RESEÑA | «Fast X» se prepara para más secuelas, a pesar de su agotamiento

0
221
RESEÑA |

(CNN) — Veintidós años de películas de «The Fast & the Furious» han creado suficientes personajes e historia como para que abunden los cameos y los reencuentros en «Fast X». Sin embargo, a pesar de su acción de alto octanaje, esta décima película no hace más que acelerar el motor para más secuelas venideras, dando inicio a una historia en varias partes que ofrece una forma apropiadamente inflada de llevar esta ruidosa empresa a un final (sin duda temporal).

A pesar de las caras conocidas que aparecen ampliamente o que pasan de largo, el elemento definitorio de la última película reside en su nuevo villano, Dante, interpretado con un gusto salvaje y exagerado por Jason Momoa. Motivado por una sed de venganza que se explica durante la secuencia inicial, la caracterización de Momoa tiene cierta relación con el Joker (tal vez queriendo evocar a Nicholson o Ledger, pero más a Cesar Romero), desatando un torpe maremoto que, en general, es más deleznable que divertido.

Un sitio web quiere pagarte US$ 1.000 por ver las 10 películas de «Fast and Furious»: ¿por qué?

Sin embargo, ese misil no guiado crea una gran amenaza para Dom (Vin Diesel) y su extensa familia, comenzando con una persecución masiva que tiene lugar en Roma. Más tarde, la historia se traslada a Río de Janeiro, donde se celebra una carrera, lo que parece casi pintoresco dadas las ridículas direcciones que ha tomado «Fast».

El plan de Dante hace que Dom y compañía huyan de las autoridades, con la simpatía de una agente del gobierno (Brie Larson, que pronto aparecerá en la secuela de «Capitana Marvel»), mientras que otro (Alan Ritchson, de «Reacher») les pisa los talones.

Llegados a este punto, las películas de «Fast» han alcanzado un nivel de acción que se puede abrazar por su tontería muscular o -más a menudo en esta última entrega- reírse de ella por su puro absurdo.

Jason Momoa en «Fast X». (Crédito: Universal Pictures)

El director francés Louis Letterier (cuyos créditos incluyen las películas de «Transporter» así como «El increíble Hulk») lo aborda con total convicción, incluyendo esas sentimentales charlas sobre la familia y el compromiso que Diesel insiste en pronunciar, con compañeras de escena de gran clase como Helen Mirren y Rita Moreno.

Aunque hay algo a favor de intentar elaborar una historia verdaderamente épica, incluso con su abundante lista de personajes para acomodar la naturaleza escapista de la franquicia «Fast» hace que el intento de hacer una serialización a lo «Star Wars» se sienta como un puente demasiado lejos. Aun así, se trata de un truco muy popular entre los chicos cool de este verano, con la última película de «Misión: Imposible» anunciada como «Primera parte».

El gran número de miembros del reparto de «Fast» que ahora poseen credenciales de superhéroes refleja una deriva de la industria cinematográfica en este siglo, reflejada en la naturaleza evolutiva de estas películas, cuyas escenas y acrobacias, cada vez más elaboradas, tienden francamente a confundirse.

La idea de que «Fast X» se mezcle con «Fast XI» y potencialmente con «Fast XII» (siguiendo con la idea de los números romanos) parece representar una ambición narrativa, pero en realidad no lo es; más bien, ese marco es simplemente un medio de allanar el camino para otros cinco años más o menos de esta franquicia global extraordinariamente lucrativa.

El hecho de que la última entrega, «F9», proporcionara a los cines una bienvenida inyección de adrenalina en taquilla indica que aún queda mucha gasolina en el depósito, comercialmente hablando. Es en el plano creativo donde «Fast X» da la sensación de que se está agotando.

«Fast X» se estrenó el 19 de mayo en los cines de Estados Unidos. Está clasificada PG-13.

Fuente: CNN