Invertir en el sector financiero más allá de los bancos

0
157

No todo son bancos en el mundo financiero. Aseguradoras, empresas de medios de pago, gestoras de fondos o de Bolsas conforman la otra cara de aquellos que tienen como materia prima de su negocio el dinero. El gran punto en común entre toda esta industria financiera son los tipos de interés, pero las diferencias son notables por el tipo de actividad que realizan. Y esto se hace notar en su marcha bursátil. El índice europeo del sector asegurador Stoxx 600 Insurance acumula en el año una subida del 3%, mientras que el Stoxx 600 Banks ha logrado revalorizarse más del 8%.

Pero si se echa la vista más atrás, se aprecia una mayor solidez en la cotización de las aseguradoras frente a los bancos. Así, en los últimos cinco años, la revalorización de las aseguradoras europeas acumula una ganancia del 35%, frente a las entidades de crédito que registran una pérdida conjunta en el lustro del 19,7%.

Como punto de partida, los analistas de Bankinter encuentran al sector asegurador bien valorado sobre sus múltiplos históricos. Mapfre ha subido un 6,5% en el año –por debajo del Ibex 35–, Catalana Occidente se ha dejado casi un 4% de su valor, mientras Línea Directa se ha desplomado el 23%. En la parte positiva, estos analistas destacan que “la rentabilidad vía dividendo sigue siendo atractiva y existe potencial de mejora de esta a futuro, y el negocio se ve beneficiado por un entorno de tipos altos, que permite mejorar tasas de retorno con menor consumo de capital”, explican. En el lado negativo, además del poco recorrido de las acciones (tras un buen 2022), el entorno inflacionista les perjudica tanto por la parte de los costes como por los siniestros.

Desde Goldman Sachs destacan una característica que puede ser muy útil si las cosas vienen mal dadas. “En un contexto de incertidumbre económica las aseguradoras han superado en promedio a otros subsectores, con Allianz, AXA y Generali, como los mejores en términos de precio de las acciones hasta la fecha”, indican. El carácter defensivo de estos títulos juega a favor si llega la temida recesión. Un reciente informe de Barclays apunta a la solidez del sector. “Esperamos que la economía se desacelere o se deteriore a medida que avance el año, en cuyo caso las características defensivas serán más atractivas. Mientras tanto, los resultados de las aseguradoras deberían estar respaldados por ganancias técnicas estables o crecientes y mayores ingresos de inversión”, concluyen.

Bank of America apuesta claramente dentro de este sector por el reaseguro. En concreto le gusta la alemana Munich Re, cuya cotización ha subido un 52% en los últimos doce meses. Esta firma es líder europeo del reaseguro, un sector en el que la posibilidad de fijar precios se amplía, una de las características preferidas por los analistas para sortear los problemas de inflación.

Y otra tendencia que apuntan desde Bank of America es su preferencia por aquellas compañías más volcadas en el seguro de vida, frente a las de seguros generales. Las primeras disfrutarán mucho más de la ventaja de las subidas de tipos sin sufrir las presiones de costes de los otros seguros, como el de automóvil. La clara apuesta de Bankinter en este sentido es la alemana Allianz porque, además de ofrecer una buena diversificación, tiene una “valoración en niveles atractivos y está muy expuesta a la recuperación de los mercados de deuda”, explican. También es una clara compra para Goldman, que eleva su precio objetivo hasta los 260 euros por acción (ahora cotiza entorno a los 212 euros).

Hay menos euforia por los valores españoles entre los expertos. Nuria Álvarez, analista de Renta 4, recomienda mantener Mapfre con un precio objetivo de 1,84 euros (cotiza a 1,9), aunque destaca el buen comportamiento de las primas contratadas en el primer trimestre del año que han superado las previsiones. Los beneficios (127,6 millones) cayeron un 17% en ese periodo, afectados por el terremoto en Turquía. En Bankinter son más optimistas sobre sus expectativas en Bolsa: “La cotización se vio penalizada a raíz del efecto contagio en el sector financiero y se sitúa en niveles más atractivos. Nuestras estimaciones, más prudentes que las publicadas por la compañía, conducen a un precio objetivo de 2,05 euros por acción, lo que supone un potencial del 14% a lo que hay que sumar una rentabilidad por dividendo estimada para este año del 8,1%”, indican. Respecto a Catalana de Occidente estos analistas destacan la fortaleza y solidez del valor pero no encuentran catalizadores de interés para comprar: “estimamos una rentabilidad por dividendo para 2023 en torno al 3,6%, que compara negativamente con la media del sector europeo, del 6,4%. Al no aumentar la retribución al accionista y no encontrar oportunidades de fusiones y adquisiciones, su capital se incrementa penalizando el ROE progresivamente”. Por eso se quedan en mantener.

Otro de los grandes segmentos financieros es el de los medios de pago. Dos gigantes, PayPal y Visa, tienen historias bursátiles bien diferentes con el desplome de la primera y la sólida subida de la segunda, la firma mundial más importante en el mercado de tarjetas. Sin duda, la evolución del consumo será determinante en la marcha de estas compañías. Para los analistas de Barclays este año se muestra incierto. “El gasto en tarjetas de la UE decepcionará en 2023 con la disminución de los volúmenes de gasto y argumentamos que lo peor probablemente aún está por venir. Los datos de gasto han tenido un comienzo de año más resistente de lo esperado. Sin embargo, dado que las tasas de interés han aumentado aún más, creemos que es demasiado pronto para descartar los riesgos macroeconómicos”, explican.

Las acciones de la plataforma de pago PayPal caen en el año un 18%. Este descenso y unos resultados crecientes la hacen aun así candidata a una recuperación en Bolsa. Sin embargo, los inversores siguen desconfiando del valor pese a ganar en el primer trimestre del año un 56% más, hasta los 795 millones de dólares. Una confianza de la que sí goza Visa y eso pese a los riesgos e incertidumbres que la tecnología puede traer a los medios de pago. Los resultados a marzo, correspondientes a su segundo trimestre fiscal, fueron de 4.257 millones de dólares con un aumento del 17%. Visa ha subido en el año el 12,6% y la firma Admiral Markets pronostica una positiva evolución por su liderazgo mundial y la dificultad de entrada de nuevos competidores al mantener de facto un duopolio con Mastercard. “Los excelentes fundamentos se inclinan hacia una opinión positiva sobre las acciones de Visa. Puede ser una opción interesante por considerar para los inversores a largo plazo que buscan un equilibrio entre el dividendo y el crecimiento del capital”, explican desde Admiral.

Las ofertas de inversión en el mundo financiero son muy amplias y abarcan actividades como la gestión de fondos, firmas especializadas solo en crédito al consumo o las propias gestoras de los mercados de acciones. Sin embargo, el inversor español debe dar el salto a otros mercados para hacer apuestas por estas compañías financieras no bancarias que o bien no están representados en la Bolsa española o bien su presencia no se corresponde con su peso en la economía.

El negocio de las Bolsas

London Stock Exchange.  Esta semana se producía una operación de desinversión de Blackstone y Reuters del 6,5% del capital de esta Bolsa. Goldman Sachs, sin embargo la ve con un gran potencial alcista del 35% y la elige como la gestora de mercados más atractiva.  “Vemos al LSE como un negocio diversificado que, tras la compra de Refinitiv, ahora puede enfocarse en invertir para crecer”, explican.

Deutsche Borse.  La recomendación del banco estadounidense es neutral con un potencial de subida del 9%. Destaca que Deutsche Boerse está bien posicionada para beneficiarse del crecimiento en sus negocios de servicios de fondos y de datos, pero los volúmenes probablemente disminuirán en 2023, lo que conducirá a una caída del 2% en negociación y compensación.

Euronext.  Recibe una calificación neutral de Goldman con una expectativa de subida de la acción del 11%. Esperan que los ingresos entre 2022-2025 crezcan en torno al 4%, frente al 6% del sector. La compañía debe digerir la compra de Borsa Italia y una deuda con tipos al alza, por lo que descartan operaciones de compra como el intento frustrado de este año sobre Allfunds. Por: Luis Aparticio [Cinco Dias]