenten y de imponer un código de ética? (DAG-OJO)