Lo del canal haitiano es un pretexto para injuriar y acabar con el presidente de la República en funciones, cuando y como se supuso, a los haitianos se les ha convertido su construcción, en una victoria pírrica, que solo recibirá agua y sí queremos

0
210

Con todo y que sabemos que este medio de comunicación en internet no goza del favor del gobierno del presidente Luis Abinader, bajo ningún concepto y como también ha ocurrido con anteriores primeros mandatarios, falsearíamos la verdad de los hechos y sabiendo que de por medio está en veremos la paz social y también la misma imagen positiva de la República.

Recordamos, que hace ya cosa de no menos seis meses, cuando recogimos las advertencias de sesudos especialistas hídricos dominicanos, quienes explicaron con detalle, que en líneas generales los dominicanos no deberíamos preocuparnos por la construcción del canal de desvío haitiano de las aguas del río Masacre y por la simple como determinante razón, de su localización por debajo del nivel de las aguas.

¿Qué significa esto?, que el mismo ha sido construido en la parte baja del recorrido del río en sus dos kilómetros y medio que entran sus aguas en Haití, aparte de los otros cinco que van en paralelo al rio y olvidando sus constructores, que la parte alta del rio territorial (no limítrofe) se encuentra en el territorio dominicano.

Lo que significa, que salvo que en Haití no utilicen electrobombas para llevar al agua a su canal de desvío, les será materialmente imposible obtener la cantidad de metros cúbicos que se requiere para bañar la planicie agrícola cercana.

La situación ya se está viendo y desde el momento que, en el sector dominicano de La Vigía, el canal que recibe el agua del río ha empezado a bombear agua a los predios agrícolas criollos de la zona y dando como resultado, que el caudal del agua rio abajo en Haití le es absolutamente insuficiente.

Lamentablemente, la política electoralista está de por medio y una mayoría de medios, periodistas y comunicadores digitales y casi todos analfabetos funcionales, han emitido rayos y centellas contra Abinader y abusivamente, en los peores términos y tanto, que en sus falsedades han intentado manipular a una mayoría nacional, esa, en la que sus miembros solo se llevan de imágenes y quienes además y discúlpesenos la expresión, no tienen cerebro para saber razonar.

Entonces y precisamente porque la pasión les ciega y les obnubila el entendimiento, los ataques desmesurados y en todos los aspectos, que toda esa plebe de comunicadores a destajo está realizando, en su descontrol emocional y también por semejante discurso de odio asentado en bases falsas, no caen en cuenta en la realidad física y objetiva que apuntamos.

Justo en la tarde ayer, el funcionario vocero presidencial, Homero Figueroa, publicó en su cuenta en X, una observación expresada con muy buen juicio: “La operación continúa del sistema de bombeo para alimentar con un metro cúbico de agua al canal de La Vigía ha conseguido reducir al mínimo el agua disponible para el canal haitiano. Los productores dominicanos tienen el agua garantizada”.

A lo inmediato, nosotros en la misma cuenta replicamos, que “lo que este señor dice es cierto y la explicación radica, en que la parte del Masacre en territorio dominicano en el alta y como la otra en Haití está en la parte baja, el volumen que le llega es mínimo y para revertir la situación sus electrobombas deben ser colocadas aguas arriba”.

Dijimos también, que “y para hacerlo deberán pedir permiso a nuestro gobierno, ¿se entiende? Haití, lo que ha logrado es una victoria pírrica hija de su ignorancia y lo que tantas veces advertimos”.

Desde luego, nos hacemos cargo, de que el vocero presidencial ha dicho en su círculo de lambones eunucos, algo así como que él se molestaría mucho, si aquí comentáramos algo que hubiese expresado y lo que para nosotros carece de la menor importancia y por la simple razón, de que nos desenvolvemos defendiendo siempre los intereses permanentes de nuestra nación y como es el presente caso. Y nunca atendemos lo que diga algún insignificante que pretendiera denostarnos.

Ahora, el gobierno se enfrenta a la peor ola de desinformación e insultos personales contra el presidente Abinader, y Figueroa, es evidente que se siente incapaz y con todo los miles de millones de pesos que ha repartido como confeti en medios, periodistas, analistas y comentaristas a tanto por palabra, observa y azorado, que la mayoría le están sacando el cuerpo a defender al gobierno y gobernante que les pagan y nada menos, que en el momento que Abinader requiere que se le defienda de las groseras imputaciones que van en su contra.

Mientras tanto, nosotros no entendemos el comportamiento de los expresidentes de la República que se encuentran en la oposición RescateRD, quienes, por sus propias experiencias gubernativas, saben que lo expresado por el vocero presidencial es rotundamente cierto y ni por asomo y suponiéndoseles estadistas, dan un paso al frente y a puntualizar y como lo hacemos nosotros, sobre la realidad cierta y que sobresale en tanto ataque infundado, tendencioso y anti dominicano.

Desde luego, comprendemos que se está en la parte dura de la campaña electoral de cara a las elecciones presidenciales y legislativas del 19 de mayo y que la mezquindad y la mala fe cunden en los ánimos de muchos candidatos, pero estamos hablando de expresidentes de la República y quienes en este tipo de casos tienen la obligación moral de salir en defensa del presidente en funciones, quien por otra parte, también alguna culpa le cae y por el mal manejo que hizo y al momento que especialistas haitianos estaban reunidos con sus iguales dominicanos en nuestra cancillería y Abinader, intempestivamente saboteó la reunión y de paso, lanzó una absurda política de golpeo militar en imágenes aparentes hacia el país transfronterizo y que a nuestro modo de ver, ocurrió por esa percepción falsa que hay en este país de que Haití supuestamente sea un estado fallido o que no tiene gobierno, cuando actualmente hay uno y manejado por un primer ministro interino. Error de percepción, que mucho de culpa le cabe al canciller Roberto Álvarez y sea por su desgano o por su mala fe y que choca directamente con el comportamiento civilista de su padre y excanciller, Ambrosio Álvarez Aybar.

Pero, aun así, los dominicanos que nos respetemos y que amamos nuestro país, por ningún concepto podemos aceptar que al presidente en funciones se le coloque en la especie de paredón moral por el que sus adversarios quieren descalificarle y destruirle al completo y con miras de que los electores les den las espaldas y que parecería y a esta mañana, que están logrando.

Hágase un alto pues, en tanta descalificación y empéñese el gobierno en ampliar el concepto emitido por su vocero y como la única vía de que el buen juicio y el sentido común vuelva a los equivocados, en medios y en los lupanares mediáticos y solo porque, por razón de patria, es ineludible parar tanta falsa desinformación.

Y lo reiteramos: Lo del canal haitiano es un pretexto para injuriar y acabar con el presidente de la República en funciones, cuando y como se supuso, a los haitianos se les ha convertido su construcción, en una victoria pírrica, que solo recibirá agua y sí queremos. Con Dios. 29.03.2024