viernes, diciembre 3, 2021
InicioDe aquí y de allá¿“Un esquema fraudulento” de criptomonedas encabezado por dos dominicanos?

¿“Un esquema fraudulento” de criptomonedas encabezado por dos dominicanos?

Ayer, el superintendente de Bancos, Alejandro Fernández W., alertó respecto a que según él existe un “esquema fraudulento montado sobre criptoactivos que lamentablemente encabezan dos dominicanos”.

Se trata del "Cash FX Group" y el que “se ha propagado en todo el mundo, desde Noruega hasta Australia, pasando por Nigeria”, según “denuncia” el superintendente a través de su cuenta Twitter.

Estas declaraciones son las típicas del capitalismo salvaje que aquí se practica y también de la sinrazón de burócratas, que entienden, que República Dominicana es una nación aislada dentro del contexto internacional del libre mercado, así como del mundo de las criptomonedas o criptoactivos.

¿Cómo se puede decir que una práctica financiera cotidiana en el comercio internacional via internet y donde las fronteras físicas desaparecen y las personas pueden negociar libremente sin estar sujetas a regulaciones oficiales o bancarias dominicanas, quien lo haga cometa fraude o sea parte de un supuesto esquema fraudulento y mucho menos, cuando esa actividad licita de comercio y aceptada universalmente, se realiza y en el caso dominicano, fuera del territorio nacional? Para colmos, el propio “denunciante”, el superintendente Fernández, él mismo admite, “que al estar alimentado por criptomonedas no tiene incidencia sobre el sector bancario local”.

Es sorprendente que declaración alarmista y falsa, los periódicos matutinos la publiquen sin cuestionar lo que las mismas expresan y que no es otra cosa, que tratar de impedir y por miedo a represalias ilícitas, que cualquier ciudadano o empresario dominicano con inteligencia, arrojo y capacidad de compra de criptodivisas, pueda incursionar en ese mercado global.

A nuestro entender, esta campaña falsa y maliciosa y muy mentirosa, dirigida a tratar de impedir que la clase media progrese más y sin las ataduras de la economía local, debe ser detenida en seco y las autoridades, a no meterse en un asunto propio de la libertad individual de cada quien, de su libre albedrío y de su derecho a comercializar por las vías que entienda más correctas dentro del mercado internacional de las criptomonedas y las bolsas de valores internacionales y lo más significativo, sin que para nada esas actividades licitas se hagan en el territorio nacional y lo que significa, que los impuestos que resulten por esas actividades de licito comercio, le corresponden al país donde operan las grandes plataformas tecnológicas.

Para que se entienda, ahora mismo cientos de dominicanos y casi todos los mass media escritos dominicanos, perciben ingresos por monetización en internet en razón de la publicidad que les genera, que esas plataformas tecnológicas les tomen en cuenta y por el tráfico de público y comercio que en ese ámbito tecnológico también generan y cuyos pagos mensuales fijos, las plataformas tecnológicas los hacen via los bancos comerciales instalados en EEUU y colocados en las cuentas respectivas en dólares de las empresas e individuos beneficiados por ese tráfico descomunal de publicidad y que es un caso muy parecido en la práctica, a lo que el superintendente de Bancos dice denunciar.

Significa esto, que, por ejemplo, ¿qué el Listín Diario -que los recibe- no debe recibir los pagos de millones de pesos por la monetización que generen sus publicaciones en internet y porque aquí a un burócrata en el BCRD o en la Superintendencia de Bancos, diga que esas son operaciones y ganancias “fraudulentas”?  Ilícito sería, si el dinero que esos medios y personas reciben por sus ganancias en internet, al invertirlos en el país, no pagaran los impuestos subsiguientes por las operaciones de comercio que realizan.

Ojo pues a este tipo de declaraciones mentirosas y atrevidas del Banco Central como de la Superintendencia de Bancos y mucho cuidado al gobierno del presidente Abinader, si mete la pata y de pronto se vea cuestionado ante la Organización Mundial de Comercio o ante el mismo Departamento del Tesoro estadounidense. Entretanto, exhortamos al funcionario Alejandro Fernández, a que puntualice, precise y aclare el contexto de lo que se le imputa que dijo.

Por otro lado, es lamentable que el notorio afán de lucro por parte de los actores del sistema financiero local, llegue al extremo, de que a como dé lugar, el capital tradicional de esta economía, todo ese que en la generalidad de los casos nació de la evasión fiscal y el lavado de activos y para no hablar de otros supuestos abiertamente delincuenciales y como lo son los depósitos por ganancias de los carteles del narcotráfico, se aboque a tratar de impedir y lo que hay que recalcar, que la nueva clase media dominicana siga creciendo con mayor fortaleza e independencia propia.

Y es que en el fondo, la “denuncia” a la que nos referimos, parecería que su  gran objetivo sea el impedir o bloquear  que dominicanos sin apellidos conocidos de los periódicos matutinos perteneciente a los barones mediáticos que los dirigen y financian, puedan por sí mismos y sin necesidad de buscar dinero fresco en el sistema financiero criollo de préstamos por usura o ser socios a la mala de empresarios avariciosos en extremo que les obligan a darle participación en sus negocios o emprendimientos y  si quieren que les presten capital de trabajo, tengan la oportunidad de progresar y crecer financieramente y sin que para nada bancos y empresarios o el llamado “mercado de valores” local, participen.

De ahí que haya que salirle al frente y rápido, a quienes desde el Banco Central y la misma Superintendencia de Bancos y con sus declaraciones alarmistas y sin sentido, traten de impedir, que fuera del sistema económico y financiero dominicano, muchos ciudadanos de clase media puedan entrar, participar e involucrarse en los mercados de criptomonedas y de valores del exterior, percibir las ganancias lógicas a sus iniciativas y sin que para ello, el gobierno dominicano por un lado y los empresarios que se ubican dentro del cartel del Conep por el otro, saquen una amplia tajada de dineros que ellos no han producido y lo que sí sería un ilícito de marca mayor como esquema fraudulento propio.

Definitivamente, los ricos de este país y lo que el liderato político nacional tiene que tener en cuenta y en particular senadores y diputados y para que sus miembros no se involucren en lo que no saben, aquellos no pueden continuar entendiendo, que en este país, solo unos pocos pueden progresar y ser ricos y la mayoría por mecanismos fraudulentos y de lavado de activos o de contratas y contratos de obras y servicios oficiales y que el resto de la nación, sus ciudadanos de clase media y pobre se mantengan estancados y como los esclavos económicos que la mayoría de los ricos les tratan y mientras las religiones y principalmente la Iglesia Católica, los mantiene bajo control social, en tanto desde sus sacristías, las curia católica maneja y controla la corporación económica de préstamos por usura en la que cada diócesis y como banco o financiera clandestinos, operan.

En consecuencia, replicamos y porque no es verdad, que en el territorio nacional haya “un esquema fraudulento de criptomonedas encabezado por dos dominicanos” y que se denuncia sin presentar pruebas desde la Superintendencia de Bancos y que avala, la gobernación del Banco Central y el que, sin dudarlo, las criptomonedas, es la mejor ventanilla que los emprendedores y los milennials tienen para progresar honestamente y mejorar sus actuales magros niveles de calidad de vidas. (DAG)

 

 

RELATED ARTICLES
- Publicidad -
Por el Ojo de la Cerradura

Mas Populares

Recent Comments