¿Otro minibum de los centros de datos en EE UU?

0
229

Los centros de datos de Estados Unidos fueron un negocio muy atractivo para las empresas de capital riesgo hasta que la caída del mercado provocó un descalabro. Sin embargo, la tendencia ha encontrado un segundo aliento, gracias a la magia de la deuda y el bombo de la inteligencia artificial. La carrera para adquirir Compass Datacenters por más de 5.500 millones de dólares, que ha atraído, cuenta Reuters, a postores como Brookfield Infrastructure Partners, demuestra que la fiesta continúa, aunque con una música ligeramente distinta.

Los precios pagados por los centros de datos en los dos últimos años han alcanzado niveles asombrosos. La firma de inversión en infraestructuras digitales DigitalBridge adquirió Switch en mayo de 2022 por más de 28 veces su ebitda previsto. Los compradores creyeron que las elevadas valoraciones estaban justificadas por el seguro crecimiento de la captura y almacenamiento de datos. Pero, en realidad, los bajos tipos de interés desempeñaron un papel poco secundario. Internap quebró en abril y su rival Cyxtera Technologies está al borde del abismo. Las acciones de Digital Realty Trust han caído un 40% desde su máximo.

En busca de tesoros

Algunos posibles compradores ven joyas entre los escombros. Con una valoración de 5.500 millones de dólares, Compass podría alcanzar 29 veces el ebitda que su copropietario Azrieli, un grupo inmobiliario israelí, sugirió que podría obtener en 2022. DigitalBridge compite con Brookfield como posible comprador.

Los altos precios pueden estar más justificados esta vez, gracias a otras reliquias del bum anterior. Los prestamistas financiaron operaciones anteriores en condiciones muy favorables, lo que puede resultar útil para los nuevos compradores. La deuda de Compass puede ser asumida por un adquirente sin una costosa refinanciación, señala Reuters.

Además, Compass se beneficia del auge de la inteligencia artificial, al construir instalaciones especializadas para los goliats tecnológicos que podrían alimentar la manguera de los datos. Puede que no reavive la tendencia, pero podría servir de modelo. [Cinco Dias-Jonathan Guilford/Carlos Gómez Abajo]