RESEÑA | «John Wick: Chapter 4» cae en un tipo particular de inflación de secuelas

0
196
Keanu Reeves protagoniza "John Wick: Chapter 4". (Crédito: Lionsgate/YouTube)

(CNN) — La inflación se presenta de muchas formas, incluida la sobrecarga de duración que puede afectar a las secuelas. Así, los 90 minutos de «John Wick» se convierten en 2 horas y 49 minutos en «John Wick: Chapter 4», una epopeya que muestra el deslumbrante trabajo de acrobacias por el que es conocida la franquicia, al tiempo que lleva la acción a extremos casi agotadores.

La película tiene un grado adicional de resonancia emocional, pero eso se debe a lo que ocurrió fuera de la pantalla, no en ella, con la inesperada muerte del coprotagonista Lance Reddick. Aunque Reddick tiene un papel secundario, su aparición resulta aleccionadora.

Keanu Reeves rinde tributo a Lance Reddick en el estreno de «John Wick 4»

Más allá de eso, la duración adicional se dedica, caritativamente, a presentar tanto caos inventivo como sea posible, con el taciturno asesino a sueldo de Keanu Reeves tratando de liberarse de sus vínculos con la oscura organización conocida como La Alta Mesa, como de costumbre, matando a todo el mundo, abriéndose camino hacia el desdeñoso líder (Bill Skarsgård) que ha puesto una considerable recompensa por su cabeza.

La película sube un peldaño en la categoría de sus oponentes con la incorporación de Donnie Yen en el papel de Caine, un viejo amigo y socio de Wick al que se le ha encomendado a regañadientes la misión de acabar con él y que es igual de hábil en el arte de matar y seguir matando. Shamier Anderson también se une a la acción como un misterioso mercenario, acompañado de un perro igualmente letal, cuyas motivaciones son tan difíciles de descifrar como los trajes de kevlar de Wick.

Keanu Reeves protagoniza «John Wick: Chapter 4». (Crédito: Lionsgate/YouTube)

El director Chad Stahelski extrae humor de la reticencia de Caine y de la naturaleza exagerada de la carnicería, alargando las secuencias violentas tanto que agotan la resistencia. Una vez más, la película se beneficia de la calidad de los actores secundarios, en especial del Winston cansado del mundo de Ian McShane, que como siempre parece robarse todas las escenas en las que aparece.

El problema es que con un lienzo tan grande y tantas piezas de acción elaboradas -incluida una larga pelea por las transitadas calles de París- Wick no puede evitar repetir sus característicos movimientos de lucha una y otra y otra vez (golpear, disparar, repetir), hasta que el efecto resulta más adormecedor que emocionante.

El mero hecho de que la franquicia haya llegado a la fase del «Chapter 4» subraya el valor asociado al nombre y la afiliación de Reeves a este tipo de vehículo musculoso, tan fuertemente inclinado hacia la acción que es bueno que a la estrella no se le pague por palabra.

En un momento dado, Caine se adelanta a una pelea con Wick diciendo: «Acabemos con esta mier** de una vez», lo que provoca risas en ese instante.

«John Wick 4» tiene una escena crucial después de los créditos

Sin embargo, en el momento en que «Chapter 4» cierra sus páginas, la frase resuena de un modo que resulta algo más serio y literal de lo que se pretendía.

«John Wick: Chapter 4» se estrenó el 24 de marzo en los cines de Estados Unidos. Tiene calificación R. 

Fuente: CNN