RESEÑA | «Cocaine Bear» saca partido al título sin dar mucho de sí

0
169
RESEÑA |

(CNN) — Cuando los anuncios de «Cocaine Bear» empezaron a hacerse virales, la pregunta inmediata fue si se trataba de otro de esos títulos en busca de una película (véase «Snakes on a Plane») o de una idea digna de una entrada. La respuesta se encuentra en algún punto intermedio, ya que la directora Elizabeth Banks consigue estallidos de energía absurda y humor sin ofrecer nada que se acerque a un impulso sostenido.

Aunque «Snakes» viene a la mente entre las comedias de animales asesinos, la comparación más pertinente podría ser «Lake Placid», que encontró risas y sustos en el alboroto de un caimán gigante. «Cocaine Bear» no alcanza ese nivel de ingenio, pero sí aumenta el factor gore con miembros que vuelan ocasionalmente en todas direcciones, y esas partes del cuerpo parecen mucho más realistas que el propio oso.

De hecho, a pesar de estar inspirada (muy vagamente) en hechos reales y en un cargamento perdido de cocaína en los bosques de Georgia a mediados de los ochenta, la película se parece tanto a esos hechos como la ursa, a menudo de aspecto caricaturesco, a algo que podría verse en un documental de David Attenborough. A veces, da la sensación de que lo único que falta es un sombrero y afición por las cestas de picnic en lugar de cocaína.

Elizabeth Banks sabe que su nueva película «Cocaine Bear» podría arruinar su carrera

Como ya vimos en otras películas que emplean la magia del cine para reproducir animales actuales (en lugar de, por ejemplo, monstruos o dinosaurios), puede que el oso sea imparable, pero unas renderizaciones CGI de mala calidad pueden detener una película en seco. No es de extrañar que este «Bear» sea más eficaz cuando está cerca pero no se le ve, algo así como las primeras partes de «Tiburón» sin la partitura de John Williams.

Escrita (es decir, embellecida creativamente) por Jimmy Warden, la película saca parte de su humor de la pura tontería, presentando a un grupo de actores en papeles pequeños que hacen que todos sean potencialmente prescindibles.

Keri Russell en «Cocaine Bear», dirigida por Elizabeth Banks. (Crédito: Pat Redmond/Universal Pictures)

Así, Keri Russell interpreta a una madre que intenta encontrar a su hijo que faltó a clase; Alden Ehrenreich («Solo») y O’Shea Jackson, Jr. como empleados del traficante de drogas (Ray Liotta, en uno de sus últimos papeles) encargados de localizar la cocaína desaparecida; Isiah Whitlock Jr. como un policía que busca lo mismo; y Margo Martindale como una guardabosques con intenciones amorosas hacia un biólogo visitante (Jesse Tyler Ferguson).

El problema de esta plantilla es que nadie la nota hasta que se convierte en comida potencial para el oso. Este oso químicamente mejorado, que ya es un depredador, posee habilidades y apetitos extraordinarios, y la única forma de escapar de esas fauces voraces es distraer a la bestia adicta con más cocaína.

El cine de explotación tiene su lugar, y nadie puede acusar a «Cocaine Bear» de tomarse demasiado en serio a sí misma. Pero sigue habiendo una sensación de que prácticamente todo lo bueno -incluida una secuencia en la que la estrella titular persigue a una ambulancia- está por llegar, y el «discurso del ascensor» de la película ha agotado su novedad antes de que la cabina llegue a la planta baja.

El género refleja una expansión del currículum de Banks como directora después de «Pitch Perfect 2» y «Charlie’s Angels», y la película solo dura unos 95 minutos, por lo que los cineastas fueron lo suficientemente sabios como para no estirar demasiado una premisa ya de por sí delgada más allá de sus limitaciones.

Por otra parte, Universal, que estrena la película, ha cosechado recientemente otro éxito de terror de bajo presupuesto con la memorable «M3GAN», que ya ha dado lugar a planes para una secuela. En la medida en que deambular por el bosque bajo la amenaza de un oso poco convincente tampoco cuesta mucho, incluso un mínimo de éxito probablemente desencadenará un Universo Cinematográfico de «Cocaine Bear».

Si es así, hay que felicitar más al concepto que a la película, que sobre todo demuestra, con perdón de un viejo eslogan de marketing, que las cosas no siempre van mejor con cocaína.

«Cocaine Bear» se estrenó en los cines de EE.UU. el 24 de febrero. Tiene clasificación R.

Fuente: CNN