Rusia cerca a las tropas ucranianas en Bajmut

0
139

La situación en Bajmut se está volviendo cada vez más preocupante para las tropas ucranianas en medio de informes de grandes pérdidas en cada lado y combates agotadores. Sin embargo, su importancia para el éxito de Rusia está lejos de ser clara.

“Bajmut es Ucrania”. Así se lee en un grafiti en una pared de uno de los edificios de Bajmut, donde los bombardeos y el combate cuerpo a cuerpo no han cesado durante meses mientras las tropas rusas buscan rodear y penetrar la ciudad. Precisamente hace 8 años fue bombardeado por primera vez por rusos con una mujer y un niño de 7 años muertos. La guerra volvió a la ciudad de tamaño medio, una de las muchas similares en la región de Donetsk, en la primavera de 2022. Su importancia superó desde entonces cualquier consideración práctica militar.

Para Ucrania, es una "fortaleza", según Volodimir Zelenski, donde los soldados atrincherados del país invadido han repelido ola tras ola de ataques rusos. Han estado ganando tiempo para los soldados ucranianos recién reclutados, los cuales reciben entrenamiento y esperan la entrega de las armas modernas y municiones de sus socios extranjeros que tanto necesitan.

Para Rusia, es clave para extender su control sobre el resto de la región y demostrar que todavía pueden lograr sus tareas militares. Es también un proyecto personal del multimillonario Yevgeniy Prigozhin, el patrocinador del grupo de mercenarios privados "Wagner", deseoso de demostrar la superioridad de sus métodos sobre los del ejército regular ruso.

En los últimos días se registraron nuevos avances de los soldados rusos, en particular en el norte, donde ahora se disputa el control de Krasna Gora. Las principales rutas logísticas a la ciudad también están bombardeadas en el suroeste, pero la ciudad sigue estando bien abastecida desde el oeste y no se habla de que la rodeen en el corto plazo. En la ciudad misma, el combate está en curso en los suburbios sin informes de que los rusos hayan hecho avances significativos.

Los soldados ucranianos brindan diversas evaluaciones de la situación. Los informes dicen que la brecha entre la artillería rusa y ucraniana no es tan grande ahora como solía ser, gracias a los suministros occidentales. Aun así los ucranianos todavía carecen de los proyectiles de artillería que necesitan para infligir pérdidas aún mayores a las fuerzas atacantes rusas.

Son los mercenarios de Wagner quienes han liderado los intentos de capturar las ciudades, aunque equipados con todas las armas disponibles, incluidos aviones de combate, y ahora cada vez más apoyados o incluso reemplazados por tropas regulares.

Mientras Rusia bombardea la ciudad con cohetes, artillería, aviación y tanques, continúa dependiendo del mayor recurso que tiene, su gente. Pequeños grupos de soldados rusos, alternando entre reclutas menos calificados y peor equipados y mercenarios más experimentados, continúan atacando, tratando de evitar el fuego de respuesta menos intenso de la artillería ucraniana.

A pesar de que Rusia avanza en Bajmut, su patrocinador, Yevgeniy Prigozhin, está cada vez más marginado, ya que sus oponentes en el Ministerio de Defensa buscan evitar que obtenga reconocimiento por capturar la ciudad. Wagner ya no recluta prisioneros en Rusia. Su nombre ahora se menciona con menos frecuencia en los medios de comunicación estrictamente controlados, mientras que también se cuestionan las tácticas de las “olas humanas”. Los Wagner son conocidos por su crueldad tanto contra sus oponentes ucranianos como contra sus propios soldados, evidenciada por la ejecución filmada de uno de sus mercenarios que regresó del cautiverio ucraniano, con el uso de un mazo.

Las crecientes pérdidas, que en la última semana igualaron a las de los primeros días de la invasión, no parecen preocupar a los rusos, que también siguen atacando en otras zonas de Donetsk y Luhansk. Varios videos, provenientes de Vugledar, ciudad clave en el sur de Donetsk, capturaron la derrota sufrida por la columna de ataque rusa de la 155ª brigada. Según un portavoz ucraniano, unas 130 piezas de equipo ruso, incluidos más de 35 tanques, fueron destruidos allí en los últimos días.

Esto hace que una posible captura de Bajmut sea aún más importante, ya que Rusia está ansiosa tanto por demostrar que es capaz de capturar la región como por crear la impresión de que no se puede detener. Quiere disuadir a los socios occidentales de Ucrania de seguir brindándole apoyo militar, según el Instituto para el Estudio de la Guerra, el cual evalúa que Moscú ahora está reanudando una narrativa que "exagera las victorias rusas en el frente".

Los analistas y funcionarios ucranianos señalan que es probable que Rusia carezca de los recursos para emprender una ofensiva grande y rápida. Indican que es probable que las posiciones fortificadas ucranianas cerca de Kramatorsk y Slaviansk serían capaces de detenerlos nuevamente durante meses, si Bajmut finalmente es capturado. Sin embargo, subrayan que Ucrania está sufriendo pérdidas y necesita más ayuda militar para tomar la iniciativa y salvar la vida de su gente.

Previo a otra reunión del grupo de países que brindan ayuda militar a Ucrania, su máximo general Valerii Zauluzhnyi ha subrayado que la victoria de Ucrania significaría no solo la liberación de sus territorios, sino también la creación de tales condiciones y tal ejército que no permitirían a los rusos atacar el país en el futuro. [RA-La Razón]