domingo, diciembre 5, 2021
InicioFirmasLa reforma fiscal no es un dilema al endeudamiento

La reforma fiscal no es un dilema al endeudamiento

En pocas palabras, una reforma fiscal procura cambiar y/o variar normas legales en los impuestos, gasto público y menos común, una regla fiscal al financiamiento. La reforma fiscal con frecuencia ha sido un tema nacional, en la actualidad de nuevo lo es, no solo porque la ley de estrategia nacional de desarrollo la tiene como parte de los pactos, sino también, porque la pandemia por Covid-19 de alguna forma ha impactado sobre las finanzas públicas, creando más déficit en el 2020.

El país hereda -probablemente desde la época del régimen de Trujillo-, el complejo de que somos los primeros o que tenemos algo que es lo más grande del mundo. Crecimos escuchando que teníamos el ingenio más grande para producir azúcar. Sin detenernos a escribir una lista del pasado de cosas parecidas, ahora se afirma que tenemos el crecimiento y recuperación económica más importante de la región y que las remesas han crecido más que en cualquier país.

Olvidando que la expansión del PIB es una combinación de crecimiento real y rebote estadístico, al tiempo que el mérito del aumento de las remesas no le corresponde al gobierno, sino a la diáspora dominicana que le envía desde el exterior divisas a sus familiares.

Para poner el tema aún más en el contexto presente, hace algunas semanas se presentó el proyecto de presupuesto del 2022 y en materia de ingresos afirma lo siguiente: “Es preciso destacar que, a partir de septiembre de 2020 con el cambio de autoridades gubernamentales, se verificó un punto de inflexión importante en las recaudaciones de ingresos públicos, lo cual permitió la captación de más recursos.”

“A esta mayor confianza se añaden las políticas de acercamiento iniciada con la ciudadanía tanto por la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) como por la Dirección General de Aduanas (DGA), permitiéndole el pago sobre atrasos sin trabas a los contribuyentes, en correspondencia con las mejores prácticas y ofreciendo servicios basados en los principios de equidad, igualdad y justicia.”

“Igualmente, cabe destacar la implementación de mejoras administrativas de parte de la administración tributaria; mayores controles para evitar el trasiego irregular de mercancías”

“En consecuencia, el buen desempeño de los ingresos del ejercicio fiscal del 2021 continuará en el año 2022”.

Entonces, si le tomamos la palabra a lo dicho en el documento de proyecto de presupuesto del 2022, no deberíamos darle mucho valor a lo externado por el presidente de la Cámara de Diputados, en cuanto a que el país se enfrenta al dilema de reforma fiscal o más endeudamiento, como tomándole prestado a media docenas de titulares de medios internacionales, que dan cuenta de la referida disyuntiva, tales son los casos de Colombia, México, Perú, entre otros; olvidando que también puede que hayan otros dilemas, como el de la reforma fiscal y el rompimiento del contrato social, verbigracia las recientes protestas en Colombia.

Sobre lo dicho en el párrafo anterior, algo más, la prudencia que ha tenido el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien recientemente dijo: “No habrá reforma fiscal porque han aumentado los ingresos”. El presidente mexicano no hizo economía seca, prefirió irse por la economía política, una forma de valorar el momento para evitar adicionar riesgos.

Similar situación a la de México ha acontecido en la República Dominicana en materia de ingresos, elevándose en un 23.0 % en el 2021 y pronosticándose crecimiento del 8.4 % para el 2022, como presagio de aumento del tamaño de la economía en un 5.5 %. Las proyecciones económicas podrían entorpecerse de insistir impulsar una reforma fiscal que tendría efectos contractivos por el lado de la demanda interna, en un entorno de prevalencia de incertidumbre y un escenario internacional mostrando un panorama de incremento de precios en los alimentos, problemas en el tráfico marítimo de mercadería, desabastecimiento de insumos y productos finales y aumento de precio del petróleo. 

A fin de contribuir a construir una narrativa que ayude a evitar una reforma fiscal que afecte a la población, a la recuperación económica, al clima de estabilidad, presento aquí nueve razones que he ampliado de un tuit que recientemente publiqué, sustentando lo inviable, inoportuno e innecesario en estos momentos de una reforma en el ámbito de las finanzas públicas.

Afirmación  Razones

1.-El gobierno no ha gastado lo que puede y debe gastar en el 2021 El presupuesto del 2021 es el soporte legal para gastos si hay ingresos disponibles. Los ingresos aumentaron en 27.0 % en 2021 y en 2022 se elevarán un 8.4 %. El gobierno no gastará RD$ 50 mil millones que puede gastar, entonces las finanzas públicas por el momento no necesitan de una reforma fiscal para obtener más ingresos y mayores gastos. 

2.-Gobierno formuló presupuesto del 2022 con más ingresos y gastos          El presupuesto del 2022 estima ingresos por RD$ 67 mil millones y gastos por RD$ 69 mil millones más que en el 2021, entonces las autoridades no se necesitan de una reforma fiscal para mayores ingresos y gastos.

3.-La economía crece en el 2021 y crecerá en el 2022     El PIB del 2021 crecerá en un 9.5 % y en el 2022 en un 5.5 %, entonces para que la economía crezca no se necesita de una reforma fiscal.

4.-La presión de la deuda disminuye   La presión de la deuda pública sobre el PIB era en diciembre de 2020 de un 56.6 % y ahora es de un 51.9 % y para el 2022 será de un 53.0 %. El indicador ha bajado, no se requiere de una reforma fiscal en los actuales momentos.

5.-El servicio de la deuda para el corto y mediano plazo está garantizado  El presupuesto del 2022 tiene contemplado los fondos para pagar la deuda y las proyecciones del marco plurianual del presupuesto hasta el 2024 también lo garantizan, entonces su incumplimiento no es una amenaza de impago; por lo que, no se requiere de una reforma fiscal en la presente coyuntura.

6.-El perfil de la deuda pública ha mejorado La firma internacional Fitch Ratings, afirmó que República Dominicana logró mitigar con éxito los riesgos macroeconómicos de corto plazo. El país redujo el servicio de la deuda en US$ 1,132 millones para el 2021-2024, la tasa de interés de un 6.16 % a 6.06 % y el promedio de años de 17.79 a 17.19, se fortalece la sostenibilidad, no se requiere de una reforma fiscal.

7.-La reforma fiscal afecta más a los pobres y población de ingreso medio El 62.0 % de los ingresos provenientes de una reforma fiscal caerían sobre los pobres y población de ingreso medio.

8.-La reforma fiscal elevaría la exposición a los riesgos fiscales  Una reforma fiscal en un entorno de incertidumbre, marcada por inflación y desempleo, sería un riesgo social y político que se sumaría a los riesgos fiscales.

9.-Déficit fiscal se reduce y estabiliza           El déficit fiscal del 2022 será de un 3.0 % del PIB, similar a la prepandemia; luego de reducirlo de un 9.4 % presupuestado en 2020 a 7.4 %. Por: Haivanhoe NG Cortiñas [hoy]

RELATED ARTICLES

El ventilador

¿Cómo que 52?

Cambiar / cambiando

- Publicidad -
Por el Ojo de la Cerradura

Mas Populares

Recent Comments