martes, junio 6, 2023
InicioPaís PolíticoReunión Conjunta de senadores y diputados en el salón de la Asamblea...

Reunión Conjunta de senadores y diputados en el salón de la Asamblea Nacional. Un discurso y sus bemoles, más otro y sus excentricidades

Es de celebrar el marcado optimismo con el que el presidente Luis Abinader imprimió a su elaborado discurso de rendición de cuentas, por medio del cual, los ciudadanos hemos podido tener una perspectiva más aproximada respecto al conjunto de logros del gobierno en el último año.

En cierto modo, fue un discurso electoralista pero sin el marco impetuoso de un reeleccionismo en marcha que le hubiese restado calidad moral. En líneas generales, las cifras y realizaciones y obras futuras en realización, dieron un escenario en cierta forma realista y nada hipotético y sobre todo esperanzador y lo que es bueno para contrarrestar el lagrimoso pesimismo con el que la prensa diaria y los políticos opositores tienden a expresarse.

Por eso y en términos amplios, se puede hablar de que el discurso presidencial y en un 80 por ciento fue positivo, mientras que el discurso del presidente del Senado, Eduardo Estrella, fue terriblemente pintoresco y dado que, contra todo protocolo, este senador se explayó en lo que entiende como realizaciones del gobierno, cuando ese no era el motivo que le correspondía y sí el institucional, circunspecto y correcto y sin quedar al final con la imagen de propagandista del Poder Ejecutivo y lo que no era su función.

Luego se supo y al terminar el acto protocolar, por lo dicho por el presidente de la Cámara de Diputados, Alfredo Pacheco, quien planteó que ya no había oportunidad para una nueva reforma constitucional y lo que de suyo traerá reacciones, aunque con el anuncio, se despejaron las dudas respecto a que supuestamente en el partido oficial había el oculto interés de reformar el porcentaje para lograr la reelección presidencial a  nivel del 40 por ciento y no del cincuenta por ciento como está establecido.

A Abinader se le vió con energías más que sobradas para terminar correctamente con su gobierno y encarar con buenas perspectivas una campaña electoral tendente a lograr su primera reelección constitucional. En definitiva, el acto de rendición cuentas fue una excelente oportunidad para que los ciudadanos le tomáramos el pulso  al gobierno y de paso, comprobáramos sus grandes como continuas iniciativas de crecimiento y desarrollo. (DAG-OJO)

RELATED ARTICLES
- Publicidad -
Por el Ojo de la Cerradura

Mas Populares

Recent Comments